Skip to content
Innovación y clases híbridas:

Enseñanza online de alta calidad en la UC


Diferentes cursos de la Temporada Académica de Verano se impartieron en salas híbridas, equipadas con tecnología que permite que los estudiantes conectados remotamente accedan a una experiencia similar a la presencial. Esto se suma a nuevas formas de docencia que han adoptado los académicos y académicas UC para asegurar un mejor aprendizaje de sus estudiantes.

photo_camera Las clases híbridas no solo son una solución a la pandemia, sino que responden a una mirada de largo plazo de la universidad, que tiene que ver con internacionalización de programas, la oferta de cursos de formación general y conectividad entre los distintos campus, como Villarrica. (Fotografía: Sala híbrida/VRA)

El curso “Introducción a la programación” comenzó el pasado 4 de enero, y de manera similar a como ha ocurrido durante los últimos meses con gran parte de las asignaturas, a la hora indicada los y las estudiantes se conectaron a través de la plataforma Zoom para participar. Pero al ingresar a la sesión no vieron solamente a su profesor, Felipe López, sentado frente al computador, sino de pie en un aula, seguido de imágenes de sus propios compañeros y compañeras sentados en la sala, con alta calidad de transmisión.

El resto de la clase transcurrió con imágenes alternadas del pizarrón, las intervenciones de estudiantes dentro y fuera de la sala, y el propio profesor en diferentes planos, mientras se desplazaba por la sala interactuando con sus estudiantes.

Las salas híbridas cuentan con un sistema de digitalización de los contenidos de la pizarra, cámara para demostraciones o experimentos, una cámara panorámica del curso, micrófono ambiental y amplificación para toda la sala, lo que permite hacer una clase virtual de muy buena calidad.

Si bien el formato de clases híbridas aparece como una solución a varios de los problemas que la crisis del Covid19 ha generado en la educación, este formato se remonta veinte años atrás en el contexto universitario de California, Estados Unidos.

“Las salas híbridas nacen antes de la pandemia, sirven especialmente en educación continua, para que estudiantes que están fuera del lugar, o que no alcanzan a llegar por topes de horario, puedan participar de las clases en las mismas condiciones que aquellas personas que están en la sala”, explica José Tomás Montalva, jefe de Innovación Docente del Centro de Desarrollo Docente (CDDoc-VRA).

El proceso de implementación de estas salas tomó en consideración esta mirada de largo plazo, con estándares de alta calidad que realmente aseguren una experiencia de clases satisfactoria tanto para estudiantes que están dentro como fuera de la sala, asegura Montalva.

Desde la Vicerrectoría Académica plantean que la implementación de las clases en salas híbridas no es solo una respuesta al Covid-19, sino que contempla metas a futuro. “Para el escenario actual, es claro que durante el primer semestre de 2021 se van a priorizar las clases online, salvo en el caso de cursos eminentemente prácticos, y algunas actividades de primer año. Pero el plan de la UC tiene una mirada de largo plazo con metas que se relacionan con la internacionalización de programas, la oferta de cursos de formación general y con la conectividad de los diferentes campus, como Villarrica, por ejemplo”, señala el vicerrector Académico Fernando Purcell.

“No son solo salas híbridas, son clases híbridas”

Si bien las clases híbridas requieren de un esfuerzo adicional de los y las docentes, al tener que enfocarse en estudiantes presenciales y remotos, la percepción ha sido buena: “Los alumnos lo ven como una flexibilidad en la modalidad de impartición y eso lo valoran mucho. También me ha llamado la atención que varios alumnos novatos lo ven como una oportunidad de experimentar la vida universitaria”, comentó el profesor Felipe López.

“Respecto a los que participan virtualmente, si bien llevamos pocos días de clases, creo que están motivados y están aprendiendo bien. En general participan bastante, hacen preguntas, y los veo muy activos, lo que me deja tranquilo. Hay que evaluar su percepción a medida que avance el curso”, agregó.

Como explica la directora del CDDoc, Chantal Jouannet, la tecnología por sí sola no basta: “No son solo salas híbridas, son clases híbridas”. Durante todo enero el CDDoc dictó talleres orientados a capacitar a docentes UC en el uso de las salas y clases híbridas. “El foco es que los y las docentes puedan tener la atención en lo que está ocurriendo en la clase, tanto para los estudiantes que tienen enfrente, como para los que están tras la pantalla”, señaló Jouannet.

José Tomás Montalva, del CDDoc, coincidió en que el objetivo es que quienes participan en remoto no sean solo espectadores. “Por su formación y prácticas, los docentes están acostumbrados a poner su atención a lo que ocurre en la sala, por lo que es muy fácil olvidarse de los que están en la casa si no se han capacitado previamente”, explicó.

El profesor de la facultad de Matemáticas, Antonio Behn, asistió a las capacitaciones que se hicieron para la Temporada Académica de Verano (TAV), y valoró positivamente la modalidad.

“Además de mostrarnos los aspectos técnicos del uso de la sala, nos dieron varias buenas recomendaciones sobre aspectos pedagógicos del uso de la sala híbrida. Me parece que la implementación de las salas es óptima en el sentido de lograr una excelente conectividad sin que la tecnología resulte invasiva.  El audio de la sala funciona sin acoples y se escucha todo lo que se dice en la sala, tanto cuando habla el profesor como cuando lo hacen los estudiantes presentes o conectados online”, comentó.

En los talleres de inducción a las clases híbridas, que consisten en dos sesiones sincrónicas, se explica el uso del equipamiento de las salas, para posteriormente desarrollar una experiencia de aprendizaje y diseñar una actividad donde se aplican los aprendizajes adquiridos.

*Inscripciones capacitaciones Centro Desarrollo Docente.

“El foco es que los y las docentes puedan tener la atención en lo que está ocurriendo en la clase, tanto para los estudiantes que tienen enfrente, como para los que están tras la pantalla” - Chantal Jouannet, directora CDDoc.

Innovación docente

Al primer MediaLab móvil, que permitirá generar contenido generar cápsulas y recursos audiovisuales de alta calidad, se suma el uso creativo de tecnologías y plataformas ya existentes para adaptar las metodologías de enseñanza al formato online. (Fotografía: MediaLab/VRA)
Al primer MediaLab móvil, que permitirá generar contenido generar cápsulas y recursos audiovisuales de alta calidad, se suma el uso creativo de tecnologías y plataformas ya existentes para adaptar las metodologías de enseñanza al formato online. (Fotografía: MediaLab/VRA)

Durante 2020, la docencia en la UC tuvo que adaptarse al desafío de hacer clases a distancia, lo que aceleró también procesos de innovación que estaban planificados para los próximos años. Con motivo de la pandemia, se implementó el uso de simuladores y de cámaras de transmisión en vivo del trabajo en laboratorios, con uso de elementos robóticos para involucrar a los estudiantes desde sus casas.

Para el primer semestre de este año, estará funcionando el primer MediaLab móvil, que permitirá desplazarse entre los diferentes campus y a todo tipo de locaciones para generar cápsulas y recursos audiovisuales de alta calidad que pueden ser usados en cursos online o semi presenciales, tomando en consideración que algunas actividades prácticas tendrán presencialidad parcial.

Pero además de todo ello, los académicos y académicas UC pusieron toda su creatividad en marcha, con apoyo del CDDoc, para adaptar sus metodologías de enseñanza al formato online. Por ejemplo, en el curso para estudiantes de primer año, "Desafíos de la Geografía", el profesor Pablo Osses utilizó la plataforma de Google Earth. “Fuimos colocando pines por cada persona del curso, para así ver su distribución dentro del país. Luego conversábamos sobre cómo estaba el cielo, los días de lluvia, etc., para finalmente ir comparando esa información, de primera fuente, con los pronósticos y datos que existen. Es decir, hicimos ese contraste", cuenta.

Otro ejemplo es el de la profesora de Historia Ximena Illanes, quien utilizó la plataforma Video Scribe (un programa para crear animaciones sobre una pizarra blanca), para preparar cápsulas, que luego almacenó en YouTube. "Esto me llevó a trabajar más el contenido de un relato histórico en las cápsulas, y en la clase dedicarme a discutir ciertas cosas, analizar fuentes, etc.", explica.

En Teatro, donde hacer una clase remota se vuelve aún más complejo, la profesora Gala Fernández utilizó videos en la plataforma CANVAS en su curso "Voz I: Percepción", para que los estudiantes aprendieran a reconocer y manejar su voz, junto a un foro con preguntas. Luego, en una sesión sincrónica, realizaban todos juntos el ejercicio. "Siempre está el fantasma de la pérdida de lo presencial presente, sobre todo en este tipo de cursos, pero estamos aprendiendo a dar un giro, a ver cómo lo vamos a replantear", comenta.

Más experiencias de innovación docente en esta nota de Visión UC.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado