Skip to content
Visión Informa

Cómo acompañar a los adultos mayores desde la cuarentena


El distanciamiento social ha sido una herramienta clave en esta pandemia. Sin embargo, para este segmento de la población, la cuarentena no puede significar un total aislamiento. Entrar en contacto con vecinos que vivan solos, asistirlos en compras y ser un filtro informativo para ellos, son algunos de los consejos de expertos de la UC. A continuación, algunas formas de apoyar a los adultos mayores durante esta época de incertidumbres y encierro.

photo_camera Visitas a distancia, envío de aportes y red de información: a lo largo del mundo, las comunidades comienzan a organizarse para asistir a este grupo de riesgo durante la cuarentena. Fotografía: REUTERS/Bernadett Szabo

Entre los efectos que está teniendo la expansión del COVID-19 en el mundo, la ruptura de la interacción social está siendo un problema aún más potente para los adultos mayores. Los primeros antecedentes que se obtuvieron en torno a los contagiados apuntaron desde un inicio a la fragilidad que tenían las personas de más años frente a este virus, tomándose medidas de aislamiento más rígidas con ellos, como la cuarentena total de hogares de acogida. 

Ante ese escenario de limitaciones y vulnerabilidad, con un grupo de riesgo que lleva semanas oyendo noticias alarmantes sobre esta pandemia, la académica de Trabajo Social, Sara Caro, apunta al rol que pueden jugar las personas jóvenes. 

Para la doctora en Psicología UC, diplomada en Gerontología Social, investigadora del CEVE UC, y miembro del Observatorio del Envejecimiento, existen diversas formas de aproximación que aún podemos practicar pese a la cuarentena. Diferenciando entre aquellas personas mayores que viven solas, quienes están en familia y aquellos que todavía trabajan, aquí algunas maneras en que podemos aliviar a los adultos mayores en este momento.

Contacto

"Fijarse en quienes viven solos, quizás en nuestra comunidad cercana hay adultos mayores que antes no conocíamos y que ahora es muy importante visibilizarlos. Ese apoyo puede ser algo muy sencillo: establecer un contacto con ellos. En el caso de los vecinos, te puedes comunicar a través de la puerta, por el antejardín, o si vives en edificios puedes hablar con ellos desde el pasillo exterior o llamándoles por citófono. Si usan celular, puedes pedirle el número de whatssapp para mantener una comunicación más inmediata con ellos".

"En el caso de los vecinos, te puedes comunicar por el antejardín, o si vives en edificios puedes hablar con ellos desde el pasillo exterior o llamándoles por citófono"- Sara Caro, académica Trabajo Social UC.

Asistencia

"Ese contacto inicial será clave para poder potenciar una ayuda mayor. Por ejemplo, quienes estamos en una comuna con cuarentena, pedimos un permiso para ir a comprar alimentos. Entonces, cuando realicemos este salvoconducto, también pensemos en esos adultos mayores que nos rodean, porque quizás puedo aprovechar de preguntarle si necesitan algo, y si tenemos su fono les podemos avisar con tiempo. Decirle un horario y día en que irás de compras, y ver si quieren que les llevemos alimentos o algún medicamento esa semana".

"Decirle un horario y día en que irás de compras, y ver si quieren que les llevemos alimentos o algún medicamento esa semana"- Sara Caro, académica UC, sobre cómo asistir a adultos mayores.


Ser un filtro

"Es importante conversar con ellos sobre el exceso de información. Hay una carga fuerte de noticias y muchas están en desarrollo. Un día oyen que no deben usar mascarillas, luego que sí, luego que mejor se las hagan ellos mismos, etc. Entonces es bueno que alguien les recomiende ver solamente información en determinadas horas, o solo la que proviene desde vías oficiales, o fomentar el consumo de radio si quiere informarse porque estimula más la actividad cognitiva que la televisión. También dejarle un diario fuera de su casa, para que puedan continuar con esa costumbre quienes lo hacían y ahora no pueden salir a comprarlo".

El verdadero ¿cómo estás? 

"Tener una conversación profunda. Habitualmente uno se saluda con un '¿Cómo estái? Bien y tú?', pero en este caso hay que ahondar en si están sintiendo miedo o angustia, o si están teniendo problemas para dormir. Ellos están teniendo sentimientos difíciles con esta situación, y tenemos que darle cabida a esos sentimientos. Probablemente para muchos de ellos este diálogo va a ser la única ocasión en la que van a hablar de esto. En el caso de los hombres, es más difícil este tipo de conversación porque han desempeñado roles que no están relacionados con la comunicación de las emociones. Lo que se sugiere, cuando les cuesta hablar de sus sentimientos, es no preguntarles directamente. Hacer esas otras preguntas, que te permiten recoger información: cómo está durmiendo, a qué hora se despertó, qué almorzó hoy para saber si sigue una rutina alimenticia, o ver si se ha tomado los remedios para saber si sigue con una actitud responsable frente a su salud, si conversó con alguien más ese día, si su familia se comunica con él".

"Ellos están teniendo sentimientos difíciles con esta situación, y tenemos que darle cabida a esos sentimientos. Probablemente para muchos de ellos este diálogo va a ser la única ocasión en la que van a hablar de esto"- Sara Caro, académica UC

Organizarse desde lo colectivo

"En el caso de las personas mayores que trabajan, y que la mayoría lo hacen en empleos precarios, hay que ver mecanismos de apoyo. El llamado a la comunidad es a organizarse, armar colectas, cajas de mercadería, artículos de aseo, medicamentos, etc. En el fondo, generar fondos económicos en comunidad, que sean pequeños, que estén al alcance de todos, pero que en estos momentos para esas personas que se quedaron sin ingreso van a ser un apoyo clave por una larga temporada. En Chile, lamentablemente, la mayoría de las personas mayores que trabajan lo hacen por cuenta propia, sin contrato y como están jubilados no pueden acceder al seguro de cesantía. Para esas personas la única ayuda va a ser esa: lo que pueda hacer uno como comunidad".

"En el caso de las personas mayores que trabajan, y que la mayoría lo hacen en empleos precarios (...) la única ayuda va a ser esa: lo que pueda hacer uno como comunidad"- Sara Caro, académica Trabajo Social UC


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado