Skip to content
Visión Informa

Académicos desarrollan máscaras clínicas que podrían ser usadas por centros de salud del país


Escuela de Diseño, de Medicina y Red de FabLab (o talleres de fabricación) de la UC están trabajando para desarrollar protectores de cara, tipo máscaras que, de contar con las certificaciones necesarias, podrían ser usados en la red de salud de todo Chile.

Imagen de profesional que usa una máscara que cubre su cara

photo_camera En la imagen, una de las máscaras de buceo que se adaptaron para ser usadas para equipos de salud.

Personas de todo el mundo están trabajando en conjunto para dar con soluciones contra el Coronavirus y en la UC no ha sido distinto. Por estos días, y a propósito de la escasez de insumos médicos, la Escuela de Diseño, en conjunto con la red de FabLab de la universidad, la Escuela de Medicina e instituciones públicas y privadas -como la Posta Central y privadas como Copec y Fosko- trabajan en la creación de máscaras que puedan ser usadas en clínicas y hospitales. Todo realizado con insumos de fabricación chilena, tema relevante considerando el cierre de la exportación de productos de mercados internacionales.

Si bien en una primera instancia el académico de la Escuela de Diseño, Iván Caro, trabajó en la adaptación de máscaras de buceo para que pudieran ser usadas con fines clínicos, hoy el proyecto es más ambicioso. Y es que el principal problema que se presentaba con la reutilización de estas máscaras es que hay muy pocas de ellas disponibles, tanto en Chile como en el extranjero.

El proyecto fue creciendo gradualmente, sumando distintas disciplinas y haciendo frente a distintas problemáticas. “Nos dimos cuenta que teníamos que fabricar filtros de manera local y ya hay múltiples equipos en Ingeniería trabajando en este tema. Otros equipos trabajamos en la validación clínica de las máscaras”, cuenta Iván Caro, académico de la Escuela de Diseño y uno de los integrantes del grupo.

Y es que en Chile para que un producto pueda ser usado en el ámbito médico tiene que tener una certificación del Instituto de Salud Pública (ISP) o una certificación FDA o EMA, de Estados Unidos o Europa, explica Caro. Si bien, la FDA aprobó el uso de las máscaras, también aclaró que no se trata de un equipo médico. Por esta razón es que el equipo de la red FabLab decidió validar la factibilidad de las máscaras, sumando infectólogos, ingenieros y médicos de la Facultad de Medicina al equipo.

Actualmente, en el proyecto participa la doctora Carolina Soto del Hospital de Urgencia de Asistencia Pública (ex Posta Central), académicos de las facultades de Arquitectura, Diseño y Estudios UrbanosMedicinade Ingeniería, del Centro de Innovación y personas de la empresa privada Fosko. “Queremos sacar una máscara tipo fullface que sea industrial y que, idealmente, ocupe los nuevos filtros que está diseñando tanto en la Escuela de Ingeniería como la empresa Copec”, explica Caro.

Además, el equipo trabaja en conseguir fondos para poder desarrollar la cantidad de máscaras que sean necesarias para enfrentar la pandemia que, según especialistas, en Chile podría llegar a su peak entre abril y mayo.

El equipo trabaja en conseguir fondos para poder desarrollar la cantidad de máscaras que sean necesarias para enfrentar la pandemia que, según especialistas, en Chile podría llegar a su peak entre abril y mayo.

Red de Laboratorios

Tal como explica Álvaro Meneses, director de la Red de Laboratorios de Fabricación UC, actualmente son nueve los talleres laboratorios que existen en la universidad, además del FabLab Austral ubicado en Puerto Williams. Los usos que se le da a cada taller dependen de los requerimientos de cada disciplina. Por ejemplo, los Laboratorios de Arte y Tecnología son espacios dentro de la Escuela de Arte que buscan el desarrollo de obras y proyectos de creación en artes visuales. “Es importante entender que no todos los laboratorios de la universidad son iguales. Pero todos facilitamos medios para fabricar y prototipar”, dice Meneses.

Debido a la emergencia mundial por el Coronavirus es que la red de laboratorios se coordinó virtualmente para trabajar en un proyecto común. “Nuestro primer proyecto fue armar la red. Efectivamente es la primera vez que tenemos que trabajar para sacar adelante este y otros proyectos entre todos”, explica Meneses.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado