Skip to content
Comunicaciones

Rayén Condeza: El rol de la tv educativa en la educación escolar


Ante la puesta “al aire” de la nueva señal digital TV Educa Chile, este 27 de abril, conversamos con la académica de la Facultad de Comunicaciones respecto de la apuesta a largo plazo de un canal educativo en Chile.

photo_camera Entre las funciones de la TV, la profesora Rayén Condeza destaca la de congregar, de modelar formas de convivencia respetuosa y de tolerancia. (Banco de fotos Pixabay)

- ¿Cómo desarrollar contenidos educativos que aseguren un alto estándar de calidad?

En primer lugar, creo que necesitamos preguntarnos por quiénes son nuestras audiencias y cuáles son sus características, motivaciones y necesidades, de manera de generar contenidos que les permitan reconocerse de manera protagónica, activa, de darles visibilidad. Desde luego eso debe combinarse con los lineamientos de formación y desarrollo establecidos por el ministerio de Educación, así como con las etapas de desarrollo generales de los niños, niñas y adolescentes. Pero no se trata, a mi parecer, de su traducción literal. 

Luego, están las grandes temáticas asociadas a la formación de las personas y a su desarrollo, que no se limitan a los objetivos del currículo nacional y en el que pueden contribuir otros ministerios, como el de salud, ciencia, deporte, desarrollo social y familia. Por ejemplo, si Chile presenta altos índices de sedentarismo y obesidad, los realizadores pueden considerar esa problemática social como un elemento a incluir en el desarrollo de una serie de televisión. 

También es necesario que generemos contenidos de calidad en base a reflexiones en torno a las grandes preguntas de nuestro tiempo, a lo que se busca como impronta en las nuevas generaciones, al sentido de nuestro pasar por el mundo, de nuestra relación con otros, con la naturaleza, con la “casa común” como dice el Santo Padre, entre otros elementos. 

Igualmente ese conocimiento de las audiencias, esas preguntas y la definición de temáticas, ocurre en un entorno social y cultural dinámico. En conjunto, todas estas acciones engloban la generación de contenidos pertinentes en relación con la edad (por lo tanto, algunos segmentados, otros generales), con el contexto en el que se desarrolla su vida cotidiana. Esto, en una sociedad global y con la promoción de determinados valores, tales como la convivencia con otros, la solidaridad, el respeto a las diferencias, la inclusión. 

La pertinencia de un contenido de calidad también da cuenta de la diversidad cultural y de las dinámicas socioculturales en las que vivimos y que compartimos con otros. Fenómenos como la migración, el cuidado del medio ambiente, la educación emocional y salud, la cultura, el arte, entre otros, pueden permear una formación más allá de la visión más tradicional de la educación. Tales como modelos que dan más relevancia a las matemáticas, al lenguaje, en desmedro de otras disciplinas, que la televisión puede abordar muy bien. 

Está también la particularidad congregadora de la televisión, en el sentido que también podemos pensar en historias con participación de enfoque familiar constructivo. Chile tiene mucho que avanzar, transversalmente, en educar contra la violencia psicológica, verbal y física hacia la niñez, la mujer y los adultos mayores. Esa brecha en la educación emocional y humanista abruma. En otros países se premia la producción de contenidos con equidad de género, como lo he podido ver de cerca como jurado del Festival internacional de TV Prix Jeunesse, con sede en Munich. 
 

"En una sociedad audiovisual se justifica plenamente la televisión educativa", dice Rayén Condeza (Foto: Facultad de Comunicaciones)
"En una sociedad audiovisual se justifica plenamente la televisión educativa", dice Rayén Condeza (Foto: Facultad de Comunicaciones)


- ¿Cómo la Universidad Católica podría aportar en esta propuesta educativa?

Recordemos que la televisión en Chile nace desde las universidades. Por lo que no solo la UC, sino las universidades en su conjunto, son irreemplazables en el aporte que pueden hacer a la implementación de esta señal y a su mantención en el tiempo. 

Uno de los roles de la televisión es formar a la niñez y a la juventud. Y este aporte lo encontramos en distintos ámbitos. En la formación profesional de creadores, comunicadores, artistas, especialistas en educación, salud y desarrollo de la infancia desde distintas disciplinas.  En  la investigación sobre TV educativa e infantil, o para la juventud. En asesorías de diseño y de contenido, desde distintas disciplinas, para producir programas con temáticas asociadas. En comités editoriales como el que entiendo TV Educa Chile tiene, de reciente formación. Como fuentes de información expertas. 

Al mismo tiempo, pensemos que las universidades son tal vez, en la actualidad, una de las principales generadoras de contenidos, en distintos ámbitos. Contribuyen a generar las grandes preguntas de nuestro tiempo. Si ejercitan la reflexión, el debate y el diálogo contribuyen a la democracia, a la cohesión social y al desarrollo de sociedades más plurales e inclusivas. Constantemente investigan y crean conocimiento de frontera. Se vinculan con el medio y contribuyen a solucionar problemáticas que afectan a las personas. Innovan y se renuevan en base al conocimiento que generan sus investigadores u otras casas de estudio y que se materializan en la formación de nuevas generaciones de profesionales. 

Actualmente, en la UC hay profesionales y docentes con experiencia anterior en producción y gestión en televisión educativa o cultural, que pueden contribuir, así como en políticas públicas. Además, se cuenta con un espacio consolidado de formación de magister y de capacitación de profesionales de distintas disciplinas en el área de la comunicación-educación, para generar contenidos desde ese prisma, así como proyectos en el área con redes internacionales que comparten esta visión. Junto con el Consejo Nacional de Televisión, CNTV, hemos organizado festivales de televisión infantil y seminarios internacionales que, en su momento, generaron mucha convocatoria y que podrían replicarse.

"Recordemos que la televisión en Chile nace desde las universidades. Por lo que no solo la UC, sino las universidades en su conjunto, son irreemplazables en el aporte que pueden hacer a la implementación de esta señal y a su mantención en el tiempo", afirma Rayén Condeza.


- Durante años se ha discutido el rol de la TV... A tu juicio, ¿es entretener, informar o educar?

Estos tres roles siguen siendo preponderantes y se han traducido en funciones sociales que se otorgan, e incluso mandatan a la televisión, como en el caso de Chile. 

Así pues, se habla de la formación de la niñez y de la juventud, de su rol en una sociedad democrática. Esos roles son tales, e incluso podríamos agregar otros, porque son constitutivos de las personas. En efecto, necesitamos estar informadas para cumplir la necesidad mínima de orientarnos en una sociedad, así como para tomar, día a día decisiones. La distensión, la diversión es igualmente importante para nuestra salud física y mental, por ello la relevancia de la función de entretención. Y la educación, que hoy es para y durante toda la vida, que puede lograrse con información y con entretención, nos permite encontrar el significado de nuestra vida y de nuestra comunicación con quienes nos rodean. 

Agregaría la función de congregar, de modelar formas de convivencia respetuosa y de tolerancia, entre muchas otras aristas que, en el caso de la televisión infantil y juvenil, se traducen en la formación de ciudadanos. La función de compañía también es muy importante. Por ejemplo, los adultos mayores, los profesores, los padres y madres de familia, no solamente los niños y los adolescentes. 
 

- ¿Se podría pensar en un canal educativo para el futuro como un complemento a la educación escolar, o programas como lo fue años atrás Teleduc? ¿Cómo se podría financiar un proyecto así? ¿Se justifica existiendo otras herramientas educativas a través de internet?

Si prospera la iniciativa de TV Educa Chile y se mantiene en el tiempo, podríamos tal vez referirnos a la existencia de ese complemento a la educación escolar. Financiar ese tipo de proyectos pasa por una decisión de política pública y de compromiso de una sociedad con sus niños, niñas, adolescentes, profesores, padres-madres, adultos mayores. Sobran los ejemplos. 

La BBC en Inglaterra, modelo de televisión pública es un ejemplo relevante. La PBS en Estados Unidos y TV Scuola, en Italia, otros. Los ejemplos de Corea del sur, de Japón, de China, también son interesantes. Su denominador común es su articulación con los ministerios de Educación, como en el caso de Francia. “Paka Paka” es una iniciativa argentina que ha demostrado pertinencia cultural y continuidad. México utiliza desde hace décadas ese recurso. 

En una sociedad audiovisual se justifica plenamente la televisión educativa. No excluye la educación a través de internet. Se complementan. Pero mientras las familias más vulnerables no tengan acceso a las mismas oportunidades de formación o a contenidos audiovisuales de calidad en distintas plataformas, la contribución de la televisión abierta es irreemplazable.

 

Conoce más sobre la opinión de la académica Rayén Condeza en los medios:

Entrevista en Paula.cl

Entrevista en Radio Sonar (jueves 16 de abril)

Entrevista en Radio Oasis (jueves 16 de abril, minuto 49 al 59)


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado