Skip to content

La apuesta UC por las tecnologías limpias


La UC forma parte del consorcio integrado por la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), ocho centros internacionales y otras once universidades, invirtiendo todas sus energías por desarrollar un plan concreto y coordinado, a través del Instituto de Tecnologías Limpias (ITL), que permita generar un verdadero impacto en la región de Antofagasta y el país.

photo_camera El nuevo Instituto de Tecnologías Limpias, que estará ubicado en Antofagasta, busca diversificar la matriz productiva (Fotografía: Wikimedia Commons)

La generación y almacenamiento de energía eléctrica -en baterías de ion litio, Na- a partir de fuentes renovables, como la radiación solar; y la utilización de esta energía en los procesos mineros, desalinización de agua y producción de hidrógeno, son algunos de los mayores desafíos en materia energética de Antofagasta. Una región donde la minería y la pesca son sus principales actividades económicas.

Es por esto que la Asociación para el Desarrollo del Instituto de Tecnologías Limpias (ASDIT) postula a implementar y liderar el Instituto de Tecnologías Limpias, una iniciativa cofinanciada por Corfo. El proyecto busca impulsar el desarrollo de actividades de investigación y desarrollo, transferencia de tecnología e innovación, asistencia tecnológica y técnica especializada, difusión tecnológica o generación de investigación e información de apoyo a la regulación y a las políticas públicas, en las áreas de energía solar, minería de bajas emisiones y materiales avanzados de litio y otros minerales.

El consorcio, liderado por la Corporación Alta Ley e integrado por la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA), ocho centros de investigación y once universidades del país -entre ellas la UC- está trabajando desde hace más de un año en el proceso de postulación al Instituto de Tecnologías Limpias (ITL). Todos los esfuerzos están puestos en desarrollar un plan robusto y coordinado con las diferentes instituciones partícipes, de modo de generar un gran impacto en la región de Antofagasta y el país.

“Para la Universidad Católica es un orgullo ser parte de este selecto grupo de instituciones que forman parte de ASDIT y poder aportar desde la investigación para transformar la industria minera y energética nacional, posicionando a Chile como líder mundial en enfrentar los desafíos del cambio climático y principal motor de la energía sustentable del mundo”, dijo el vicerrector de Investigación Pedro Bouchon.

Por su parte Víctor Pérez, director ejecutivo de ASDIT, sostuvo que “contar con el interés, apoyo y participación de esta gran cantidad de instituciones de enorme prestigio y reconocimiento a nivel nacional y mundial, significa una gran satisfacción para nuestro consorcio, ya que implica un gran aporte a la construcción de nuestra propuesta para el Instituto de Tecnologías Limpias”.

Para la UC es un orgullo "(...) poder aportar desde la investigación para transformar la industria minera y energética nacional, posicionando a Chile como líder mundial en enfrentar los desafíos del cambio climático y principal motor de la energía sustentable del mundo” - Pedro Bouchon, vicerrector de Investigación UC.

¿Qué es el Instituto de Energías Limpias?

El nuevo instituto, que estará ubicado en la Región de Antofagasta, apunta a diversificar la matriz productiva a través de la innovación, en algunas de las principales industrias del país y potenciar la transferencia de tecnologías e innovación. Contará con un presupuesto de US$ 193 millones más cofinanciamiento privado, para ser ejecutado en diez años, que se financia con fondos provenientes del “Contrato Salar de Atacama” y representa el mayor aporte del Estado en I+D, después del aporte proveniente del royalty minero.

El aporte de la Universidad Católica aquí puede ser muy valioso. “La UC ha liderado la creación de diversos centros en Chile, es también la universidad que más patentes ha solicitado en los últimos años, por lo que tiene experiencia y un ecosistema consolidado de desarrollo de proyectos con la industria. Esta experiencia es central para la creación del ITL”, explica René Rojas, investigador participante del proyecto y académico de la Facultad de Química y de Farmacia.

Además, “la UC cuenta con una infraestructura tecnológica del más alto nivel  y capacidades altamente calificadas para apoyar y desarrollar proyectos que resuelvan desafíos complejos de la industria”, añade el investigador. Sus aportes también tienen que ver con la transferencia de dichos desarrollos tecnológicos a la industria, y asegurar que este proyecto se construya teniendo con eje central el respeto por el medio ambiente y las personas.

“La UC ha liderado la creación de diversos centros en Chile, es también la universidad que más patentes ha solicitado en los últimos años, por lo que tiene experiencia y un ecosistema consolidado de desarrollo de proyectos con la industria" - René Rojas, académico Facultad de Química y de Farmacia.

Las instituciones que forman parte del consorcio ASDIT son: la Corporación Alta Ley, la Asociación de Industriales de Antofagasta y once universidades nacionales: Universidad Católica del Norte (UCN), Universidad de Antofagasta (UA), Pontificia Universidad Católica de Chile (UC), Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV), Universidad de Chile (UCH), Universidad de Concepción (UDEC), Universidad de Santiago (USACH), Universidad de Talca (UTALCA), Universidad de Tarapacá (UTA), Universidad Técnica Federico Santa María (USM), Universidad Adolfo Ibáñez.

Además integran el consorcio CSIRO de Australia, Fraunhofer y la Universidad Técnica de Freiberg de Alemania, NREL de Estados Unidos, Eurecat y Leitat de España y The Faraday Institution, junto con Imperial College of London del Reino Unido.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado