Skip to content

Pensemos distinto, construyamos juntos


Los rectores Ignacio Sánchez (UC) y Ennio Vivaldi (Universidad de Chile) contextualizan la relevancia del futuro plebiscito del 25 de octubre. Impulsores del proyecto “Tenemos que hablar de Chile”, las autoridades explican la importancia de avanzar en un nuevo pacto social, uno que se construya mucho más allá de las urnas y que requerirá considerar los dolores y deseos de la ciudadanía, situándolos de una vez por todas en el centro de todos los debates.

photo_camera "Es más urgente que nunca mirar a Chile no desde el miedo, sino desde la esperanza. Una esperanza que incorpora las preocupaciones y malestares que sufrimos cotidianamente, pero que al mismo tiempo es consciente de que tenemos mucho por hacer y lograr juntos", sostienen las autoridades.

En unos días más tendremos la oportunidad que nos da la democracia de expresar mediante el voto nuestra voluntad sobre el futuro de Chile y, a través de este hito histórico, sostener una conversación sobre el país que hemos sido y el que queremos ser. Lo haremos en el contexto de un mundo que vive inmensas transformaciones y de cara a un país que enfrenta urgentes desafíos.

"Durante los últimos seis meses, con la conducción de las universidades Católica y de Chile, y junto al respaldo de cientos de instituciones y organizaciones de la sociedad civil, promovimos y/o participamos en un masivo proceso de diálogo social, que puso a conversar sobre el futuro de Chile y a través de internet a miles de personas distintas y que no se conocían"- rectores Ignacio Sánchez y Ennio Vivaldi.

Este hito democrático, además, se enmarca en un diagnóstico extendido desde la ciudadanía a los liderazgos de múltiples sectores: es fundamental avanzar en un nuevo pacto social, que se construye mucho más allá de las urnas y que requiere de manera urgente, recoger los dolores y deseos de la ciudadanía, situándolos de una vez por todas en el centro de todos los debates.

Son tiempos muy difíciles. Por eso es más urgente que nunca mirar a Chile no desde el miedo, sino desde la esperanza. Una esperanza que incorpora las preocupaciones y malestares que sufrimos cotidianamente, pero que al mismo tiempo es consciente de que tenemos mucho por hacer y lograr juntos.

Esa ha sido nuestra experiencia. Durante los últimos seis meses, con la conducción de las universidades Católica y de Chile, y junto al respaldo de cientos de instituciones y organizaciones de la sociedad civil, promovimos y/o participamos en un masivo proceso de diálogo social, que puso a conversar sobre el futuro de Chile y a través de internet a miles de personas distintas y que no se conocían.

Dos aprendizajes: la diversidad y su potencial

El resultado de esas miles de conversaciones todavía se encuentra en desarrollo. Pero dos aprendizajes ya han surgido con mucha fuerza.

El primero es que nuestras miradas sobre la sociedad son mucho más diversas de lo que creemos. Chile surge de estas miles de conversaciones como una comunidad muy heterogénea en nuestros orígenes, experiencias de vida, costumbres, preferencias políticas y visiones sobre nuestra sociedad. Somos un país, pero en él conviven incontables miradas, credos y realidades.

El segundo aprendizaje es que esa diversidad no es un problema, sino una gran fuente de riqueza, lo que comprenden las miles de personas con las que hemos conversado. No es fácil procesar esas diferencias. Muchas veces surgen conflictos, y así lo hemos experimentado en el proceso, pero eso no quiere decir que nuestras diferencias deban convertirse en divisiones.

El día después del plebiscito 

Por ello escribimos esta carta pensando en el día después del plebiscito, es decir el próximo 26 de octubre. ¿Será una jornada de triunfadores y vencidos? A nosotros nos gustaría que ese día le demos un impulso definitivo a la construcción de un mejor país, basado en la confianza y la convicción de que la inmensa mayoría de las chilenas y chilenos quiere lo mejor para todos y está abierta a buscar las múltiples formas de lograrlo. Y por sobre todo, dispuesta a realizar el trabajo de largo aliento que implica hacer cambios profundos para nuestra sociedad.

"El próximo 26 de octubre. ¿Será una jornada de triunfadores y vencidos? A nosotros nos gustaría que ese día le demos un impulso definitivo a la construcción de un mejor país"- rectores Ignacio Sánchez y Ennio Vivaldi

Una nueva realidad que asuma que podemos pensar distinto, pero que necesitamos construir juntos. Que comprenda que en escuchar y entender al otro hay una riqueza para crecer. Un futuro que sea elaborado no en base a un juego de quién acapara más poder, sino que a partir de un mandato ciudadano para construir un proyecto común en el que todas y todos nos sintamos parte.

Ignacio Sanchez, rector Pontificia Universidad Católica de Chile
Ennio Vivaldi, rector Universidad de Chile
 


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado