INFORMACIÓN PARA
uc.cl  /  La universidad  /  Noticias UC  /  El editor Daniel Divinsky comparte su experiencia con estudiantes UC
El editor Daniel Divinsky comparte su experiencia con estudiantes UC Imprimir
Martes, 13 de Septiembre de 2011 00:00


Invitado por el diplomado en Edición y Publicaciones UC de la Facultad de Letras, este destacado profesional  argentino, conocido por ser el editor de Mafalda, entre muchas otras obras de humor gráfico, habló sobre los desafíos y los cambios del mercado literario actual.

20110908_daniel_divinsky

Daniel Divinsky junto al escritor y dibujante Alberto Montt.

En 1966, el argentino Daniel Divinsky y su mujer Ana María Miller crearon Ediciones de la Flor. Actualmente, es una de las casas editoriales más importantes de Argentina y una de las pocas que continúa siendo independiente; se ha destacado por publicar a los más conocidos autores de humor gráfico como Quino, Fontanarrosa, Caloi y Maitena, entre muchos otros. Sin embargo, también ha hecho un gran aporte en el descubrimiento de autores latinoamericanos. Invitado por el diplomado en Edición y Publicaciones UC de la Facultad de Letras, conversó sobre su experiencia y los desafíos del editor actual.

Lo primero que destaca de esta editorial es su amplio y variado catálogo de más de 600 títulos. Aunque su multiplicidad de autores y temáticas puede parecer caótica, hay ciertas líneas centrales: humor gráfico y escrito, narrativa, ensayo filosófico y político, biografías y diarios, libros testimoniales, teatro latinoamericano y libros infantiles. El factor que determina la inclusión de un determinado autor es simplemente la curiosidad de su editor. “Por mucho tiempo no tuve colecciones para no tener que limitar la elección de los autores”, recuerda este abogado de profesión.

Fue la casualidad la que determinó su rumbo. En 1970, publicó por primera vez un texto de Quino, el Tomo 6 de Mafalda, vendiendo 200 mil ejemplares en tan solo dos días. Desde entonces, Mafalda se ha publicado en todo el mundo y en una buena cantidad de idiomas; de hecho, la última edición se lanzó hace poco en Indonesia. “Editar a Quino es un trabajo muy grato, pero tiene un grado de exigencia inmenso. Él pretende que el remate (final) de la tira cómica tenga algo que ver con el comienzo en cada página y eso puede tardar años. El título también es difícil, la ilustración de la tapa y la elección de los colores. Además que son libros temáticos”, explica.

En 1977, Divinsky y su mujer fueron detenidos, en plena dictadura argentina, a causa de un libro infantil. “En ese tiempo, un amigo me dijo que menos mal que nos habían detenido por algo que no habíamos hecho, porque si era por lo que sí habíamos hecho, no salíamos más”, recuerda riendo este editor de 69 años que se ufana de haber publicado una buena cantidad de escritores considerados, en aquel tiempo, como subversivos.

Una vez en libertad, la pareja fue invitada a la Feria del Libro de Frankfurt, en Alemania. Pero el viaje no fue directo. Hicieron todas las escalas posibles para recorrer una serie de países, dejando y cobrando libros, y de paso, aprovechando de descubrir nuevos escritores. Así fue como editaron toda una colección de autores portorriqueños y terminaron instalándose en Venezuela, donde vivieron hasta 1983. Con el tiempo, De la Flor se afianzó como una de las editoriales clásicas del mercado argentino. En 2004, Divinsky fue distinguido con el Premio Konex por su aporte a la difusión de las letras.

Editar un libro no es particularmente complejo ni costoso. Lo difícil son dos cosas. Primero, cómo hacer para que la gente se entere que apareció. Las editoriales grandes tienen enormes presupuestos destinados a marketing; las medianas y pequeñas dependen de las críticas y artículos en la prensa. Y luego, cómo hacer para que la gente vaya a comprarlo. Yo llevo más de 40 años en este negocio y todavía no sé cómo hacer esto último”, confiesa. De hecho, para este profesional  el éxito editorial es una completa apuesta. “En el año 70 conseguí los derechos de un librito de haikus escritos por Yoko Ono, un libro precioso pero que fue un fracaso absoluto. Treinta años después se terminó de vender a 1 peso argentino en la Feria del Libro y ahora se busca en Internet a 80 o 100 dólares. Nunca se sabe qué va a pasar con los libros. Son una especie felizmente imprevisible”, dice.

En sus cuatro décadas de oficio, Divinsky ha visto con sus propios ojos cómo han ido cambiando los gustos y el comportamiento de los lectores. Por ejemplo, una temática que va en retroceso es la política. “La gente ya no tiene muchas ganas de leer humor político; seguimos publicando dibujos, pero ya no libros”, cuenta. Y la principal vitrina ya no son los diarios y revistas. “Hoy los lectores conocen a los autores por sus blogs, por Internet”, explica. La piratería también lo ha afectado, pero, al igual que los libros que publica, se lo toma con humor. “En un momento se hizo en Colombia una edición pirata de Mafalda bajo Ediciones de la Rosa, en referencia a nuestro nombre... Muy gracioso”, recuerda riendo. Pese a todos los altibajos del mercado literario, Divinsky publica al año unas 30 a 35 novedades y admite, orgulloso, tener suficientes manuscritos para mantenerlo ocupado por bastante tiempo.


INFORMACIÓN PERIODÍSTICA
Nicole Saffie, periodista, nsaffie@uc.cl

 

Noticias relacionadas

2013 - Pontificia Universidad Católica de Chile - Avda. Libertador Bernardo OHiggins 340 - Santiago - Chile - ¿Cómo llegar? - Mesa central (56) (2) 2 354 2000
Este es el sitio oficial para validación y tramitación de cualquier tipo de documentos de la Pontificia Universidad Católica de Chile.
Políticas de privacidad | Mapa del sitio
Optimizado para: Explorer 8.0, Firefox 3.6.17, Chrome 10, Safari 4.1, Opera 11.10 ó superiores