Skip to content

Crisis en Osorno: investigadora UC explica cómo operan y por qué fallan plantas potabilizadoras de agua en Chile


La crisis del agua en la ciudad de la Región de Los Lagos, por la contaminación de la planta Essal S.A. con petróleo, dejó a la ciudad sin suministro de agua potable más de una semana, y levantó una alerta de cómo funcionan las compañías que prestan los servicios críticos en el país.

Tras casi dos semanas de crisis en Osorno, el gran corte de agua potable aún continúa con repercusiones. Eso tras una grave falla al interior de la planta potabilizadora de agua de la ciudad de la empresa Essal S.A., que propició el derrame de más de 1.100 litros de petróleo destinados al funcionamiento del grupo generador de energía. De pasó, contaminó las aguas del Río Rahue. Una crisis en el sistema de generación de agua potable, que la investigadora CIGIDEN y académica de la Escuela de Ingeniería de la Pontificia Universidad Católica de Chile, María Molinos, describió como “inusual” y muy poco frecuente.

Para entender el alcance de esta crisis sanitaria, la experta explicó cómo funciona el sistema de agua potable en Chile y el mundo. “Las empresas utilizan principalmente dos fuentes para obtener el recurso: subterránea, es decir, agua de las napas, y superficial que son ríos, lagos, y embalses, con diferentes tipos de calidad del agua. A través de procesos físicos y químicos se potabiliza, cumpliendo los estándares que determina la norma y, de esta manera, sale de la planta a través de un sistema de tuberías hasta llegar a los hogares”.

De acuerdo con la experta, la red agua potable es comparable al corazón y las arterias, por lo tanto, es un sistema interconectado que al fallar alguno de sus elementos todo el sistema colapsa. “Para potabilizar el agua, habitualmente pasa por cuatro procesos. El primero es adicionar productos químicos que permitan agrupar (condensar), aquellos elementos propios de la turbiedad del agua en estado natural, por lo tanto, elementos en suspensión. Luego pasan a piscinas decantadoras donde se separa el “lodo” del agua y así esta pasa a la tercera etapa que son los filtros purificadores”, detalló la académica UC.

Agua potable

Tal como explicó María Molinos, los filtros están compuestos por gravas y arenas de distintos tamaños, que se utilizan para eliminar las partículas más pequeñas que no decantaron en la etapa anterior. El cuarto proceso, en tanto, es la cloración. “Aquí se adiciona cloro para eliminar los restos microbiológicos, y a partir de ese momento, el agua sale de la planta para poblar las tuberías de la red y así llegar a los hogares. Si existió contaminación en alguna de estas etapa, se deben aplicar protocolos de purificación y limpieza en todos los procesos y con petróleo todo es más difícil”, advirtió la investigadora.

“Lo que ocurrió en Osorno es infrecuente y no debiera suceder. Nosotros investigamos el impacto de las amenazas naturales como factor de contaminación de las fuentes de recursos hídricos, como una erupción volcánica o aluvión. Cuando ocurre esto la planta cierra la captación y no se contamina todo el sistema. Pero en Osorno el derrame fue al interior de la planta lo que contaminó todo el proceso, por lo que debieron cambiar incluso los filtros cuyo petróleo no puede ser eliminado. Es necesario monitorear si las tuberías de la red quedaron contaminadas también”, planteó María Molinos.

La investigadora de CIGIDEN, comentó que las plantas potabilizadoras de agua, debieran tener protocolos que minimicen la posibilidad de tener este tipo de emergencia. “Es importante, agregó, utilizar los generadores a petróleos solo en caso de fallo del sistema eléctrico y ubicarlos lejos de la fuente de agua, y de los procesos purificadores. Al mismo tiempo, que establecer estrictos protocolos para el transporte del petróleo".

Según la experta, restablecer el suministro es una tarea lenta y compleja. Una vez eliminada la contaminación de la planta, limpiando la obra civil (hormigón), sumado a cambiar los filtros, el paso siguiente es volver a llenar kilómetros y kilómetros de tuberías de la red de agua potable sin colapsar el sistema. Todo esto contribuye a explicar la demora de más de ocho días en restablecer el suministro a toda la ciudad de Osorno, por parte de la empresa Essal S.A.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado