Skip to content

Carta de rectores: violencia y atentado a la libertad religiosa


Siete rectores de universidades católicas se refieren a los recientes actos de violencia en contra de patrimonio cultural y religioso que significaron los incendios y vandalismo de la Parroquia de la Asunción y la Iglesia San Francisco de Borja en nuestra capital, a la que se suma ahora el atentado a la iglesia San Francisco de La Serena. “Lo que hemos visto requiere de una condena transversal de todos los partidos políticos y de sus dirigentes, -sin excepciones de ningún tipo-, ya que nos presenta un camino muy peligroso de intolerancia y violencia que no podemos permitir en nuestro país”, sostienen las autoridades en una carta que publica El Mostrador.

photo_camera Siete rectores de Universidades Católicas condenaron la violencia y hacen un llamado para que estos hechos no se repitan. Foto Dirección de Comunicaciones.

“El respeto a las creencias y a la libertad religiosa debe ser un valor, un bien muy preciado y cuidado por toda sociedad democrática. Recientemente, hemos presenciado violentas manifestaciones en las cuales el patrimonio cultural y religioso se ha dañado severamente. Y más importante aún, se ha agraviado a cientos de miles de católicos en lo más profundo de los valores que profesamos, nuestra fe y respeto por nuestros templos e imágenes religiosas. Esto se debe rechazar de manera enérgica, por ser un severo atentado contra la comunidad cristiana y la dignidad de nuestro pueblo.

"Es un severo atentado contra lo más profundo de nuestra fe y contra el respeto a la libertad religiosa, aspecto fundamental para vivir de manera libre nuestra espiritualidad. Es evidente que esta libertad religiosa debe ser uno de los pilares de la convivencia nacional"- rectores de universidades católicas

A los repudiables hechos del domingo recién pasado, que significaron los incendios y vandalismo de la Parroquia de la Asunción y la Iglesia San Francisco de Borja en nuestra capital, se suma ahora la vandálica destrucción del mobiliario y atentado contra la iglesia San Francisco de La Serena, un valioso templo que data del siglo XVI, construido en piedra, que es testimonio de nuestra arquitectura colonial, es decir, la presencia actual de nuestra historia entre nosotros. Este es otro acto de barbarie y destrucción que nos deja perplejos, nos produce un gran dolor por la afrenta que significa para nuestro país, que afecta a toda nuestra sociedad. Reiteramos que este es un grave ataque contra la cultura nacional y en especial contra la libertad religiosa en nuestro país. Es un severo atentado contra lo más profundo de nuestra fe y contra el respeto a la libertad religiosa, aspecto fundamental para vivir de manera libre nuestra espiritualidad. Es evidente que esta libertad religiosa debe ser uno de los pilares de la convivencia nacional.

Lo que hemos visto, requiere de una condena transversal de todos los partidos políticos y de sus dirigentes, -sin excepciones de ningún tipo-, ya que nos presenta un camino muy peligroso de intolerancia y violencia que no podemos permitir en nuestro país. La base en que se funda nuestra democracia es la paz y el rechazo a todo acto de violencia. Es vital explicitar que no existen razones para justificar la violencia en nuestra sociedad. Insistimos en que hoy, es hora de tener claridad en rechazar la violencia, -independiente desde dónde esta se genere-, y también es hora de poner de relieve la importancia del respeto a las diferentes creencias de nuestros compatriotas y de todos quienes viven en nuestro país.

"Lo que hemos visto, requiere de una condena transversal de todos los partidos políticos y de sus dirigentes, -sin excepciones de ningún tipo-, ya que nos presenta un camino muy peligroso de intolerancia y violencia que no podemos permitir en nuestro país. La base en que se funda nuestra democracia es la paz y el rechazo a todo acto de violencia"- rectores firmantes de  la carta

Hacemos un llamado para que estos hechos no se repitan, los que cobran especial importancia en los días en que la ciudadanía se prepara a participar de manera activa en un plebiscito de gran relevancia para nuestro país. Con la viva esperanza y convicción de poder construir un país en que las diferencias se expresen a través del diálogo y las vías democráticas, desde las universidades, -y de manera especial a partir de nuestra identidad de instituciones católicas-,  con un sentido de misión que se orienta al bien común, continuaremos aportando al diálogo y al encuentro personal de todos quienes formamos parte de nuestro país.

Hacemos un amplio llamado a avanzar en caminos de paz y fraternidad, condenando la violencia que tanto daño le hace a nuestra convivencia nacional”.

Ignacio Sánchez D., Rector, Pontificia Universidad Católica de Chile
Claudio Elórtegui R., Rector, Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
Jorge Tabilo A., Rector, Universidad Católica del Norte
Aliro Bórquez R., Rector, Universidad Católica de Temuco
Christian Schmitz V., Rector, Universidad Católica de la Santísima Concepción
Diego Durán J., Rector, Universidad Católica del Maule
P. Galvarino Jofré  A., sdb, Rector, Universidad Católica Cardenal Raúl Silva Henríquez

 


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado