Skip to content
Cine UC

30 años del Cine UC


El equipo del Cine UC dará inicio a la temporada 2020 con estrenos exclusivos, festivales y cintas internacionales. Luego de un proceso de reacondicionamiento de sus instalaciones, además de exhibir películas, el cine será utilizado para algunos cursos de pregrado.

Sala del Cine UC con asistentes mirando la pantalla, del festival Europa Ya.

photo_camera El Cine UC cuenta con un proyector para cine digital, otro para 35mm, y proyectoras de 16 y 8mm para las actividades que lo requieran. Banco de imágenes.

Desde los últimos meses de 2019, el país se vio enfrentado a una crisis política y social cuyo alcance aún estamos midiendo. Sin duda, uno de los polos más afectados de la ciudad de Santiago fue donde se ubica la Casa Central de la Universidad Católica y, por consiguiente, el Centro de Extensión con sus galerías de arte y su sala de cine. Mantener las puertas abiertas hacia la Alameda en aquellos días, con las galerías y el cine funcionando constituyó un verdadero desafío, dado el riesgo que esto implicaba. Más aún, luego del incendio y pérdida total del Centro Arte Alameda en diciembre pasado. Pero este doloroso acontecimiento no hizo más que reforzar el compromiso de la Dirección de Extensión Cultural UC –y especialmente del Cine UC– por continuar aportando a la comunidad con un espacio para la difusión de la cultura.

Con este espíritu, es que el equipo del Cine UC ha estado trabajando para dar inicio a la temporada 2020 con nuevos bríos y nueva sala. A principios de diciembre el cine cerró sus puertas para iniciar un proceso de reacondicionamiento de sus instalaciones –cambio de alfombra, butacas y luminarias, entre otros–, con el objetivo que, además de exhibir películas, pueda ser utilizada para algunos cursos de pregrado. La sala continuará con estrenos, ciclos y festivales, pero con nuevos horarios: martes a viernes, a las 18.30 hrs. y 20.30 hrs.; sábados, a las 15.30, 18.30 y 20.30 hrs y domingos, a las 15.30 y 18.30 hrs.

“La idea es seguir potenciando el eje cultural que se viene creando en este barrio desde los años 80, en el cual la UC aparece en escena el 88 con la construcción del Centro de Extensión, en Alameda 390”-Daniela Rosenfeld, directora de Extensión Cultural UC.

La programación del primer semestre del año estará marcada por estrenos exclusivos y festivales. Entre el 6 y el 22 de mayo arrancará el 44° Festival Cine UC en el cual, como es tradición, se exhibirá de manera exclusiva una muestra de lo mejor del cine independiente mundial, además de las selecciones de las mejores películas chilenas y extranjeras estrenadas a fines del año pasado y comienzos de 2020. También, hay preparado un foco especial dedicado a una importante figura del cine mundial. Luego del Festival Cine UC, la sala pasará a ser sede, entre el 23 y 25 de mayo, del 16° IN-EDIT, importante festival de documentales de música.

La sala continuará con estrenos, ciclos y festivales, pero con nuevos horarios: martes a viernes, a las 18.30 hrs. y 20.30 hrs.; sábados, a las 15.30, 18.30 y 20.30 hrs y domingos, a las 15.30 y 18.30 hrs.

Para el 2020 también está contemplado el estreno de cintas que tuvieron una exitosa presencia en certámenes de cine internacionales como Cannes, Venecia o Berlín. Un adelanto es la más reciente película del director, actor y guionista palestino Elia Suleiman, “De repente, el paraíso” (It Must be Heaven, 2019), en la cual el cineasta aborda temas tan contingentes como la diferencia de clases, la migración, la ansiedad y la violencia en las relaciones entre Palestina y occidente. Todo esto a través de las aventuras del personaje mudo al que interpreta el propio Suleiman, el cual deambula por París y Nueva York observando las cosas absurdas del mundo que le rodea. La película recibió el premio de la crítica en el Festival de Cannes 2019.

Entre el 6 y el 22 de mayo se realizará el 44° Festival Cine UC: muestra de lo mejor del cine independiente mundial y selección de las mejores películas chilenas y extranjeras estrenadas a fines del año pasado y comienzos de 2020.

“La idea es seguir potenciando el eje cultural que se viene creando en este barrio desde los años 80, en el cual la UC aparece en escena el 88 con la construcción del Centro de Extensión, en Alameda 390”, señala la directora de Extensión Cultural UC, Daniela Rosenfeld. 

Alameda 390

A principios de los 90, el entonces programa Cine UC -junto a proyectos como el Cine Arte Normandie y El Biógrafo- se transformó en un faro para un público que buscaba películas con un mayor valor estético y audiovisual y cuyas problemáticas fueran abordadas de una forma más crítica y profunda. Muchas veces estas cintas eran complementadas con charlas y foros a cargo de destacados críticos e investigadores audiovisuales, además de material analítico y valorativo, lo cual hacía de esta sala única en su tipo. Asimismo, estos cines se transformaron en un nicho para las distribuidoras más pequeñas e independientes de la época, cuyas películas no eran para un público masivo y no encontraban espacio en las salas más comerciales, lo cual sigue ocurriendo hasta hoy.

“En esa época llegaban muy pocas cintas de valor cinematográfico porque empezó el tiempo de la farándula y de dar películas que tenían éxito por los premios Oscar. El Cine UC fue importante porque en esos momentos la Universidad Católica era la única que daba cuenta del cine y que se preocupaba de darle un espacio. No había otras, estaban más bien retraídas en ese aspecto”, recuerda Alicia Vega, investigadora de cine, quien se desempeñó como profesora de Apreciación Cinematográfica en diversos centros docentes de la UC.

Desde mediados de los años 70 el Programa Cine UC ya se había organizado en torno a actividades relativamente regulares de exhibición cinematográfica en los campus, en el ex cine Dante y en el Teatro UC. Estas se amparaban, en gran medida, en el apoyo de los archivos audiovisuales de los institutos binacionales, entre ellos el Servicio Audiovisual Alemán - desaparecido como tal a comienzos de los 90-, y los archivos fílmicos de las embajadas de Francia y España, entre otros, además del aporte de coleccionistas privados. Gran parte de esa línea de trabajo se mantuvo y amplió en 1988, cuando las actividades se trasladaron definitivamente de Plaza Ñuñoa a las recién terminadas instalaciones del Centro de Extensión y pudo desarrollarse de manera más unificada y constante en la Sala Blanca, como se bautizó la sala de cine en ese momento.

José Román, académico y crítico de cine que participó desde los inicios en el programa de cine de la universidad señala que “este programa era bastante avanzado, ya que combinaba la difusión cinematográfica con la academia accesible para la gente. No era una academia enclaustrada y no era para seguir una carrera, pero sí abrió la posibilidad a muchos de tener una aproximación más informada de una dimensión estética importante, en donde la UC se expresaba a través de esto”.  

“El programa era bastante avanzado, ya que combinaba la difusión cinematográfica con la academia accesible para la gente” - José Román, académico y crítico de cine

De una programación esporádica, el Cine UC pasó a tener actividad más constante, con grandes estrenos y funciones diarias. Sin duda, una de las actividades más importantes – y que se llevan a cabo hasta hoy- es el Festival Cine UC, que este año cumple 44 ediciones. Esta tradicional muestra de cine del verano que, en un principio era principalmente un resumen de los mejores estrenos del año elegido por un jurado y que se llevaba a cabo en el Teatro UC o en la sala Dante, pasó a tener su propia sede oficial en Alameda 390. 

“El año 99 fue mi primer festival como proyeccionista en la UC y recuerdo que estrenamos la cinta de Alejandro Amenábar ‘Abre tus ojos’, y esto fue un año antes de su estreno en Chile. Fue tanto el revuelo, que por función quedaban unas 100 personas afuera”, cuenta Byron Cabezas, proyeccionista de la sala, considerado uno de los mejores del país.

Continúa: “Estrenamos cintas como “La comunidad” (de Álex de la Iglesia) y “Bailarina en la oscuridad” (de Lars von Trier), ambas en funciones llenas y agotadas. También fuimos la sede oficial del Festival Internacional de Documentales de Santiago (Fidocs) durante muchos años. En el marco de ese festival se exhibieron películas controvertidas como ‘Salvador Allende’ y ‘El caso Pinochet’ (ambas de Patricio Guzmán) y ‘El diario de Agustín’ (de Ignacio Agüero). Recuerdo también que quedó la crema cuando dimos ‘Vampiros en la Habana’ (de Juan Padrón), mucha gente se quedó afuera”.  

“El año 99 fue mi primer festival como proyeccionista en la UC y recuerdo que estrenamos la cinta de Alejandro Amenábar ‘Abre tus ojos’ (...) Fue tanto el revuelo, que por función quedaban unas 100 personas afuera”- Byron Cabezas, proyeccionista de la sala.

En esa misma línea, también se profundizó la relación de la universidad con los institutos binacionales. A través de un acuerdo con los países pertenecientes a la Unión Europea se desarrolló durante numerosas versiones el Festival de Cine Europeo, que se organizó íntegramente desde el área de cine de la Vicerrectoría de Comunicaciones y desde allí se coordinó también la itinerancia de gran parte de su programación a lo largo del país en casi dos meses de programación.

Asimismo, actividades especiales como las muestras de cine francófono, el Festival de Cine de Alta Montaña, las primeas ediciones del Festival Chilemonos, además de la coordinación de retrospectivas dedicadas a directores, actores, géneros, tendencias y cinematografías permanentes como Brasil, Italia, España o Irán. Todas ellas con el apoyo de las embajadas respectivas.

Análogo y digital

Debido a las características de la sala y a la necesidad de estar alineados con los desarrollos técnicos del formato audiovisual, la Universidad Católica ha promovido permanentemente la inversión en las más modernas tecnologías para exhibición, tanto en imagen como en sonido.

A fines de la década del 2000 se incorporó el sonido Cian para las películas en 35 mm y luego se invirtió –con el apoyo del Fondo Audiovisual- en la compra de un Digital Cinema Package (DCP), sistema estándar en la exhibición profesional en las salas de cine. Estas inversiones -además de un reacondicionamiento de la sala para ampliar su escenario y potenciar las exhibiciones de teatro- transformaron la sala en uno de los espacios más cotizados para la oferta de festivales de cine en el país, como IN-EDIT, Fidocs, CINE B y FICValdivia en Santiago, entre otros. 

Actualmente, el Cine UC cuenta con un proyector DCP para cine digital, un proyector para 35mm y proyectoras de 16 y 8mm para las actividades que lo requieran. A esos desarrollos se suma ahora el reacondicionamiento de la sala, que a partir de abril entregará un espacio reformulado para contribuir a las necesidades de Extensión Cultural y también a los requerimientos y urgencias para la formación en pre y postgrado.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado