Skip to content

Columna del rector: Información real en vacunas


El rector Ignacio Sánchez aborda la necesidad de contar con campañas comunicacionales bien dirigidas en redes sociales relacionadas con el proceso de vacunación, ya que esta es una vía de información relevante para que usuarios escépticos influyentes se transformen en una resistencia estructurada contra la vacunación, en especial ahora que la población más joven comenzará a vacunarse. “La campaña de comunicaciones propuesta desde la Mesa Social debe incluir material y videos que resalten el valor e importancia de las vacunas, junto a incentivar a los jóvenes a entregar información científica por las redes sociales”, sostiene en una columna que recoge La Segunda.

Vacunas contra el Covid-19. Foto Dirección de Comunicaciones.

photo_camera De acuerdo con el reciente informe de la Facultad de Comunicaciones de la UC, la mayoría de los usuarios escépticos y antivacunas son individuos que no se estructuran en comunidades de conversación o en movimientos organizados. Aunque muchos están aislados, manifiestan su fuerte emotividad contra las vacunas. Foto Dirección de Comunicaciones.

“Una adecuada información respecto de las indicaciones, seguridad, eficacia e impacto de las vacunas contra el covid-19 en esta grave pandemia es del mayor interés. Así, las campañas comunicacionales son claves. En este sentido, el análisis de la actividad en redes sociales relacionada con el proceso de vacunación es crucial, ya que esta vía de información es muy relevante. En el reciente estudio realizado por el Social Listening Lab Sol-UC de nuestra Facultad de Comunicaciones, se identificó a grupos de usuarios escépticos y reticentes a la vacunación de forma persistente, que usan tres tipos diferentes de argumentos: las dudas sobre la efectividad de vacunas de cierta marca u origen, el riesgo de efectos secundarios y las acusaciones de intencionalidad nociva.

De acuerdo con el informe, la mayoría de estos usuarios escépticos y antivacunas son individuos que no se estructuran en comunidades de conversación o en movimientos organizados. Aunque muchos están aislados, manifiestan su fuerte emotividad contra las vacunas. La comunidad escéptica más estructurada e influyente está configurada por usuarios que apelan a potenciales efectos nocivos y a la libertad de vacunarse. Lo anterior es muy dañino, ya que, si bien el nivel de actividad antivacunas se ha reducido con respecto a una investigación en agosto pasado, aún persiste un gran volumen de escepticismo y desinformación. Estos mensajes y usuarios escépticos se distribuyen en las redes de conversación, con temáticas y sospechas recurrentes, lo que intenta ser capitalizado por movimientos extremos y de teorías conspirativas para aumentar su reclutamiento.

"Reciente estudio realizado por el Social Listening Lab Sol-UC de nuestra Facultad de Comunicaciones, se identificó a grupos de usuarios escépticos y reticentes a la vacunación de forma persistente, que usan tres tipos diferentes de argumentos: las dudas sobre la efectividad de vacunas de cierta marca u origen, el riesgo de efectos secundarios y las acusaciones de intencionalidad nociva"- Ignacio Sánchez, rector

Por otra parte, los mensajes en favor de la vacuna son generados por instituciones, medios o personajes públicos de la salud, academia o políticos. Esto asegura su propagación, pero dificulta su penetración en las comunidades escépticas, ya que éstas dudan de toda autoridad. Además, la posición pro-vacunas no tiene una gran base de usuarios que generen mensajes espontáneos y descentralizados, lo que no colabora a aclarar los comentarios falsos.  

El riesgo actual es que este reservorio de usuarios escépticos se organice y forme una comunidad influyente de resistencia frente a la vacunación. Por esto, el estudio propone analizar las redes sociales para encontrar a estas comunidades escépticas y abordarlae.s de acuerdo con sus inquietudes, lenguaje y estructuras de conversación. Es importante prevenir que se transformen en una resistencia estructurada contra la vacunación, en especial ahora que la población más joven comenzará a vacunarse.

"El estudio propone analizar las redes sociales para encontrar a estas comunidades escépticas y abordarlas de acuerdo con sus inquietudes, lenguaje y estructuras de conversación. Es importante prevenir que se transformen en una resistencia estructurada contra la vacunación, en especial ahora que la población más joven comenzará a vacunarse"- Ignacio Sánchez, rector

La campaña de comunicaciones propuesta desde la Mesa Social debe incluir material y videos que resalten el valor e importancia de las vacunas, junto a incentivar a los jóvenes a entregar información científica por las redes sociales. Esta información veraz y oportuna siempre debe ser siempre la mejor respuesta”.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado