Skip to content

Kalergis: “La ciencia debe estar al servicio de la comunidad”


El científico de la UC, reconocido como un artífice de la campaña de vacunación contra el COVID-19 en Chile, fue reconocido con el Premio Abdón Cifuentes 2021 por su aporte al desarrollo del país.

Alexis Kalergis, inmunólogo, manipulando una pipeta.

photo_camera El Premio Abdón Cifuentes, creado en 2013, destaca a los académicos y académicas que han orientado su investigación y docencia al servicio del país y han hecho un aporte al desarrollo de políticas públicas. Crédito: César Cortés.

Por su “significativo liderazgo en el proyecto UC-Sinovac, que permitió el suministro temprano y preferente de millones de dosis de vacunas contra el COVID-19 para nuestro país”. Esa fue el fundamento que entregó el jurado que acaba de distinguir al académico Alexis Kalergis con uno de los más importantes galardones que otorga la universidad: el Premio Abdón Cifuentes.

Este reconocimiento, creado en 2013, destaca a los académicos y académicas que han orientado su investigación y docencia al servicio del país y han hecho un aporte al desarrollo de políticas públicas. Por ello, el fallo menciona, además, que el profesor de la Facultad de Ciencias Biológicas y director del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia (IMII), impulsó el desarrollo de la vacuna contra el virus sincicial y contribuyó al debate público en torno a una nueva institucionalidad para la ciencia en Chile. 

Pero esta es una somera síntesis de la trayectoria de este bioquímico de la UC y doctor en Microbiología e Inmunología del Albert Einstein College of Medicine y postdoctorado de la Universidad de Rockefeller, ambos en Nueva York, y que ha liderado un equipo de científicos que trabaja para desarrollar vacuna para el COVID-19 en Chile y en colaboración con colaboradores internacionales, entre otros proyectos.

—¿Qué significa para usted recibir este premio?

— Es un tremendo honor recibir un premio inspirado en una persona del nivel de influencia que tuvo Abdón Cifuentes en nuestro país, gran figura política e histórica de nuestra sociedad que, entre sus numerosos e importantes aportes, impulsó la concesión de los derechos electorales a la mujer en Chile. Recibo con mucho agradecimiento y humildad este reconocimiento que es compartido junto a un grupo de colaboradores y estudiantes que en equipo hemos logrado, desde la ciencia que desarrollamos en la UC, impactar positivamente a la sociedad. A cada una de estas personas les agradezco su permanente compromiso y dedicación a los proyectos que hemos desarrollado juntos. Quisiera además agradecer a todos y cada uno de los miembros de la comunidad académica que tuvieron la iniciativa de nominarme a este premio.

Agradezco enormemente también al comité evaluador y a la universidad por entregarme este reconocimiento. Me siento honrado no solo por mí, sino que también por el equipo de investigadores y jóvenes científicos con quienes tengo el honor de compartir la labor científica que desarrollamos, quienes creemos genuinamente que la ciencia no debe quedar sólo en una publicación, sino que se debe estar al servicio de nuestra comunidad. Este equipo ha demostrado que a través de la investigación científica fundamental, aplicada y clínica, y su difusión podemos aportar al desarrollo de políticas públicas en la búsqueda de una mejor calidad de vida para nuestra población, a nivel nacional e internacional, como en estos momentos tan complejos que nos ha impuesto la pandemia de COVID-19. Este premio significa a la vez un compromiso de continuar aportando desde la ciencia al desarrollo del país en materia de salud. Aún nos quedan por delante muchos desafíos que abordar en torno a la biomedicina y sus contribuciones a una mejor calidad de vida para las personas.

—¿De qué modo su trabajo con la vacuna contra el sincicial ayudó en asegurar la disponibilidad de la vacuna contra el COVID-19 en el país?

—El trabajo científico riguroso que hemos realizado en estos 14 años y que se ha traducido en más de 260 publicaciones científicas, nos ha abierto las puertas a desarrollar continuamente nuevas colaboraciones nacionales e internacionales. Ejemplo de ello fue la exitosa ejecución del estudio clínico fase 1 para nuestra vacuna contra el Virus Respiratorio Sincicial, primer estudio clínico desarrollado 100% en nuestro país y que busca beneficiar a la población de mayor riesgo frente a este virus, principalmente lactantes y personas de la tercera edad, a nivel nacional y mundial. Gracias a la ciencia básica que condujo a entender los mecanismos moleculares que utiliza el VRS para evadir la inmunidad del hospedero, pudimos crear una vacuna diseñada para proteger a infantes contra este virus. Los resultados científicos que publicamos en revistas de alto impacto y que además patentamos a nombre de la UC, permitieron evaluar clínicamente esta vacuna en un estudio inédito en Chile, demostrando su seguridad y capacidad de inducir inmunidad.

Los resultados promisorios de este trabajo científico y clínico nos han permitido explorar colaboraciones con varios grupos internacionales líderes en el desarrollo de vacunas, en países como Estados Unidos, Francia, Israel y China. En este último país, tras ser invitados a exponer nuestros resultados en el Congreso Internacional de Inmunología de la International Union of Immunological Societies en Beijing, iniciamos el 2019 una activa y exitosa colaboración con la empresa China Sinovac.

La experiencia de trabajo asociativo que habíamos adquirido en el proceso de transferir ciencia básica en inmunología al desarrollo clínico de la vacuna contra VRS nos permitió construir, junto a Sinovac, una estrategia de asociatividad y cooperación científica en el desarrollo de vacunas contra COVID-19 en respuesta a la pandemia causada por el nuevo coronavirus. Por lo tanto, enfrentados a esta crisis sanitaria causada por un virus respiratorio como es el SARS-CoV-2 volcamos todas nuestras capacidades y conocimiento científico que realizábamos en Chile al estudio científico y clínico de vacunas contra este virus.

Además de llevar a cabo junto a otras universidades y Hospitales de Chile la ejecución de un estudio científico-clínico fase 3 colaborativo para la vacuna contra el COVID-19 desarrollada por Sinovac, nos aseguramos de que el Estado de Chile pudiese tener garantizado el volumen de dosis necesario para implementar una campaña de vacunación masiva para nuestra población y de forma oportuna, en cuanto la vacuna recibiese aprobación para uso de emergencia. Este proceso, cuya génesis fue la ciencia que hacemos en la UC, nos ha permitido contar con el número de dosis de vacunas requeridos para nuestra población e implementar una exitosa campaña de vacunación.

"Aún nos quedan muchos desafíos que abordar en torno a la biomedicina y contribuir a mejorar la calidad de vida para las personas" - Alexis Kalergis, inmunólogo, Premio Abdón Cifuentes 2021.

—¿Cómo lo desafió esta pandemia a usted y a su equipo y qué costos ha tenido en lo profesional y personal?

—Como equipo científico sabíamos que estábamos frente a un gran desafío y desde Enero del 2020 enfocamos todos nuestros esfuerzos en desarrollar prototipos de vacunas para combatir COVID-19. Por otro lado, y comprendiendo la urgencia de contar con vacunas para nuestra población, logramos concretar una colaboración sólida con Sinovac en vacunas para COVID-19, liderando la ejecución del estudio científico-clínico fase 3 de la vacuna Coronavac en Chile. Para ello, hemos contado siempre con el invaluable apoyo de la universidad y sus autoridades, y a ello se han sumado aportes como los de la Fundación Copec-UC, 3M, del Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia y CPC, y los Ministerios de Salud, Ciencia y Relaciones Exteriores.

Este también es un reconocimiento para el gran equipo de investigadoras e investigadores jóvenes que me acompañan día a día en la labor científica, con quienes hemos trabajado intensamente durante toda la pandemia en la obtención de evidencia científica relativa a las vacunas como herramientas preventivas frente a esta emergencia sanitaria. Sin duda esta situación ha implicado un importante esfuerzo profesional y personal para todo el equipo, por lo que agradezco muy especialmente a todas las familias de cada uno de los investigadores con los que trabajamos, por dar el apoyo necesario para continuar con nuestra labor y por comprender que existen momentos en que nuestra responsabilidad científico-social se debe poner al servicio de la ciudadanía con la dedicación que aquello significa. Le doy las gracias muy sincera y cariñosamente a mi familia, mi señora, mis hijos, mis padres y mis hermanos, quienes han estado presentes siempre y en cada momento, tanto en los avances como en las dificultades. Este reconocimiento es también para cada uno de ellos.

El doctor Alexis Kalergis, junto a investigadores jóvenes de su equipo, en marzo del año 2020, previo al inicio de la pandemia en Chile. Foto: César Cortés - Dirección de Comunicaciones UC.

—¿Qué proyectos se abren para usted, su equipo y la universidad?

—Por el momento estamos concentrados en aportar desde la ciencia con herramientas necesarias para poder controlar la pandemia que nos aqueja por medio de vacunas seguras y capaces de inducir inmunidad protectora contra COVID-19. Esperamos que los proyectos en torno a SARS-CoV-2 en los que estamos trabajando y aquellos que abordan otras problemáticas de la salud de la población chilena y mundial que han quedado momentáneamente pausados se transformen en un aporte país para fortalecer las políticas públicas en salud, y que finalmente se traduzcan en un beneficio a nuestra población. Adicionalmente, hemos iniciado el desafío de desarrollar una “polivacuna”, que pueda conferir inmunidad simultáneamente contra varios virus respiratorios, incluyendo por supuesto el SARS-CoV-2 y el Virus Sincicial. Hemos avanzado bastante en la formulación de esta vacuna y en los análisis en modelos experimentales. Esperamos pronto iniciar la formulación de la vacuna de acuerdo a las buenas prácticas de manufactura, para poder iniciar las primeras pruebas clínicas durante el próximo año, en la medida que vayamos obteniendo buenos resultados y contemos con los recursos. Una vacuna como esta podría tener un gran impacto en la salud pública nacional y global.

Creo que contamos en la UC con todas las capacidades para lograrlo, con bases muy sólidas en ciencia básica, aplicada y clínica, y con una dirección transferencia y desarrollo reconocida a nivel nacional e internacional. También contamos con una extendida red de colaboraciones en Chile y en el mundo y con las capacidades humanas necesarias, incluyendo tanto a investigadores ya formados como investigadores en proceso de formación. A medida de que otras entidades, además del estado, inviertan en ciencia iremos desarrollando nuevas iniciativas capaces de traducir de forma expedita los frutos que disponen las universidades al beneficio de la sociedad, pero que requieren de una importante inyección de fondos para concretarse. Es muy importante destacar que esta iniciativa ha contribuido significativamente a la formación de estudiantes de carreras de ciencia, medicina y del área de la salud. Esta es una de nuestras misiones más importantes y con la cual todo el equipo científico esta muy comprometido.

"Este también es un reconocimiento para el gran equipo de investigadoras e investigadores jóvenes que me acompañan día a día en la labor científica, con quienes hemos trabajado intensamente durante toda la pandemia" - Alexis Kalergis, inmunólogo, Premio Abdón Cifuentes 2021.

—¿Trabajar con el estado y los privados será la tónica para lo que viene?

—Esta pandemia dejo en evidencia que la colaboración entre universidades, los distintos organismos del estado y el sector privado, fue relevante en la entrega de soluciones concretas al servicio de la comunidad. Gracias a esta sinergia somos capaces de evidenciar uno de los avances científicos más notables de nuestra historia, particularmente el desarrollo de vacunas contra COVID-19 en un tiempo récord y a la vez garantizando que estas sean seguras, de calidad y con una gran eficacia. Un claro ejemplo del éxito de la vinculación entre la ciencia, el Estado, el sector privado y la ciudadanía corresponde a la campaña de vacunación para COVID-19, la cual se debe en gran medida a que podemos contar con un número muy significativo de vacunas, gracias al convenio entre la UC y Sinovac resultando en un estudio científico-clínico que contó con el apoyo de la academia, el sector público y el sector privado. Los derechos del acuerdo entre la UC y Sinovac consistentes en el suministro temprano, prioritario y preferente fueron transferidos al Estado de Chile en un 100% por medio de un convenio entre la UC y el MINSAL. Esto permitió que nuestro país pudiese asegurar las vacunas necesarias para que nuestro país pudiera implementar una política para inmunizar a la ciudadanía contra COVID-19 y aprovechar así la oportunidad que cristalizó desde esta colaboración científica que se gestamos desde la UC.

Actualmente, el profesor Kalergis continúa reuniéndose con su equipo de casi 30 personas semanalmente. Participan estudiantes de pregrado, doctorado, postdoctorado, profesionales técnicos y administrativos. Previo a la pandemia, el equipo compartía y discutía temas científicos presencialmente, pero hoy esto continúa de manera ininterrumpida a través de la plataforma Zoom.

¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado