Skip to content
Concierto

Música, arte y literatura dramatizada estuvieron presentes en el Concierto “Soli Deo Gloria”


Estudiantes de distintas carreras estrenaron obras sacras en el Templo Mayor de Campus Oriente en este concierto de Adoración Eucarística.

Hombres tocando instrumentos, de primer plano se ve a uno tocando un violin.

Aproximadamente 50 personas dieron vida a la octava versión del concierto de adoración artístico “Soli Deo Gloria”. Compositores, músicos, intérpretes, artistas visuales y poetas entre otros, fueron los protagonistas de esta instancia, donde a través del arte, se dio gloria a Dios en un ambiente de recogimiento interior, en el que el Santísimo Sacramento entró al Templo Mayor del Campus Oriente mientras un cuarteto entonaba el canto “O Salutaris Hostia”.

Este año el concierto se centró en la contemplación de la Resurrección de Cristo, particularmente en los primeros momentos de aquella mañana que hace todo nuevo y en el que la pena y la duda van dando paso a la fe y la esperanza. De esta manera, la creación de los artistas se fundó en la reflexión en torno a este misterio central de la fe católica.

Tal como señaló el rector Ignacio Sánchez, esta es una instancia donde la comunidad universitaria se expresa de una manera emotiva y simbólica: “Es una manera de vivir en comunidad la fe, es una manera de expresarla, de poder compartir el arte también con quienes quieren, a través de su propia creatividad expresar su fe y sus pensamientos en términos de la adoración al Señor”.

Es una manera de vivir en comunidad la fe, es una manera de expresarla, de poder compartir el arte también con quienes quieren, a través de su propia creatividad expresar su fe y sus pensamientos en términos de la adoración al Señor”. Ignacio Sánchez, rector.


Las artistas visuales María Jesús Valenzuela e Isabel Margarita Wahl, estudiantes de la UC, estuvieron a cargo de la performance inicial y la escenografía, en la que a través de imágenes pintadas en madera, invitaron a los presentes a vivir la instancia como un gesto de comunión con los demás, especialmente con los difuntos, en la esperanza de la resurrección. De esta manera cada asistente puso simbólicamente en estas imágenes a una persona significativa, que luego en signo de desprendimiento, de ofrenda y confianza fueron puestas en el altar, a los pies del Santísimo.

Los alumnos Álvaro Bravo y Simón López, fueron los encargados de componer las obras corales y de ensamble, así como los estudiantes Emilio Jorquera, Ana Luisa Berríos, Micaela Paredes, Catalina Celis, Isabel Margarita Wahl y Pablo Sepúlveda se hicieron cargo de las obras literarias y su declamación durante la adoración Eucarística.

Los académicos William Child (Coro), Luciano Aliocha (ensamble), Roberto Onell (literatura) y Jorge Padilla (Artes Visuales) fueron parte fundamental en el proceso de creación artística, siendo un apoyo constante para los alumnos y guiándolos en sus respectivas áreas. 

William Child, académico del Instituto de Música UC señaló que “es una bonita experiencia estar ahí y participar activamente cantando (...) en el caso de la música siempre participar en alguna instancia tiene algo de positivo, en este caso tiene otro aspecto que es toda la parte religiosa. Probablemente hay algunos de ellos que si son religiosos entonces eso les llega más y puede que haya alguno que no lo sea. Sin embargo, el ambiente es especial, entonces todo ese ambiente influye y también llega.” 

Un poco más de seis meses fue el tiempo de preparación de este concierto, en el que se hicieron instancias de reflexión en torno a la Resurrección de Cristo, donde se ahondó en el significado de este misterio, para que los artistas pudieran trabajar el mensaje en sus obras. Luego vino la creación y ensayos, para que la puesta en escena fuera perfecta. 

Con este proyecto de la Pastoral UC en Campus Oriente, en conjunto con el Instituto de Música UC, se busca promover la composición de música sacra contemporánea. Desde sus inicios el año 2012, han participado alumnos, ex alumnos y académicos de la casa de estudios, componiendo música de cámara, creando textos poéticos y obras plásticas para ser estrenados en adoración a Dios en la Eucaristía y que son ofrecidas a la Iglesia y a Dios.

“Una instancia como el Soli Deo Gloria es una iniciativa muy importante del trabajo de la Pastoral especialmente vinculado con el Campus Oriente porque invitamos en una acción profundamente creyente, reconociendo la presencia de Cristo en la Eucaristía, a descubrir también cómo Él inspira en la inteligencia y en las capacidades de cada uno de nosotros. El poder en su presencia también es desarrollar nuestros propios talentos y poder hacerlo para compartir con la comunidad”, expresó el padre Guillermo Greene, capellán general UC.

SDG es la abreviación de la expresión “Soli Deo Gloria”, que en latín significa “Solo a Dios la Gloria”. Con estas iniciales, el compositor alemán Johann Sebastian Bach firmaba todas sus obras, con la intención de indicar que su trabajo existía para la mayor gloria de Dios.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado