Skip to content

Expertos de planteles del G9 se reúnen para hablar de su rol en el arte y el patrimonio


Tres instancias de diálogo y reflexión sobre los espacios dedicados al arte de los pueblos originarios, al arte religioso y al arte contemporáneo generaron un productivo intercambio de saberes y experiencias entre académicos y representantes de universidades públicas no estatales.

photo_camera El Museo de Artes Visuales Mavi estuvo presente en el conversatorio sobre el rol que tienen las salas de exhibición artística al alero de las universidades, a través de su directora ejecutiva, Amelia Saavedra.

“Los espacios universitarios dedicados a la exhibición artística están llamados a asumir riegos”. Esa fue una de las ideas de consenso en el último de los tres conversatorios del ciclo que organizó la Red de Universidades Públicas no Estatales G9 en mayo pasado.

Los representantes de las universidades de Concepción, Católica del Norte, Católica de Temuco y Pontificia Universidad Católica de Chile, reflexionaron respecto del rol que tienen las salas de exhibición artística al alero de las universidades y lo que las diferencia de otros espacios, como institutos culturales, museos o galerías de arte.

"Reflexionaron respecto del rol que tienen las salas de exhibición artística al alero de las universidades y lo que las diferencia de otros espacios, como institutos culturales, museos o galerías de arte".

Los ejes de los dos primeros encuentros fueron La custodia y puesta en valor del arte de las primeras naciones y La custodia y puesta en valor del arte religioso. En el tercer diálogo conducido por Daniela Rosenfeld, directora de Extensión Cultural de la UC, los responsables de algunos de los principales espacios de difusión de las artes visuales que existen en el país sostuvieron que la apuesta por el arte contemporáneo conlleva plantear posturas críticas que cotidianamente no se ven en otras áreas del saber universitario.

Reflexión crítica

“Las artes visuales son expresiones del conocimiento y requieren una toma de posición. Los espacios universitarios están llamados a asumir riegos en términos de apostar por ciertas muestras de expresiones de las artes que a veces pueden ser polémicas. Pero tienen que estar albergadas en un marco de debate, la construcción de ideas y el pensamiento crítico”, afirmó el artista visual Rodrigo Piracés, director de la Pinacoteca de la U. de Concepción.

Los panelistas destacaron la importancia de promover esta reflexión crítica en universitarios, en adultos y también en los niños. Asimismo, se refirieron a la relevancia de la mediación y la organización de actividades como conversatorios, seminarios y charlas, donde se debata en torno a las temáticas que están instaladas en las exposiciones.

Los panelistas se refirieron a la relevancia de la mediación y la organización de actividades como conversatorios, seminarios y charlas, donde se debata en torno a las temáticas que están instaladas en las exposiciones.

“En ese sentido, esta reflexión crítica se transforma en conocimiento y nos permite trascender de nuestra función de generación de arte hacia la creación de un espacio de encuentro, de convivencia, elemento que me parece vital para el progreso de un espacio expositivo. La valoración de la comunidad de este espacio como un lugar de encuentro permite construir comunidad y eso genera identidad en las personas”, sostuvo Renzo Vaccaro, director de la Galería de arte de la U. Católica de Temuco.

Amelia Saavedra, directora ejecutiva del Museo de Artes Visuales Mavi UC, se refirió a la responsabilidad que tienen los espacios culturales de acoger los debates que se generan en los territorios donde están insertas. “No podemos sino acoger, sobre todo después de una pandemia donde tuvimos tan poco lugar físico para encontrarnos. Esa es una misión muy valiosa que yo asumo con mucha responsabilidad, desde el territorio, para los vecinos que utilizan estos espacios para generar conversación”, señaló.

Acercar al público

Respecto de las principales estrategias de difusión de las actividades de las salas de exhibición artística para poder llegar a la mayor cantidad de público, se destacaron las diversas y amplias posibilidades que han abierto las redes sociales.

Pamela Ossa, jefa de Extensión Cultural y encargada del salón de exposiciones Chela Lira de la U. Católica del Norte, explicó que en su caso, en una ciudad como Antofagasta, funciona el boca a boca, pero que en los dos años de pandemia se consolidó el uso de las redes sociales. “Hoy lo que comunicamos por redes sociales es más leído que los medios tradicionales. Ha sido un recurso potente y además nos permite bastante más interacción con el público”, destacó.

Además, hubo consenso en la importancia de la línea editorial, de la curatoría, para una buena difusión de un espacio cultural. “Cuando hay algo bueno, la gente va a verlo”, opinó Rodrigo Piracés.

Y en esta misma línea Renzo Vaccaro, que trabaja desde hace más de dos décadas en torno al campo de la investigación artística y la mediación cultural en la Araucanía, señaló: “La gente llega porque se siente identificada con el lugar donde llega. El desafío en ese sentido es potente por la naturaleza de los estímulos cotidianos que recibe. Pero tenemos que acercar al público y hacerlo sentir que el espacio de las exposiciones de arte es algo propio, que les pertenece como ciudadanos”.

 


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado