Skip to content

Festival de Cine de Valdivia premia cinco producciones de exestudiantes UC


El grupo de exalumnos y alumnas de la carrera de Dirección Audiovisual UC ganó el Pudú de Oro de este certamen, destacándose en tres categorías distintas, con cinco piezas en competencia. Este importante certamen es una excelente vitrina para realizadores jóvenes, que buscan instalar sus trabajos en el circuito audiovisual internacional.

photo_camera En esta ocasión FIC Valdivia se realizó en formato híbrido. Créditos fotográficos: Festival Internacional de Cine de Valdivia.

Entre el 11 y el 17 de octubre se desarrolló la 28° versión del Festival Internacional de Cine de Valdivia, que este año implementó el formato híbrido, producto de la pandemia de Covid-19. Como cada año, varios estudiantes, exalumnos, exalumnas y docentes de Dirección Audiovisual UC (DAV) se hicieron presentes en este importante evento, que celebra al cine chileno e internacional y que, luego de una versión 2020 realizada 100% en línea, volvió a volcarse a las salas de la capital de la Región de Los Ríos.

“Fue un festival distinto, pues había poco público (muy poquitos estudiantes que generalmente llegan masivamente). Hubo funciones en solo tres salas y con aforo limitado. Sin embargo, se sentía la emoción de volver a estar en una sala de cine, viviendo un festival, viendo estrenos mundiales de películas que probablemente no podamos ver en salas en otros contexto desde Chile”, dice Carolina Urrutia, profesora de la DAV que estuvo presente en este certamen.

Tras varios días de visionado, el sábado 16 de octubre se llevó a cabo la ceremonia de premiación, y fue una noche con muchas buenas noticias para la Facultad de Comunicaciones UC, pues varios exalumnos recibieron el Pudú de Oro, estatuilla que entrega este festival, en las categorías en que participaron.

Algunos de los cortometrajes premiados fueron el resultado del proyecto de título de estudiantes de Dirección Audiovisual UC, realizados el año 2020, y sorteando el complejo contexto de pandemia.

“Nos sentimos muy contentos y conmovidos por el aporte artístico y público que ellos como exalumnos están contribuyendo al crear estas obras, ponerlas en circulación y afectarnos a todos con estas historias, de distintos modos”, dice Susana Foxley, directora del Departamento de creación Audiovisual de la Facultad de Comunicaciones.

Entre las obras ganadoras, está el trabajo de realizadores jóvenes pero que ya cuentan con una nutrida trayectoria, y que han participado en otras ocasiones del circuito de festivales. Claudia Huaiquimilla, Nicolás Videla y Diego Acosta, además de exalumnos, también han sido docentes de la facultad, y han contribuido desde esa vitrina al desarrollo de nuevas generaciones.

Por otro lado, entre las piezas premiadas también se encuentran obras que corresponden a trabajos de directores audiovisuales recientemente egresados. Es el caso de las obras de las directoras Camila Ortega y Catalina Etcheverry, cuyos equipos, además, están formados por compañeros de carrera, en labores de guión y producción, entre otros.

Los y las ganadoras son:

Competencia Largometraje

 
  • Mejor película: “Mis Hermanos sueñan despiertos”, de Claudia Huaiquimilla, exalumna y profesora DAV.
  • Mención especial del jurado: “Travesía Travesti”, de Nicolás Videla, productora Nicole Bonilla, ambos exalumnos DAV.

Competencia Cortometraje Infantil Latinoamericano

  • Primer premio: “La caja de mis memorias”, de Camila Ortega, producido por Emilia Rodríguez-Cano, ambas exalumnas DAV.
  • Premio especial del jurado: “Mi Papá Azul”, dirigido por Catalina Etcheverry y Producido por Elisa Reyes, ambas exalumnas DAV.

Competencia Largometraje Chileno

  • Mejor película: “Al Amparo del Cielo”, de Diego Acosta, exalumno DAV.

 

Para Camila Ortega, directora de “La caja de mis memorias”, ganadora de la competencia Cortometraje Infantil Latinoamericano, este premio fue una verdadera sorpresa.

“No me lo esperaba, desde que el cortometraje fue nominado ya era un honor el solo estar presente en la competencia. El haber ganado es casi como un sueño, lo tomo con humildad, con orgullo y como un reconocimiento muy especial. También con mucha alegría, sobre todo como una motivación para seguir creando piezas audiovisuales con sentido y para todo público, sin importar la edad que tengan”, dijo Camila Ortega.

En la misma categoría, “Mi Papá Azul”, dirigido por Catalina Etcheverry y producido por Elisa Reyes, ambas exalumnas de Dirección Audiovisual, obtuvo un premio especial del jurado.

“Estamos muy contentos con mi equipo y muy honrados de haber sido parte de un festival muy importante en Chile. Para mi carrera es bastante importante porque me abre las posibilidades a sentir que se puede llegar lejos, pero por sobre todo, contando historias que me hagan sentido. “Mi Papá Azul” venía mucho del corazón”, dijo Catalina Etcheverry sobre este reconocimiento.

Ambos cortometrajes fueron el resultado del proyecto de título de los dos equipos, realizados el año 2020, y que sortearon el complejo contexto de pandemia.

“Estos proyectos surgen del compromiso profundo, del interés investigativo y del trabajo colaborativo de los equipos docentes y los estudiantes que se disponen con toda su capacidad, y que en este caso superaron todos los obstáculos que les puso la pandemia, para desarrollar proyectos en la última etapa de su carrera, y que tenían temáticas complejas como el abuso sexual sobre niños o el suicidio adulto. Estos directores y directoras sienten un compromiso de vehiculizar a partir de sus propias voces y miradas lo que les ocurre a otros, pero nos afecta a todos”, comenta la profesora Foxley.

Las jóvenes realizadoras que triunfaron en la categoría cortometraje coinciden en que su paso por la Facultad de Comunicaciones fue muy significativo para poder desarrollar las obras que triunfaron en Valdivia.

 “De mi paso por FCOM, lo que más agradezco es el espacio para poder contar historias de forma libre. Si no hubiese sido por eso quizás no hubiera encontrado mi voz, que está ligada a la animación. También quiero agradecer a los profes, en especial a Sebastián Bisbal y Elisa Eliash, que nos motivaron a no dejar la idea. En contexto pandemia, los profes fueron muy comprensivos”, explica Catalina Etcheverry.

Sobre el camino en la carrera de Dirección Audiovisual, otra de las ganadoras de FIC Valdivia rescata cómo esta carrera le brindó una cercanía y conocimientos de creadores locales en la escena del cine chileno. 

Haber estado en Dirección Audiovisual y ser parte de la FCOM es sin duda una de las mejores decisiones que he tomado. Conocí a gente maravillosa, aprendí muchísimo y fue una muy bonita experiencia. Y una de las cosas que más agradezco son los y las profesoras que tuve en la universidad, aprender de cineastas y productores del cine chileno actual, académicos y profesores estudiosos del mundo audiovisual marcaron mi forma de ver el cine, de entenderlo, de trabajarlo, de apreciarlo”, dice Camila Ortega.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado