INFORMACIÓN PARA
uc.cl  /  La universidad  /  Noticias UC  /  Universidad Católica presenta propuesta para nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología
Universidad Católica presenta propuesta para nuevo Ministerio de Ciencia y Tecnología Imprimir
Viernes, 23 de Septiembre de 2016 00:00


Ante la promesa presidencial de crear una cartera para la ciencia, la universidad quiso ser parte del debate a través de una comisión amplia de académicos, quienes trabajaron en tres ejes: el rol de las universidades, administración e instrumentos de fomento y financiamiento.

20160923 propuesta

El documento propone lineamientos estratégicos para la creación del nuevo ministerio, y busca ser un aporte a la discusión en esta materia.

Se habla de “crisis de la ciencia”. Y con razón. Un fuerte cuestionamiento a la institucionalidad existente, la renuncia de dos presidentes de la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica (Conicyt) en un par de meses, y la disminución del financiamiento de proyectos de investigación, solo confirman la compleja situación en que se encuentra este sector.

Otro dato: en Chile, la inversión en ciencia y tecnología representa el 0.38% del PIB —según datos que entregó este año el Ministerio de Economía— lo que dista bastante del 2.36% de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a la que nuestro país pertenece.

La presidenta Michelle Bachelet prometió enviar a mediados de este año un proyecto de ley para crear un Ministerio de Ciencia y Tecnología. Es en esa discusión donde la UC busca tener una voz fuerte y clara. Por esto, en marzo se creó una comisión que tendría la labor de recoger los aportes y visiones de las distintas facultades y disciplinas, para entregarle al rector los insumos necesarios que le permitan tomar una posición oficial de la universidad.

“Al tener un ministerio se inicia un proceso de mayor validación al interior del Estado, de los gobiernos, de los otros ministerios, de las universidades y de la sociedad en general”, asevera el rector Ignacio Sánchez, sobre la importancia de crear esta nueva repartición. Asimismo, agrega que “el ministerio debe ser de Ciencias y Desarrollo, lo que incluye todas las áreas del saber, las ciencias, las humanidades, las ciencias sociales, el arte y la tecnología. No podemos ser tan reduccionistas, pensamos que es la gran oportunidad de ver el nuevo conocimiento e investigación a nivel del desarrollo integral de nuestros habitantes”.

Por su parte, la vicerrectora de Investigación, Sol Serrano, quien encabezó la comisión integrada por 27 miembros, entre directores y académicos de diversas disciplinas, señala que “la ciencia necesita tener poder político, de negociación de presupuesto, liderazgo; poder convencer a los demás, sean quienes sean esos demás, de que la investigación tiene efectivamente un impacto en las personas“. 

La vicerrectora destaca la fuerte presencia que tuvieron las áreas de artes y humanidades. “Así como creemos en la persona integral, creemos en el conocimiento integral, en una valoración de las ciencias sociales, las humanidades y las artes en un sentido transformador de la sociedad. No es que las artes sean un adorno en este cuento”, sostiene.

En este sentido, el decano de la Facultad de Artes, Luis Prato, destaca que esta convocatoria amplia “provocó que la discusión no se limitara a un ejercicio de planificación estructural, de gestión o económico, sino que fue posible dar respuesta integral a las preguntas fundamentales que se encontraban en el fondo del problema: ¿de qué vamos a vivir?, y ¿cómo queremos vivir?”. También se buscó la participación de académicos jóvenes junto a otros más seniors, y una paridad entre hombres y mujeres, algo poco común cuando se discute sobre ciencias.

Pero, ¿de qué debiera ocuparse realmente este futuro ministerio? Según la vicerrectora, más allá del financiamiento, está el definir los proyectos estratégicos de país –las llamadas “áreas prioritarias”—, pero dando espacios para la investigación de vocación, aquel conocimiento que no tiene un fin específico sino que se realiza por la imaginación de un investigador. Asimismo, también debiese considerar que los fondos y concursos de investigación estén en sintonía con los nuevos tipos de doctorado: que más allá de las tesis doctorales clásicas, se reconozcan las salidas aplicadas a la industria, empresa, sociedad civil, de acuerdo al cambio que está experimentando estos programas de formación.

La administración eficiente

Cómo se traduciría administrativamente esta cartera fue el tema de discusión de un segundo grupo de trabajo, el que propuso que se deben representar cinco grandes áreas: el ciclo vital de la ciencia; la formación, inserción y atracción de capital humano; los instrumentos de investigación, tales como recursos y becas; asesoría en materia de transferencia y desarrollo; y un carácter de coordinación intersectorial.

“La idea es que administrativamente este ministerio capte el ciclo completo de la ciencia, haciéndose cargo de las distintas culturas científicas del país”, explica el académico de Sociología, Manuel Tironi, representante del grupo de trabajo que debatió en torno a este tema. También debe ser un ente coordinador a nivel internacional, dada la importancia de la globalidad, como también a nivel regional, puesto que las necesidades científicas y de desarrollo son muy diversas a lo largo de Chile.

Más investigación

Los instrumentos para el fomento de la transferencia de conocimiento, I+D en la industria y la innovación, y los mecanismos de financiamiento, fue el tema de trabajo de la tercera subcomisión. Como explica su representante, el académico de Psicología, Diego Cosmelli, un eje importante es cuidar el equilibrio de los fondos entre los temas considerados como prioritarios para Chile y aquellos que surgen de la creatividad de los investigadores. En este sentido, potenciar los centros de excelencia y aprovechar las ventajas comparativas del país. Otro punto es la formación de capital humano, entendiéndola como un proceso de largo aliento. “Los intrumentos de fomento debieran relacionarse con el ciclo de vida de los investigadores; algunos deben apuntar a su inserción y luego al desarrollo de su carrera”, dice Cosmelli.

El académico destaca que un acuerdo transversal del grupo es la necesidad de contar con evaluaciones de los instrumentos (accountability), de modo de asegurar la calidad total del sistema, tanto de las propuestas como de la gestión y administración. “Debieran existir instrumentos dirigidos a mejorar la gestión de la ciencia: recursos para que las instituciones puedan gestionar fondos complejos y hacer un seguimiento continuo de los resultados, con indicadores adecuados”, agrega.

En síntesis, esta propuesta busca entregar una mirada desde la UC, que con su sello, permita acoger la diversidad de conocimiento y su aporte en el desarrollo del país.

El rol de las universidades en cuatro aspectos

En un escenario donde el 77% de la investigación se realiza en las universidades, según Conicyt, a juicio de la comisión es clave relevar el papel de estas instituciones en cuatro aspectos.

El primero es valorar su aporte en el desarrollo cultural y productivo del país, a través de una una política de reconocimiento de los esfuerzos económicos que implica un desarrollo científico y tecnológico. “Lo que necesita urgentemente la ciencia chilena es un poco de tranquilidad y no tener que estar en una permanente pelea por más recursos, lo que genera un ambiente que atenta contra la producción de nuevos científicos. Es necesario que se pueda ordenar la casa y con reglas claras”, afirma Max Bañados, decano de la Facultad de Física y representante de la subcomisión que debatió este tema.

Otra contribución tiene que ver con la creación de una masa crítica de científicos y en la atracción de capital humano avanzado. Por otra parte, considerando la posición que tienen las universidades y sus académicos respecto a la creación de valor para la sociedad, es relevante que se considere su participación en las políticas de propiedad intelectual y de derecho de autor. 

Por último, el documento propone establecer canales formales y vinculantes de comunicación entre el Parlamento y las instituciones de educación superior e integrar a los académicos en las discusiones de leyes que apunten a regular en materia de ciencias.

Enlaces Relacionados

Lea el documento completo de la propuesta UC. 

Escucha a la vicerrectora en la Entrevista en Radio Duna.

Lee reportaje con entrevista al rector en la La Tercera

 

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA

Prensa UC, prensauc@uc.cl

 

 
2018 - Pontificia Universidad Católica de Chile - Avda. Libertador Bernardo OHiggins 340 - Santiago - Chile - ¿Cómo llegar? - Mesa central (56-2) 2354-4000
Este es el sitio oficial para validación y tramitación de cualquier tipo de documentos de la Pontificia Universidad Católica de Chile.
Protocolos violencia sexualCódigo de HonorPolíticas de privacidad | Mapa del sitio
Optimizado para: Explorer 8.0, Firefox 3.6.17, Chrome 10, Safari 4.1, Opera 11.10 ó superiores