Skip to content
Universidades de La Araucanía

Llaman al diálogo y reconstrucción de relaciones con el pueblo Mapuche


En el contexto de conflicto y escalada de violencia que se ha vivido en el último tiempo en la región de La Araucanía, los rectores de casas de estudio de la región se unieron para impulsar un proceso de diálogo que permita reparar y reconstruir las relaciones entre el pueblo mapuche, la sociedad chilena y sus instituciones. El Centro Nansen para la Paz y el Diálogo, con sede en Noruega, aceptó la solicitud de actuar como intermediario en este proceso para establecer las bases de confianza.

photo_camera La UC, por medio de su campus Villarrica, también forma parte de este nuevo proceso para ayudar a resolver los conflictos de la región de la Araucanía. Imagen: Karina Fuenzalida.

Los rectores y rectora de las universidades de La Araucanía presentaron este martes un documento consensuado que llama al país a un urgente diálogo para resolver la situación de conflicto de la región.

En una conferencia de prensa virtual, hicieron un llamado formal para establecer un proceso de diálogo entre el pueblo mapuche y la sociedad chilena y sus instituciones. A la vez, enviaron una solicitud al Centro Nansen para la Paz y el Diálogo, con sede en Noruega, para que convoque, en forma independiente e imparcial, a los distintos actores de la zona, para la construcción de una hoja de ruta que pueda contener todos los temas que sean determinados, de acuerdo al desarrollo gradual del proceso. 

Precisamente al cierre de esta noticia, se recibió la respuesta de este centro, en la cual señaló: “Aceptamos la invitación y agradecemos la confianza depositada en nosotros. Coincidimos con ustedes en que se necesitan puntos de encuentro y generar confianza. A diferencia de la negociación y la mediación, que ponen énfasis en los resultados, el diálogo se enfoca en el proceso”. 

Alfredo Zamudio, director de la misión en Chile del Centro Nansen, expresó su convicción de que escuchar atentamente requiere tiempo, para dar espacio a lo sucedido, entender su impacto en el presente y encontrar posibilidades para el futuro. “Nuestros esfuerzos para este proceso de diálogo buscarán ser participativos y culturalmente pertinentes, lo que requerirá del apoyo de todas las personas, comunidades e instituciones de la región y del país. Realizaremos una visita a la región lo antes posible, dependiendo de las condiciones sanitarias, para dar inicio a una ronda exploratoria de conversaciones. Después de esa primera visita a la región, podremos informar sobre los próximos pasos”.

Gonzalo Valdivieso, director del Campus Villarrica de la Pontificia Universidad Católica de Chile, explica lo que se espera del trabajo con la institución extranjera: “La expectativa es que efectivamente podamos avanzar en un proceso de diálogo. No se trata de una negociación, sino que, de encontrarse a fondo con las problemáticas, las vivencias, los dolores y la desconfianza que hay en las personas que habitan en este territorio Wallmapu. No es una mediación”.

“Esto no trata de resolver los problemas aquí y ahora. Se trata de construir un proceso y en eso el Centro Nansen tiene una metodología. El proceso no nos asegura que vamos a tener la solución en cierta cantidad de tiempo, sino que nos invita a una conversación con un sentido y, a partir de ella, poder regenerar los tejidos sociales de esta región. La invitación es a encontrarse con esta pedagogía que nos pueda ayudar a resolver las diferencias que tenemos en esta región y que perdure en el tiempo”.

A sus palabras se sumaron las del rector Ignacio Sánchez quien manifestó la importancia de este paso que dan las universidades ubicadas en los territorios de la Araucanía. “Nuestro anhelo es que haya un éxito compartido en este nuevo camino a seguir, que nos permita salir fortalecidos como país, con todas sus culturas y habitantes. Desde la UC, estamos abiertos a  colaborar en esta iniciativa tan necesaria para que el diálogo y la paz se retome en la Araucanía e impacte positivamente a todo el país.

El texto fue presentado a la prensa de manera virtual.

“Nuestros esfuerzos para este proceso de diálogo buscarán ser participativos y culturalmente pertinentes, lo que requerirá del apoyo de todas las personas, comunidades e instituciones de la región y del país" - Alfredo Zamudio, director de la misión en Chile del Centro Nansen

Mundo académico en red

La unión de las instituciones de educación superior ha marcado un hito y dará fuerza al trabajo que se va a realizar. El rector Ignacio Sánchez, secunda la iniciativa diciendo: “Les deseamos todo el éxito en esta iniciativa y ponemos a disposición todo lo que se requiera de la UC para colaborar en este proceso tan necesario de diálogo y paz para La Araucanía”.

El documento consensuado de los rectores de la región de la Araucanía expresa diversas solicitudes y cambios. Uno de ellos es la necesidad de hacer un reconocimiento de los pueblos originarios a nivel global. “Las soluciones para los problemas actuales y del futuro, requieren de la amplia e inclusiva participación de todas las personas habitantes de Araucanía/Wallmapu y del país, en un diálogo sin exclusiones, para responder plenamente a las necesidades y derechos de la diversidad de su gente”, expresaron. 

En la conferencia de prensa, Aliro Bórquez, rector Universidad Católica de Temuco, señala: “Este documento resume la dolorosa situación de la región. Quienes convivimos en este territorio hemos sido testigos de la fragilidad histórica de las relaciones entre la sociedad mapuche, la sociedad chilena y las instituciones del Estado de Chile. Por la naturaleza del conflicto, se requiere entablar un nuevo trato que reconozca las deudas y ayude a reconstruir las relaciones. Los rectores que lideramos la labor de las casas de estudio que están emplazadas en la Araucanía nos sentimos en la necesidad de hacer un llamado amplio a buscar en forma conjunta las soluciones pacíficas”.

Héctor Vargas Bastidas, obispo de San José de Temuco y Gran Canciller de la Universidad Católica de Temuco, cuenta que hace varios meses comenzaron este trabajo de reflexión sobre lo que está ocurriendo en la zona. “Al poco andar tomamos la decisión de invitar a todas las universidades de la región para dar una respuesta de parte de todo el mundo académico. La sociedad entera de la Araucanía esta llamada a escucharse. Por eso queremos esta otra metodología de diálogo con intermediario que ha dado frutos internacionalmente. Hasta que no derribemos la desconfianza, esto no va a ser posible”.

Eduardo Hebel, rector Universidad de la Frontera, expresa: “La naturaleza del quehacer universitario nos permite poner a disposición de nuestra región recursos de los cuales disponemos, los conocimientos que generamos y también las redes de las que nosotros formamos parte. En ese sentido, hemos tenido la oportunidad de conocer la labor Centro Nansen que tiene una gran experiencia en esta materia y que hemos creído pertinente compartir con nuestra región. Dialogar para transformar, ese es el llamado que hacemos los rectores de la Araucanía. ‘El diálogo es para valientes’, dice precisamente el Centro Nansen”.

 

Los rectores solicitan que se reconozca la auténtica interculturalidad de la zona y del país

"El proceso nos invita a una conversación con un sentido y, a partir de ella, poder regenerar los tejidos sociales de esta región" - Gonzalo Valdivieso, director del Campus Villarrica de la Pontificia Universidad Católica de Chile

Los mensajes del documento

En el texto se declara que las situaciones de conflicto que afectan la convivencia en los territorios de la Araucanía son problemas estructurales que necesitan respuestas políticas: “Se requiere con urgencia un nuevo trato, con respeto mutuo tanto del estado de derecho como del estatuto consuetudinario de las naciones y pueblos. Se necesita respeto y reconocimiento hacia las autoridades ancestrales y territoriales”.  

Una de las acciones propuestas es incorporar en la nueva Carta Magna contenidos como el reconocimiento constitucional del pueblo mapuche y los pueblos originarios y dar empuje a una sociedad multicultural. “Creemos que hay que dar espacio para la reparación de la memoria, para construir en conjunto las formas de convivir y la creación de instrumentos que reconozcan la auténtica interculturalidad de los habitantes de la zona y del país”.  

El documento señala que el Estado de Chile tiene responsabilidad en el origen y la evolución de esta crisis. Por eso extienden el llamado a las autoridades de los tres poderes: el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. También hicieron el mismo llamado al pueblo Mapuche, a sus autoridades políticas y espirituales, territoriales y nacionales, a las y los constituyentes Mapuche y de la zona. 

Insistieron en que también deben participar la sociedad civil, organizaciones sociales, sector empresarial, sindical, agrícola, forestal, gremial, a las comunidades universitarias, estudiantiles y a la ciudadanía de Chile en su conjunto, a ponerse a disposición para la búsqueda de transformaciones pacíficas de los problemas que afectan a estos territorios.  

Una de las acciones propuestas es incorporar en la nueva Carta Magna contenidos como el reconocimiento constitucional del pueblo mapuche y los pueblos originarios y dar empuje a una sociedad multicultural

El texto fue firmado por: Aliro Bórquez, rector Universidad Católica de Temuco; Eduardo Hebel, rector Universidad de la Frontera; Rosemarie Junge, rectora Universidad Santo Tomás sede Temuco; Teodoro Ribera, rector Universidad Autónoma de Chile; Gonzalo Valdivieso, director Campus Villarrica de la Pontificia Universidad Católica de Chile; Emilio Guerra, vicerrector sede Temuco de la Universidad Autónoma de Chile; Gonzalo Verdugo, vicerrectoría regional sede Temuco de la Universidad Mayor; Juan Pablo López, director sede Victoria de la Universidad Arturo Prat; y Héctor Vargas Bastidas, obispo de San José de Temuco y Gran Canciller de la Universidad Católica de Temuco.

Lea el documento completo en este enlace


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado