Skip to content
Cop 25

Así llega Chile a la COP25


Pese a representar solo el 0,3% del total de las emisiones globales, la tasa per cápita de Chile es la segunda mayor en Latinoamérica”, dice Sebastián Vicuña, director del Centro de Cambio Global UC, en esta columna de opinión.

"El compromiso de Chile en el Acuerdo de París es ‘altamente insuficiente’. Sin embargo, el compromiso de albergar la COP25 y aspirar a la carbononeutralidad a 2050, tal como se presenta en el anteproyecto de Ley Marco de Cambio Climático, son muestras de nuevos aires de una mejor llegada a la cumbre", sostiene el director del Centro de Cambio Global.

photo_camera César Cortés

En 2018, el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) finalizó el Informe Especial de Calentamiento de 1,5°C, que trata de las consecuencias de este nivel de calentamiento y lo que tendríamos que hacer para evitarlo. Las conclusiones son preocupantes: la Tierra ya ha experimentado un aumento de temperatura de 1°C con distintos tipos de consecuencias que se van a agravar si se superan los 1,5°C.Limitar el calentamiento a 1,5°C requeriría transiciones “rápidas y de gran alcance”, necesitando que se disminuyan las emisiones de gases de efecto invernadero para alcanzar un ‘cero neto’ en 2050.

Es en este contexto en que se debe evaluar cómo llega Chile a la COP25.

Primero, en términos de mitigar las causas del cambio climático, la respuesta, por el momento, es mala. Pese a representar tan solo el 0,3% de las emisiones globales, nuestra tasa de emisión per cápita, asociada a la producción y consumo de energía, es la segunda mayor en Latinoamérica, y nuestro compromiso en el Acuerdo de París es ‘altamente insuficiente’.

Sin embargo, el compromiso de albergar la COP25 y aspirar a la carbononeutralidad a 2050, tal como se presenta en el anteproyecto de Ley Marco de Cambio Climático, son muestras de nuevos aires de una mejor llegada a la COP25. Por otra parte, en términos de adaptarnos a los efectos del cambio climático, efectos que ya estamos experimentando, también llegamos, por el momento, de manera deficiente.

Los distintos planes de adaptación que se han desarrollado distan de ser los instrumentos de política pública requeridos.

Lograr los objetivos de mitigación y adaptación, y mejorar una serie de problemas socio-ambientales que aquejan al país, son grandes desafíos. En Chile existen las capacidades (técnicas y financieras) y, principalmente, las voluntades para lograr superarlos. Con el trabajo en conjunto entre la academia, el sector público, el sector privado y la sociedad civil, se debiesen superar estos desafíos y, de paso, ayudar a otros países en la región.

En este sentido, se ve con buenos ojos la invitación que se la ha dado a la ciencia y la innovación en esta etapa de preparación de la COP25. Distintas mesas están trabajando para lograr que los procesos de mitigación y adaptación al cambio climático en Chile utilicen la mejor evidencia científica posible. El país llega a la COP25 con grandes metas. Tenemos algunos meses para forjar el plan que nos lleve a lograrlas.

*Esta columna de opinión de Sebastián Vicuña, director del Centro de Cambio Global UC fue publicada en Visión.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado