Skip to content

Ingeniería alista una piscina-laboratorio para robots submarinos


La instalación será inaugurada en septiembre y permitirá probar nuevas tecnologías locales como si estuvieran en el fondo del océano.

photo_camera Se trata de una estructura cilíndrica que mide 5,5 por 3 metros de diámetro y de alto, respectivamente, fabricada en base a planchas de acero y con ventanas para visualizar las pruebas de los equipos en su interior.

Un grupo de investigadores de Ingeniería Mecánica y Metalúrgica de la UC, desarrolló una piscina-laboratorio para robots submarinos de bajo costo, que espera potenciar la investigación del fondo marino chileno.

Se trata de una estructura cilíndrica que mide 5,5 por 3 metros de diámetro y de alto, respectivamente, fabricada en base a planchas de acero y con ventanas para visualizar las pruebas de los equipos en su interior.

“Antes contábamos con una piscina básica, como las que se instalan en las casas, que tenía un metro de alto. Nos permitía probar el funcionamiento de los equipos, pero no los algoritmos que estábamos operando”, compartió Giancarlo Troni, académico de Ingeniería UC y quien lidera el proyecto.

El investigador precisó que con la piscina-laboratorio, que será inaugurada en septiembre, los robots podrán ver a través de sus sensores y cámaras. Además, dijo, tendrán la oportunidad de saber cómo navegarían en el océano, al permitir simular las mismas condiciones del fondo marino.

“Antes contábamos con una piscina básica, como las que se instalan en las casas, que tenía un metro de alto. Nos permitía probar el funcionamiento de los equipos, pero no los algoritmos que estábamos operando"- Giancarlo Troni, académico de Ingeniería UC


“La altura del nuevo estanque nos permite operar cómo uno lo haría en el océano. Estar a tres metros del fondo marino, nos permite hacer mediciones, reconstrucciones tridimensionales o monitorear cómo está cambiando el fondo marino”, adelantó Troni.

El especialista en robótica submarina, agregó que gracias a esta estructura podrán trabajar “24/7”, sin depender del tiempo o de un barco para ir a investigar a la mitad del océano. Esto, indicó, facilita el desarrollo de diferentes algoritmos que podrán ser usados en futuros estudios.

La idea del proyecto partió a fines de 2018 y su diseño se llevó adelante el año siguiente. Sin embargo, el estallido social y la pandemia impidió tener lista la piscina-laboratorio en 2020, obligando a retomar su fabricación recién en marzo pasado.

“Ahora, podemos decir que estamos pronto a su funcionamiento total y a realizar las primeras pruebas con los robots submarinos desarrollados en Ingeniería”, destacó Giancarlo Troni.

La idea del proyecto partió a fines de 2018 y su diseño se llevó adelante el año siguiente. Sin embargo, el estallido social y la pandemia impidió tener lista la piscina-laboratorio en 2020, obligando a retomar su fabricación recién en marzo pasado.

 

En paralelo, el profesor señaló que esta instalación permitirá a los ingenieros chilenos ser parte del concierto internacional sobre la exploración de los océanos, donde menos de un 5% ha sido investigado.

“En el país tenemos un equipo científico importante que está trabajando en esta área, como el grupo del Instituto Milenio de Oceanografía, del cual soy parte. Sin embargo, los ingenieros tenemos el desafío de avanzar en este campo, para apoyar el trabajo científico chileno”, añadió el experto.

El académico UC lleva más de cinco años trabajando en robótica submarina en Chile y más de diez años en expediciones internacionales, en pruebas para crear mapas tridimensionales del fondo del océano y en hallazgos de fuentes geotermales en el Golfo de California en México, entre otras colaboraciones.

La piscina-laboratorio es apoyada por Ingeniería 2030 de Corfo, FONDECYT y la empresa Renners Coatings. Además, en el proyecto participan alumnos de posgrado otro recién titulado, uno de doctorado, cinco de magíster y tres ingenieros de proyectos.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado