Skip to content

Implementan técnicas avanzadas de neuroimágenes y estimulación cerebral en pacientes con afasia


Las alteraciones comunicativas en pacientes con afasias progresivas primarias (APP) pueden debutar de forma temprana, a partir de los 50 años en adelante, en conjunto con cambios conductuales y alteraciones cognitivas que pueden variar según el tipo de afasia. Si bien este cuadro no es curable, un estudio de la Facultad de Medicina permitiría incorporar tempranamente tecnologías de neuroimágenes y de estimulación cerebral, que permitan explorar y estimular las áreas del cerebro afectadas por este tipo de afasia, con el fin de intentar mejorar la comunicación verbal y la calidad de vida de los pacientes.

photo_camera La académica Carolina Méndez de la carrera de Fonoaudiología y Rodrigo Santibáñez, profesor de la Escuela de Medicina, conforman un grupo de trabajo que explora varias aristas de las Afasias Progresivas Primarias, implementando técnicas de neuroimágenes avanzadas tales como la Resonancia Magnética Funcional (RMF) y la Tomografía por Emisión de Positrones (PET). (Crédito fotografía: iStock Photo)

Un proyecto de investigación financiado por el Departamento de Ciencias de la Salud UC, analizará entre 2022 y 2023 la dinámica cerebral de pacientes con afasia de origen neurodegenerativo, la que frecuentemente ocurre en personas mayores de 50 años.

Una de las ramas de este estudio utilizará como técnica la Resonancia Magnética Funcional (RMF) para determinar el funcionamiento de las áreas cerebrales que dan origen a las alteraciones linguísticas en pacientes con Afasia Progresiva Primaria (APP).  La afasia es un trastorno comunicativo que puede afectar múltiples dominios del lenguaje, su expresión, compresión tanto en su modalidad oral y escrita, dificultándose actividades básicas como leer, escribir y expresar lo que se quiere decir afectando la calidad de vida de los pacientes.

Carolina Méndez, doctora en neurociencias y académica de la carrera de Fonoaudiología, explica que "como fonoaudióloga, lo más importante es optimizar las herramientas de evaluación para implementar una intervención temprana que permita entregar las debidas estrategias para que el paciente con afasia sea funcional en su vida cotidiana. Muchas veces, el diagnóstico se retrasa o se confunde, debido a que las dificultades comunicativas pueden desarrollarse de forma gradual, siendo muchas veces silenciosas ".

La investigadora explica que los cuadros de afasia progresiva primaria alteran la comunicación generando frustración e incluso depresión en estas personas. "Como terapeutas somos testigos de cómo estos pacientes se ven limitados en su vida diaria y es importante que ellos puedan recibir terapia fonoaudiológica temprana para brindar el acompañamiento necesario e idealmente, involucrar a su red de apoyo, ya sea familia o vecinos en el proceso terapéutico".

Técnicas de última generación
 

El presente estudio y sus próximos hallazgos, en el futuro podrían permitir implementar herramientas tempranas de diagnóstico de afasias progresivas primarias mediante el uso de neuroimágenes avanzadas.
Como explica la profesora Carolina Méndez, en el futuro este estudio podría permitir implementar herramientas tempranas de diagnóstico de afasias progresivas primarias mediante el uso de neuroimágenes avanzadas. (Crédito fotográfico: iStock Photo)

Para el Dr. Rodrigo Santibáñez, neurólogo de la Red UC Christus, académico del Departamento de Neurología de la Escuela de Medicina y miembro del Servicio de Neurología del Hospital Dr. Sótero del Río, este estudio es muy significativo, ya que junto a Carolina Méndez, conforman un grupo de trabajo que explora varias aristas de las Afasias Progresivas Primarias, implementando técnicas de neuroimágenes avanzadas tales como la Resonancia Magnética Funcional (RMF) y la Tomografía por Emisión de Positrones (PET), esperando que esta última técnica permita además identificar biomarcadores que posibiliten determinar la patología que está causando la afasia progresiva.

En este sentido, la Resonancia Magnética Funcional y la Tomografía por Emisión de Positrones (PET) nos permitirían identificar las áreas del cerebro afectadas por la afasia. Estos investigadores además señalan la prometedora técnica de estimulación transcraneal de corriente alterna (tACS) para estimular esas zonas cerebrales, evaluando sus resultados en la comunicación de estos pacientes. Esta vanguardista técnica no es invasiva y actualmente se está desarrollando experimentalmente bajo el proyecto ANILLOS ACT210053.

El Dr. Santibáñez precisa que: "La afasia es un trastorno del lenguaje de origen neurológico cuya causa pueden ser variada, ya sea por la presencia de  tumores, infartos cerebrales, hemorragias, epilepsia o enfermedades neurodegenerativas como la patología de Alzheimer. Las afasias causadas por enfermedades neurodegenerativas, las llamadas afasias primarias progresivas, son infrecuentes y no hay datos chilenos precisos sobre incidencia y prevalencia, siendo esta una de las razones que nos motiva a investigar sus orígenes y aprender sobre la patología utilizando tecnología de punta similar a la que se utiliza en países que lideran la investigación en el área biomédica".

El especialista en neurología puntualiza que: "considerando que se trata de enfermedades actualmente incurables, si bien no sería resuelta la causa que origina la enfermedad, sí podemos intentar disminuir los síntomas y su impacto en el lenguaje, mejorando la calidad de vida de los pacientes".

Dado que la afasia es la manifestación de diversas enfermedades neurológicas, algunas de ellas neurodegenerativas, no hay una forma específica de prevenirla. Sin embargo, el adecuado manejo de factores de riesgo que predisponen a sufrir enfermedades neurológicas como lo son un bajo número de años de educación, golpes repetitivos en la cabeza, hipertensión arterial, diabetes mellitus, dislipidemia, tabaquismo, abuso de alcohol y el sedentarismo entre otros, permitirían disminuir el riesgo de padecer afasia o retardar su aparición.

El presente estudio y sus próximos hallazgos, en el futuro podrían permitir implementar herramientas tempranas de diagnóstico de afasias progresivas primarias mediante el uso de neuroimágenes avanzadas. En este sentido, Carolina Méndez, concluye comentando que el desarrollo del proyecto ANILLOS ACT210053  es de especial interés, ya que pretende descubrir una manera de optimizar el uso de la estimulación eléctrica como una herramienta de neurorehabilitación orientada a intervenir selectivamente los déficit de pacientes tanto con deterioro cognitivo leve como con afasias primarias progresivas.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado