Skip to content

Especialistas destacan buen momento, pero llaman a cuidarse y vacunarse


En este nuevo reporte de ICOVID Chile, los y las expertas destacan que la positividad de PCR a nivel nacional "disminuye consistentemente" llegando a 1,4%, mientras que la ocupación de camas UCI a nivel nacional se mantiene en torno al 84%, confirmando su tendencia a la baja. Sin embargo, alertan de posibles brotes locales.

photo_camera El R efectivo a nivel nacional, que representa el número de personas promedio que puede contagiar un caso, ha ido sostenidamente en aumento desde mediados de julio. Crédito imagen: Reuters

El equipo ICOVID Chile, iniciativa liderada por la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile y la Universidad de Concepción, presentó su informe número 55 con análisis y datos de las dimensiones propuestas para monitorear la pandemia en el país, con información obtenida hasta el sábado 21 de agosto de 2021, proporcionada a través de un convenio con el Ministerio de Salud y el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación

Según el último reporte semanal, la dimensión de dinámica de contagios reveló que a nivel nacional, el indicador de carga llegó a aproximadamente 3,05 casos nuevos diarios cada 100.000 habitantes, manteniéndose en color amarillo del semáforo ICOVID Chile. Este valor se ve impactado positivamente gracias a la Región Metropolitana, que, al igual que las regiones de Coquimbo y Los Ríos, “ha tenido una baja significativa de casos esta semana”. 

No obstante, a nivel local, se advierte de un preocupante aumento significativo de casos ocurrido en la Región de O’Higgins, donde se observa un aumento de aproximadamente un 17% de casos nuevos diarios en comparación con la semana anterior. Por su parte, la Región de Aysén se encuentra en un nivel crítico: 31,1 nuevos casos diarios promedio en esta semana, frente a los 26,5 nuevos casos diarios en promedio observados la semana anterior.

Asimismo, a nivel nacional, el número de reproducción efectivo (R), que representa el número de personas promedio que puede contagiar un caso, se ha mantenido significativamente bajo 1 desde junio de este año. Sin embargo, “desde mediados de julio la transmisión ha ido sostenidamente en aumento, llegando a valores por sobre 0,85 esta semana. En doce regiones del país, el valor crítico del R (>1) está contenido en el intervalo de confianza (este indicador se vuelve más impreciso cuando hay pocos casos), lo que sugiere que podríamos tener brotes locales”, se lee en el reporte.

 

 

De hecho, Guillermo Cabrera-Vives, académico y director de la Unidad de Ciencia de Datos del Departamento de Ingeniería Informática de la Universidad de Concepción, explicó que “desde el punto de vista del número de nuevos casos, estamos viviendo una de las mejores semanas de la pandemia. Sin embargo, aún cuando la transmisibilidad es relativamente baja a nivel nacional, ha mostrado un aumento sostenido desde mediados de julio. Al mismo tiempo, la Región de O'Higgins esta semana muestra un aumento significativo de nuevos casos, mientras, en 12 de regiones el R efectivo se encuentra en un valor crítico. Esto sugiere que podríamos tener brotes locales, por lo cual debemos estudiar en detalle lo que ocurre en estas regiones durante la próxima semana”.

Con respecto a la dimensión de testeo, el número total de test PCR informados por mil habitantes por semana a nivel nacional disminuyó a 16,8 (equivalente a 2,4 test diarios por mil habitantes) en comparación a 17,0 la semana anterior y 17,5 hace dos semanas. "Las regiones con mayor nivel de testeo actualmente son Aysén (40,8), Arica y Parinacota (29,9) y Magallanes (29,8) y, las con menor nivel de testeo son la Metropolitana (12,8), La Araucanía (13,8) y O’Higgins (14,3)", detallan en el informe.

En tanto, la positividad de test PCR alcanzó un 1,4% promedio esta semana, aunque experimenta una disminución, comparado con el 1,7% promedio de la semana anterior y 1,9% de hace dos semanas. Se detalla en este reporte, que estos indicadores se refieren solo a test de PCR y no incluyen test de antígeno. Aproximadamente un 10% de los casos COVID-19 confirmados son por test de antígeno (más información aquí).

La dimensión de trazabilidad, en tanto, se mantiene sin grandes variaciones a nivel nacional. La consulta temprana, que muestra la proporción de personas que tuvieron una consulta médica dentro de los dos días desde que iniciaron síntomas, se ha mantenido en torno al 55% de logro desde octubre del año pasado. A nivel regional, sin embargo, se observan grandes variaciones con valores que oscilan entre 35% (Aysén) y 74% (Arica y Parinacota). 

Mientras, el tiempo de examen y laboratorio se mantiene en una proporción alta de resultados de pruebas PCR o de antígenos informados hasta un día después de la fecha de toma de muestra. “A nivel nacional, este indicador sigue bordeando el 80%, mientras que, a nivel regional, hay siete regiones que muestran este indicador en color amarillo, siendo Tarapacá y O ́Higgins las que tienen las proporciones más bajas (63%)”, detalla el reporte.

Finalmente, la confirmación temprana, indicador que sintetiza los tiempos de consulta temprana y laboratorio y se refiere a la proporción de personas (sintomáticas y sospechosas) cuyo resultado de test es informado a la autoridad sanitaria dentro de tres días desde el inicio de síntomas, mantiene la tendencia observada desde el mes de abril, situándose en torno al 55% de logro a nivel nacional. A nivel local, en tanto, Coquimbo (49%) y Antofagasta (51%) tienen las proporciones más bajas para este indicador.

En cuanto a la ocupación promedio de camas UCI a nivel nacional, se observa un alza marginal de 83,7% a 83,8% respecto de la semana anterior, aunque baja comparado con dos semanas atrás (85,3%), confirmando su tendencia a la baja observada desde comienzos de junio de este año. “La ocupación sigue siendo considerada alta (naranja), aunque en parte se explica porque ha bajado también el total de camas consideradas críticas y han aumentado la cantidad de hospitalizaciones no COVID-19”, explica el informe. 

A nivel local, las regiones con mayor uso de camas UCI son Valparaíso (91,9%), Coquimbo (88,2%), y Metropolitana (87,8%), mientras que las regiones con menor ocupación de camas UCI son Tarapacá (56,0%), Magallanes (57,1%), Aysén (58,6%) y Arica y Parinacota (59,5%). 

De hecho, la académica de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, Alejandra Fuentes- García, detalló que “la gran demanda de camas UCI por pacientes COVID-19 que ha caracterizado esta pandemia, ha mostrado una baja sostenida desde comienzos de junio de este año. Aunque la ocupación sigue siendo considerada alta (naranja), esta alta ocupación se explica, por una parte, por la disminución del número total de camas, y, por otra, por el cambio en el tipo de ocupación de estas camas. En efecto, las camas COVID-19 han experimentado una sustancial baja desde la primera semana de junio, en que ocupaban más del 70% de las camas UCI disponibles”. 

Además, la proporción de camas UCI con pacientes con COVID-19 alcanzó un 29,2% a nivel nacional esta semana, disminuyendo desde 32,0% respecto de la semana pasada y 36,6% hace dos semanas. Las regiones con mayor demanda hospitalaria asociada a pacientes críticos COVID-19 esta semana son Coquimbo (39,0%), Arica y Parinacota (32,7%), y Metropolitana (31,4%). Destaca Aysén, donde no hubo uso de camas UCI por pacientes COVID-19 (0,0%).

 

 

En esta línea, la tasa de variación semanal en hospitalizaciones COVID-19 a nivel nacional  muestra valores negativos (disminución en las hospitalizaciones) desde el 22 de junio, con un 14% de disminución el último día disponible (23 de agosto). Mientras el indicador de hospitalizaciones diarias promedio de pacientes COVID-19 en camas UCI según edades muestra una disminución relativa para todos los grupos considerados en comparación con la semana anterior. Se observan disminuciones de 16,0% para menores de 50 años (219 versus 261 casos), 16,1% para el grupo entre 50 y 69 años (448 vs. 534 casos) y 3,6% para el grupo sobre 70 años (280 versus. 291 casos).

La mortalidad por COVID-19 según grupos de edad, calculada a partir de los datos del Departamento de Estadísticas e Información de Salud del Ministerio de Salud, DEIS, (confirmados por laboratorio y probables), muestra que hubo una disminución de -5,1% en el grupo de mayores de 70 años (389 versus 410 personas fallecidas), -8,0% en el grupo entre 50 y 69 años (150 versus 163 personas fallecidas), y -35,2% en el grupo de menores de 50 años (35 versus 54 personas fallecidas) respecto de la semana anterior.

En cuanto a la cobertura de vacunación completa, ya sea con segunda dosis o dosis única (vacunas que solo requieren una dosis única), alcanza un 67,6% de la población total del país el 23 de agosto de 2021. A nivel regional, Magallanes (77,3%), Aysén (75,8%), Ñuble (75,1%), y O’Higgins (73,5%) logran las mayores coberturas de vacunación observadas. En contraste, las coberturas más bajas corresponden a Tarapacá (60,9%), Arica y Parinacota (63,0%), y Metropolitana (63,8%).

Asimismo, la cobertura con vacunas de dos dosis es de 90,0%, 90,5% y 80,1% para las personas mayores de 70 años, entre 50 y 69 años y menores de 50 años, respectivamente según la fecha más reciente disponible (23 de agosto). El grupo conformado por las personas menores de 50 años nuevamente fue el que tuvo el mayor incremento en la cobertura de vacunación completa durante la última semana (de 79,92% a 80,14%). 

 

 

Ante este escenario, el investigador en salud pública y académico de la Escuela de Gobierno de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Eduardo Undurraga, destacó que “es una gran noticia que un 67% de la población total del país ya haya recibido el esquema de vacunación completo. El grupo mayor de 40 años tiene una cobertura aproximada de casi 90%, y desde el 10 de agosto casi 6 de cada 10 dosis corresponden a refuerzo. Sin embargo, es muy importante recordar que, a pesar de estos avances, una proporción significativa de la población es aún susceptible a contagiarse por covid-19, incluyendo 1.8 millones de rezagados, y también personas entre 12 y 40 años”. 

En la misma línea, enfatizó que “la población susceptible, la efectividad de las vacunas en torno a 65% y otros factores de contexto, como presencia creciente en el país de variantes más contagiosas (como la Delta), los ambientes cerrados por frío, y relajamiento de medidas restrictivas, podrían resultar en nuevos brotes de contagio en los meses que vienen. Tenemos que seguir cuidándonos”.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado