Skip to content
Exposición

Académico José Pablo Concha inaugurará exposición fotográfica en Galería Quarentena


El profesor del Instituto de Estética participará de esta propuesta virtual, surgida en el contexto de pandemia. Se trata de un espacio digital que expone el trabajo de renombrados artistas bajo criterios estéticos rigurosos. Concha expondrá desde el 12 de junio en una de las seis salas online, participando de esta exhibición con la muestra "La muerte no nos deja descansar", integrada por imágenes de trabajadores del Cementerio General de Playa Ancha.

photo_camera El académico del Instituto de Estética estuvo durante un año observando los rincones del Cementerio General de Playa Ancha. Crédito: José Pablo Concha.

La galería virtual Quarentena surgió como una alternativa para exponer el trabajo de artistas chilenos y del mundo en época de pandemia por Covid-19. Ideada por Rodrigo Torres (UAch) y Juan Francisco García (UANL, México), la iniciativa busca acercarse a la experiencia presencial.

"Es un sitio propio en el que se puede trabajar con políticas propias similares a las de un espacio real. Por eso, es que las muestras serán temporales, están acompañadas por textos de análisis de las obras y corresponden a trabajos de creadores de relevancia nacional e internacional", explicó Rodrigo Torres.

En esta ocasión, desde el 12 de junio al 12 de julio, se dará a conocer la muestra fotográfica del académico del Institudo de Estética José Pablo Concha, quien tomó fotografías durante un año en el Cementerio General de Playa Ancha  para dar origen a "La muerte no nos deja descansar". El resultado es una exhibición con unas 25 imágenes, y textos de curatoría realizados por Valentina Montero, cocreadora del proyecto Fondart que dio vida a esta propuesta.    

Mediante sus imágenes, el profesor pudo capturar detalles de la rutina diaria de los trabajadores de este cementerio. Crédito: José Pablo Concha.

En la toma de fotografías que realizó José Pablo Concha, pudo captar la relación con el trabajo de la comunidad que habita el cementerio, a través de diversas funciones, los tipos de tumbas y servicios que se prestan en el espacio. 

En este cementerio trabajan cerca de 100 personas y dada la forma de habitar que existía en este lugar, previo a la pandemia, Concha explica que podría asimilarse con una suerte de ciudad. Una ciudad-cementerio. 

El académico cuenta que conoció algunos usos, costumbres y vocabulario asociados a esta labor. Entre aquellas nociones culturales a las que se fue aproximando, señala que "ellos se denominan cementerianos, no sepultureros. Tienen una relación naturalizada con la muerte".

 


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado