Skip to content

Académica UC recibe premio de Naciones Unidas por liderazgo en ciclomovilidad


En el marco del Día Internacional de la Bicicleta, Lake Sagaris fue reconocida por su liderazgo y excelencia en promover la ciclomovilidad global para todas las personas. La académica del Instituto para el Desarrollo Sustentable e investigadora CEDEUS, recibió el premio de la ONU tras una trayectoria de más de 2 décadas promoviendo el transporte urbano sustentable, equitativo y con perspectiva de género.

photo_camera Lake Sagaris es experta en sociedad civil y gobernanza, democratización y transporte activo. (Fotografía: Daniel Lanfranco)

Lake Sagaris (66) es intermodal. Disfruta enormemente moverse por la ciudad combinando la caminata, la bici por sobre todo, y de vez en cuando su viejo amor, los buses. Si algo destaca a Lake, es el constante uso y promoción del transporte público y bicicleta para movilizarse por la urbe y para llegar a los campus de la UC.

De origen canadiense, arribó a Chile en los 80, y ha dedicado su vida a la ciudad, liderando movimientos como Ciudad Viva en los 90' s, fundando el Laboratorio de Cambio Social, y generando docencia e investigación en la Universidad Católica. Parte de esa experiencia cautivó a la organización del “Día Internacional de la Bicicleta de Naciones Unidas”, que cada año decide destacar a héroes anónimos de la comunidad ciclista mundial. 

En esta entrevista, la doctora en planificación urbana-regional y desarrollo comunitario, quien trabaja en el Instituto para el Desarrollo Sustentable y es investigadora del Centro de Desarrollo Urbano Sustentable (CEDEUS), aborda el trasfondo de este premio y analiza los desafíos que aún tenemos como sociedad frente a la cicloinclusión y espacios urbanos más sustentables.

"Que el premio recaiga en mí no es lo más importante, sino el hecho de que recaiga en una mujer" - Lake Sagaris, académica del Instituto para el Desarrollo Sustentable

-¿Cómo recibe este premio en lo personal?

Para mí fue una gran sorpresa, porque antes iba mucho a los congresos internacionales, fui directora del grupo que fundó la alianza mundial probici, hacía mucho terreno en todos lados. Pero con los años de cuarentena me quedé en Chile, feliz de ir haciendo las cosas acá, pero menos activa en términos de difusión (...) Y que el premio recaiga en mí no es lo más importante, sino el hecho de que recaiga en una mujer. Es bien fantástico, tratándose del transporte y la movilidad, que es un campo absolutamente dominado por hombres y en general ingenieros de transporte.

-Puede ser una obviedad, pero ¿por qué debería importarnos como sociedad un reconocimiento a la movilidad sustentable como la bicicleta?

Por, sobre todo, creo que es muy importante, porque cuando uno empieza a mirar cómo crear sistemas de movilidad sustentable, la bicicleta con todas sus versiones, es el eslabón perdido. Y la bici es maravillosa. Porque es sustentable, la energía es una energía humana, o en caso de las bicis electroasistidas, una energía eléctrica que está evolucionando a una mayor limpieza y sustentabilidad con mucha rapidez. Lo importante ahí es la bici particular, la bici compartida, la bicitaxi, la bicicarga, y todas sus variaciones. Eso es lo que te da la posibilidad de un sistema de transporte intermodal sustentable y equitativo.

-¿Cuáles son los principales desafíos que tenemos como país en materia de transporte sustentable?
 
En Chile lideramos en los 2000-2010 en América Latina, y a pesar de todas las promesas hemos avanzado. Pero no estamos avanzando cómo lo hacen otras ciudades del continente y de otros lados. De qué hablar de París y su concepto de la ciudad en 15 minutos, todo al alcance y sin tener que subirse a un motorizado. Hay mucha demanda reprimida que refleja la falta de una participación ciudadana real que influya en las decisiones. Y, por sobre, todo hay una especie de fetichismo con la ciclovía. Hay miles de formas de hacer ciudades seguras para la caminata, la bicicleta y el bus. La ciclovía es un solo tipo de infraestructura. El tema es mucho más cómo se calma el tráfico, cómo se reducen las velocidades para que nuestra infraestructura actual sea segura e inclusiva para las personas. Y ese es el gran desafío, y es un problema de switch, visión. No es un problema de miles de millones de pesos en infraestructura, sino de cómo diseñamos y ordenamos nuestro sistema vial en cada ciudad. 

"La ciclovía es un solo tipo de infraestructura. El tema es mucho más cómo se calma el tráfico, cómo se reducen las velocidades para que nuestra infraestructura actual sea segura e inclusiva para las personas" - Lake Sagaris, académica del Instituto para el Desarrollo Sustentable

-Y frente a la relación transporte y género que trabajas, ¿qué elementos ve como importantes de destacar?
 
Nosotros hicimos un estudio de mujeres, seguridad y transporte público, y fue la primera vez que nos dimos cuenta cuán importante pueden ser las bicicletas, las bicitaxis y bicicargas para las mujeres. Hay un tema muy importante de género relacionado con la bici. Si los buses en Chile tuviesen -como lo tienen en todo Norteamérica- estas parrillas para llevar bicicletas, las mujeres podríamos trabajar de noche, tomar turnos nocturnos o tener mucha más libertad de movimiento, porque no serían necesarias esas largas esperas en paraderos, en lugares oscuros donde no hay nadie y sin vigilancia. Eso disminuiría mucho la inseguridad y peligrosidad. No resuelve todo, pero sí con elementos de seguridad en todo el sistema de transporte público e intermodalidad, la integración bicibus / bicimetro tiene beneficios de género y edad muy importantes. 

-Dentro del galardón que le entregaron, mencionan al Laboratorio de Cambio Social ligado a la UC, que es parte de sus obras. ¿Qué relevancia tiene para usted?
 
Eso me hizo muy feliz. Yo quería hacer un laboratorio que desarrollara una ciencia del cambio social, lo que es muy complejo porque implica cambiar a la persona, al hogar, a la manzana, a la ciudad, a las políticas públicas, etc. Y casi 10 años después de su inicio, tenemos una evidencia y una ciencia muy bien desarrollada y reconocida en el mundo. La investigación que hacemos es con cientos de personas, no es un investigador que se mete al laboratorio y se aísla de todo. Es movilizar los conocimientos individuales para componer ese mosaico de conocimientos, metodologías y estrategias que se necesitan para lograr plenamente cambios sociales. Todo el marco nuestro es sustentabilidad con equidad.

Revisa el perfil de la profesora Lake Sagaris publicado en el diario Visión UC, aquí.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado