INFORMACIÓN PARA
uc.cl  /  La universidad  /  Noticias UC  /  Alumnos de Ingeniería aprenden de la experiencia de destacados innovadores
Alumnos de Ingeniería aprenden de la experiencia de destacados innovadores Imprimir
Viernes, 03 de Mayo de 2013 00:00


Emprendedores y académicos expusieron en la Feria Ingenia Investiga, Innova y Emprende, que se realizó en el campus San Joaquín y que este año estuvo dedicada a la innovación con alto impacto social.

feria ingenia

Pamela Chávez, creadora de Aguamarina, empresa que ofrece soluciones sobre la base de  la biotecnología, relató su historia a los estudiantes de Ingeniería.

La tecnología y el impacto social de los emprendimientos fue el tema central de la última versión de la Feria Ingenia: Investiga, Innova y Emprende, una iniciativa organizada por el Centro de Alumnos de Ingeniería (CAi) y la dirección de la Escuela de Ingeniería UC, y que tiene el objetivo de promover en alumnos y profesores el interés por investigar, innovar y desarrollar emprendimientos de base tecnológica y con relevancia social, económica y medioambiental.

La feria partió mostrando las experiencias de tres profesores, Gloria Montenegro, Luciano Chiang y César Sáez. Ellos expusieron sus historias pero, más que nada, marcaron su actitud. Aprovechen la universidad, comiencen temprano, no cejen, sigan sus ideas, fueron sus consejos.

La profesora de Agronomía, Gloria Montenegro, premio mujer innovadora en agricultura 2011, llamó a tomar las oportunidades, “aunque el desafío sea grande; nos puede ir bien y nos puede ir mal”. Recordó cómo la petición de una alumna de Ingeniería Química y Bioprocesos para que le dirigiera su doctorado la impulsó a abordar las propiedades activas de las diferentes mieles. El poder de la biotecnología, la interdisciplina.

El profesor de Ingeniería César Sáez, innovador en biotecnología invitó a seguirlo en el salto entre el tratamiento de lodos sanitarios y el control de relaves en minería.

El innovador en robótica y mecatrónica, Luciano Chang, insistió: “¡Vamos que se puede!”. Mostró realizaciones ya operando en la minería. Se preguntó: “¿Cómo llegar más lejos? Empezando más joven; es una carrera larga en distancia y tiempo y hoy ustedes (alumnos) tienen una situación increíblemente mejor a la de antes en cuanto a soporte de la sociedad y la Escuela”.

Los siguieron emprendedores que en tres minutos contaron sus negocios, todos con alto impacto social. Las demostraciones incluyeron un kit para enseñar neurología mediante el registro audiovisual de la orden nerviosa en la pata de una cucaracha; la instalación rápida, mediante helicópteros, de un sistema de cañerías para llevar agua potable a zonas secas; el reciclaje de residuos electrónicos para instalarlos en sectores de menos recursos, asistiéndolos en la incorporación de la tecnología (reciclaje solidario); un kit biológico de detección de la marea roja; el software “Blink me”, que permite compartir fotos por tiempo limitado sin que puedan ser reenviadas; y un servicio de asistencia al emprendimiento, incluyendo la programación necesaria de software ad hoc.

Finalmente, el decano, Juan Carlos de la Llera, presentó a Pamela Chávez Crooker, a quien introdujo como una de las mayores innovadoras de Chile. Ella conmovió con su ímpetu, su historia, su gozo y su éxito como innovadora.

Nació en Antofagasta y contó que la ciencia para ella siempre fue la inspiración. El mar estaba ahí. A los 21 años ya tenía su título de ingeniera en acuicultura. Eligió una beca para un magíster en Japón, en la universidad número uno del país, la de Kioto. La adaptación fue costosa, terrible. Aprendió el japonés suficiente en seis meses y tomó la decisión de hablar como hombre (el japonés, cuenta, se habla como hombre o como mujer) y consiguió el respeto de sus compañeros y profesores. Pasó nueve años allá. “Aprendí a extraer lo importante para hacer algo diferente”.

De regreso en Antofagasta, trabajó en la universidad, pero quiso ver sus ideas puestas en práctica. La industria minera acogió sus proyectos. Ahora en Aguamarina, su empresa, con sus investigaciones ataca la biocorrosión, causa del deterioro de máquinas y ductos. Además, diseña en el laboratorio una solución bacteriana, un biosello, que es capaz de solidificar la capa de polvo en los caminos, minerales y adentro de la faena, evitando males y costos como el continuo riego (con agua escasa) de los caminos por camiones aljibe. “Las ideas se capitalizan, aportan valor económico”, asegura. Su diseño espera patente en Chile, en Pensilvania, en Brasil, en Australia. “Exportamos conocimiento”, dice. Sigue publicando, con menos intensidad que desde la universidad, pero, afirma, toda el I+D tiene su respaldo en la ciencia básica.

Es tal su preocupación por entender aquello en que se mete, que partió a Columbia, con su hija, a sacar su MBA para gerentear los negocios. Y es alegre y generosa.

“Una inspiración”, le dijo una alumna que le agradeció en público.

La Feria terminó con el lanzamiento del tercer número del I3, el Journal de Investigación en Pregrado de la Escuela de Ingeniería.

 

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA

Nicolás Luco, periodista, nluco@ing.puc.cl

 

Noticias relacionadas

2013 - Pontificia Universidad Católica de Chile - Avda. Libertador Bernardo OHiggins 340 - Santiago - Chile - ¿Cómo llegar? - Mesa central (56) (2) 2354 2000
Este es el sitio oficial para validación y tramitación de cualquier tipo de documentos de la Pontificia Universidad Católica de Chile.
Políticas de privacidad | Mapa del sitio
Optimizado para: Explorer 8.0, Firefox 3.6.17, Chrome 10, Safari 4.1, Opera 11.10 ó superiores