Skip to content

UC crea el primer magíster en Trabajo Social Clínico de Latinoamérica


Tras un año en que las salas de urgencia y las atenciones médicas lidiaron con la presión de una pandemia, la Escuela de Trabajo Social aprobó un nuevo programa de estudios para enfocarse en este tipo de acompañamientos terapéuticos.

photo_camera Durante los meses de invierno, la Escuela de Trabajo Social creó el programa Reconectando, para apoyar a los recintos de salud en la pandemia.

En julio de este año, cuando Chile vivía el peak de la pandemia, 70 trabajadores sociales se integraron a los servicios de salud metropolitanos. Divididos en diferentes recintos médicos, estuvieron en la primera línea de esas atenciones por covid-19, organizados bajo el proyecto Reconectando, que impulsó la Escuela de Trabajo Social UC. Hoy, a casi seis meses de esa experiencia, desde aquí se está planificando una nueva especialización académica para este tipo de situaciones.

Esta apuesta curricular del Magíster de Trabajo Social Clínico UC partirá en el segundo semestre de 2021, y sería una especialización profesional única en Chile y Latinoamérica.

La decisión tras este programa de estudios venía fraguándose previo a la pandemia, pero fue con Reconectando que el equipo académico de esta unidad evidenció aún más la necesidad de conocimientos específicos en el área clínica.

“El impulso para este nuevo magíster está muy asentado en la falta de acceso a servicios más complejos que hay en la población más vulnerable. Con esa falta de sofisticación de los servicios, nos dimos cuenta que los profesionales de Trabajo Social atendían problemas de sufrimiento humano que requerían otras habilidades terapéuticas”, dice Carolina Muñoz, directora de la Escuela de Trabajo Social de la UC.

La idea de este plan de estudios especializado es poder acompañar a las personas con un conocimiento interdisciplinario, apoyado en colaboración con las escuelas de Psicología y Medicina de la universidad.

“El trabajador social siempre ha sido un profesional que interviene en contextos de urgencia y desastres, y en este caso, en una pandemia, los trabajadores sociales necesitaban contar con herramientas de acompañamiento para los pacientes con covid-19 y, sus familias, y en otras falencias del sistema de salud. Se trata de un acompañamiento de terapias breves o procesos de duelo, de manejo de información delicada y difícil para las familias, supervisión de recursos y apoyo en la administración de casos”, explica Carolina Muñoz.

"Nos dimos cuenta que los profesionales de Trabajo Social atendían problemas de sufrimiento humano que requerían otras habilidades terapéuticas"- Carolina Muñoz, directora Escuela Trabajo Social UC

 

En estos contextos, este magíster permitirá adquirir destrezas interdisciplinarias desde la psicología y la medicina. Crédito: Escuela de Trabajo Social UC.


Nuevos conocimientos, nuevos enfoques

Con esa misión de entregar esa mejora sustancial en la atención de las personas, la Escuela de Trabajo Social consideró que era clave incorporar a lo largo de todo este magíster una mirada de interculturalidad y un enfoque de género.

“La propuesta tiene esos dos ejes transversales. Los contenidos desarrollados en este magíster contemplan en todas las asignaturas ambos enfoques. Los trabajadores sociales requieren hoy de esta formación especial. Tenemos una convicción como escuela que hoy el desarrollo humano ya no se entiende por el crecimiento económico. Ahora se ve de una manera más compleja, que habla de un bienestar positivo de las personas donde las relaciones humanas son clave", dice Carolina Muñoz, y continúa:

"Esa convivencia que está tan dañada en nuestro país genera una sensación de malestar. No basta asegurar el acceso a bienes y servicios materiales, sino que es necesario generar relaciones terapéuticas. Como escuela ese tipo de intervención es nuestro sello en Trabajo Social”, asegura la académica.

Este magíster, además de contar con estos ejes curriculares, será dictado en alianza con la Universidad de Texas, en Austin. A lo largo de cuatro cursos incluidos en la malla del Magíster de Trabajo Social Clínico, los estudiantes podrán también obtener una experiencia de co-docencia con académicos de esa sede, y un certificado de educación con la institución estadounidense.

“La idea es que los profesionales que hagan este magíster puedan diseñar intervenciones sociales clínicas e integrar equipos interdisciplinarios, para abordar temas como cuidados paliativos, afrontamiento de pérdida y duelo. Esa posibilidad se abre en este programa: integrar otras ramas para esta asistencia social. La meta es tener un conocimiento de frontera que contribuya al medio social, que promueva la dignidad y la justicia social para las personas”, describe Olaya Grau, académica de Trabajo Social involucrada en la elaboración de este nuevo programa académico.

"No basta asegurar el acceso a bienes y servicios materiales, sino que es necesario generar relaciones terapéuticas. Como escuela ese tipo de intervención es nuestro sello en Trabajo Social"- Carolina Muñoz, directora Escuela de Trabajo Social UC


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado