Skip to content
Visión Informa

Daniel Gajardo, Premio Espíritu UC: "Quiero trabajar por un país más igualitario"


El estudiante es matemático, le interesa la interdisciplina y considera la opción de formarse en Ciencias Sociales.

Imagen de joven sonriendo a la cámara

photo_camera Daniel Gajardo obtuvo triple puntaje nacional el momento en que rindió la PSU. Crédito de foto: archivo personal Daniel Gajardo.

Los días de Daniel Gajardo, Premio Espíritu UC 2020, parecen tener de más de 24 horas, a juzgar por las múltiples actividades que realiza y por los resultados que logra en los distintos frentes. Un ejemplo es cuando rindió la PSU y obtuvo puntaje nacional en Matemáticas.

El reconocimiento que acaba de obtener Daniel, se entrega anualmente desde 2003 al estudiante de pregado que a lo largo de su etapa universitaria haya estado abierto a las distintas dimensiones de lo humano, además de poseer un destacado rendimiento académico. El garladonado recibe una estatuilla de bronce de 25 centímetros inspirada en el Sagrado Corazón de Cristo de campus San Joaquín. 

La lista que da cuenta del extraordinario rendimiento de este estudiante es larga, e incluye haber sido el mejor egresado de su generación en el Colegio Polivalente Domingo Matte Mesías, de Puente Alto; y en la UC haber recibido Beca de Honor por varios años, amén de otros premios de la Facultad de Matemáticas.

Le cuesta hablar de sí mismo, pero de a poco va contando su historia. Relata que su abuela se asombraba con este niño que siendo muy chico inventaba sistemas para llevar cuentas con símbolos que no eran números. Fue ella quien lo introdujo en el mundo de lo abstracto. Era profesora de la Facultad de Matemáticas de la UC. Y tanto le gustaron a Daniel las ecuaciones y teoremas, que durante los veranos nunca dejó de participar en los cursos de matemáticas de Penta UC.

Cuando rindió la PSU, Daniel Gajardo, el nuevo Espíritu UC obtuvo puntaje nacional en la prueba de Matemáticas.

Su encantamiento con esta disciplina no le ha impedido realizar otras actividades simultáneamente. Así, por ejemplo, es un ávido lector; tocaba flauta traversa en sus años de escolar, y sigue siendo un orgulloso scout. “Esta organización ha sido muy importante en mi vida. Se trabaja por la paz, por los otros, por el planeta”, cuenta Daniel. En este ámbito, una experiencia importante fue representar a Chile en un encuentro de scouts en Japón en el 2015, para conmemorar los 70 años de Nagasaki e Hiroshima. 

Vocación heredada

Otro foco de interés al que Daniel dedica mucho tiempo y energía – no es menor lo del tiempo, porque vive en Pirque- son las actividades de ayuda social. Su madre, quien es asistente social en Puente Alto, ha sido especialmente influyente en esto.

En los 22 años de vida de Daniel, preocuparse por otros ha sido una constante. Esta inquietud la ha canalizado de distintas formas, ya sea siendo parte del programa de Apoyo a la Inserción Universitaria, PAI UC, o ayudante en la Sala de Ayuda Matemática, SAM. O bien en actividades en su Parroquia Santa María Magdalena de Puente Alto que, entre otros programas, mantiene comedores solidarios, o en la Pastoral UC, participando en proyectos como Misión de Vida, que se realizan en invierno en distintas zonas; o en la Pastoral de Ciencias Exactas. Y cuando la Facultad de Matemáticas organizó talleres de Matemáticas Entretenidas en el Centro de Internación Provisoria San Joaquín, del Sename, Daniel participó.

Su encantamiento con esta disciplina no le ha impedido realizar otras actividades simultáneamente. Así, por ejemplo, es un ávido lector; tocaba flauta traversa en sus años de escolar, y sigue siendo un orgulloso scout.

“Fue una experiencia muy marcadora. Vi realidades duras de muchos jóvenes que han sido abandonados por la sociedad y por el Estado. Es algo que me hizo reflexionar mucho”. En su aproximación a estas situaciones también influye su forma de vivir la fe. “Trato de centrarme en Cristo y en su mensaje de predilección por los más necesitados y vulnerables”. 

También le interesan las organizaciones estudiantiles y por eso integró el Centro de Estudiantes de la Facultad de Matemáticas, y participa lo que más puede en instancias sociopolíticas que se generan dentro de la universidad, como las asambleas. 

“Fue una experiencia muy marcadora. Vi realidades duras de muchos jóvenes que han sido abandonados por la sociedad y por el Estado. Es algo que me hizo reflexionar mucho” - Daniel Gajardo, Premio Espíritu UC.

En su opinión, es una señal esperanzadora lo ocurrido en Chile en octubre. “La sociedad no podía seguir como estaba. Se necesitan grandes cambios estructurales” acota este alumno de primer año de Magíster en Matemática. Su visión crítica también aborda a la universidad y puntualiza varios aspectos que, a su juicio, deberían modificarse, -como el sistema de gobierno de la institución-, a la vez que propone medidas para apoyar a los alumnos con dificultades económicas.     

Sobre sus planes a futuro, dice que una opción es, cuando termine el magíster, seguir con el doctorado y trabajar en investigación matemática. Pero también le atrae la idea de formarse en Ciencias Sociales. “Me gustaría hacer un aporte interdisciplinario”.  

Daniel considera que es un privilegio estudiar en una universidad de calidad y por lo mismo corresponde cuestionarse ese privilegio y ponerse al servicio de la sociedad. “Es un compromiso que tengo. Quiero trabajar por un país más igualitario”.   

*Correción: en la plataforma de este newsletter, Visión Informa, se dijo erróneamente que Daniel Gajardo había sido triple puntaje nacional. Fue puntaje nacional sólo en la prueba de Matemáticas. 

Para más noticias publicadas a través de Visión Informa revise el siguiente enlace aquí.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado