Skip to content

¿Por qué formarse en teología en tiempos de pandemia?


La formación en tiempos de pandemia es una oportunidad para reflexionar. “Quien conozca más su fe y la comparta, verá signos de esperanza donde quiera que vaya”, plantea al respecto Mario Inzulza, director de Vinculación con el Medio de Teología.

photo_camera Un cristiano solo y sin formación está destinado a vivir asustado frente al mundo o entristecido por los eventos que nos rodean.

Sin dudas, la crisis sanitaria desatada por el covid-19 ha cambiado las formas de trabajar, estudiar y la vida en general. La tecnología ha sido un gran aliado en tiempos de pandemia y muchos de los quienes estaban quedando fuera de esta revolución tecnológica, se han visto obligados a sumarse a ella.

Es por eso, que la Facultad de Teología ante el desafío de los tiempos presentes, impulsó una nueva propuesta formativa con la cual se abre a la formación a distancia, llevando la teología a todo el Pueblo de Dios, sobre todo a quienes viven en otras regiones de Chile.

“La formación en tiempos de pandemia es una oportunidad para detenerse, reflexionar y redescubrir elementos fundamentales de la fe cristiana que alimentan la esperanza, abren nuevos desafíos y renuevan el compromiso con la justicia y el servicio de los demás, especialmente de los más necesitados”, comenta Francisco Ponce, Encargado de Educación Continua y Extensión

Aprender abre nuevos desafíos y renuevan el compromiso con la justicia y el servicio de los demás, especialmente de los más necesitados.

Por su parte, Mario Inzulza, director de Vinculación con el Medio de Teología UC, explica que “siempre es importante formarse. Desde el origen del cristianismo, los creyentes estamos invitados a dar razones de nuestra fe. En nuestros tiempos, sin embargo, este imperativo se vuelve más intenso. Un cristiano solo y sin formación está destinado a vivir asustado frente al mundo o entristecido por los eventos que nos rodean. Y, por el contrario, quien conozca más su fe y la comparta buscará a Dios en todas las cosas, y verá signos de esperanza donde quiera que vaya. Reflexionar con otros la propia fe es un deber para el creyente de hoy”. 

Ya en 2017 el Papa Francisco en su Constitución Apostólica Veritatis Gaudum, advertía que “la tarea urgente en nuestro tiempo consiste en que todo el Pueblo de Dios se prepare a emprender «con espíritu»[19] una nueva etapa de la evangelización. Esto requiere «un proceso decidido de discernimiento, purificación y reforma»[20]. Y, dentro de ese proceso, la renovación adecuada del sistema de los estudios eclesiásticos está llamada a jugar un papel estratégico”.

Un cristiano solo y sin formación está destinado a vivir asustado frente al mundo o entristecido por los eventos que nos rodean

Consciente de este desafío, el Área de Educación Continúa de la Facultad de Teología UC, impartirá este segundo semestre más de 20 cursos diseñados y destinados —especialmente — a agentes pastorales, miembros de equipos de formación, profesores de religión y miembros de comunidades eclesiales.

“Creo que esta propuesta formativa es una oportunidad concreta de servicio a la Iglesia, aprovechando las herramientas que nos ofrecen las nuevas tecnologías y también el deseo que se ha despertado en nuestro Pueblo de Dios por formarse en estos tiempos inciertos”, comenta Francisco Ponce.

"Formarse siempre ha sido importante; sin embargo, hoy es fundamental. La Iglesia del mañana necesita creyentes que conozcan la Biblia, sepan de la Tradición, y que puedan dialogar con los interesantísimos cambios sociales en gestación. Formarse será crucial para el tiempo que viene”, agrega Inzulza.

 

Más información

https://teologia.uc.cl/es/educacion-continua-y-extension/cursos-2

 


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado