Skip to content

La UC celebra a su patrono en el Mes del Sagrado Corazón


La Iglesia dedica y conmemora el sexto mes del año al Sagrado Corazón de Jesús, para honrar e imitar a Cristo en el día a día.

photo_camera La historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile está estrechamente ligada a la figura del Sagrado Corazón. Desde sus orígenes y en cada uno de sus 133 años de trayectoria, el Corazón de Jesús la ha acompañado, conducido y forjado su identidad.

Junio es el mes en el que tradicionalmente se conmemora al Sagrado Corazón de Jesús, devoción que ha existido desde los inicios de la Iglesia, cuando se meditaba en el costado y el corazón abierto del Señor. En nuestro país, esta devoción tiene un significado especial, pues se trata de la conmemoración del patrono de la Armada, los ferrocarrileros y de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

“La devoción del Sagrado Corazón de Jesús es profesar la fe de que Dios tiene corazón; un corazón que se mueve por lo que ama, que se afecta con el dolor de los demás, que acompaña, que sabe conocer de una manera distinta, de una manera particular”, manifestó el Capellán General UC, padre Fernando Valdivieso.

En nuestro país, esta devoción tiene un significado especial, pues se trata de la conmemoración del patrono de la Armada, los ferrocarrileros y de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Además, sostuvo que “durante este mes, celebremos a Jesús en su centro, en su capacidad de amar, que lo hace en un modo divino y humano; y también, pidámosle que nos ayude a que nuestro propio corazón vaya aprendiendo a palpitar al ritmo de su Sagrado Corazón”.

Y es que durante este mes, la Iglesia ha dispuesto que los fieles puedan venerar, honrar e imitar más intensamente el amor generoso y fiel de Cristo por todas las personas, especialmente en el contexto global actual a raíz de la pandemia. 

“La devoción del Sagrado Corazón de Jesús es profesar la fe de que Dios tiene corazón; un corazón que se mueve por lo que ama, que se afecta con el dolor de los demás, que acompaña, que sabe conocer de una manera distinta, de una manera particular”- Capellán General UC, padre Fernando Valdivieso.


Se trata de un tiempo en donde se le demuestra a Jesús, a través de las obras, cuánto se le ama; correspondiendo a su gran amor demostrado al entregarse a la muerte por sus hijos, quedándose en la Eucaristía y enseñando el camino a la vida eterna.

La UC y su patrono

La historia de la Pontificia Universidad Católica de Chile está estrechamente ligada a la figura del Sagrado Corazón. Desde sus orígenes y en cada uno de sus 133 años de trayectoria, el Corazón de Jesús la ha acompañado, conducido y forjado su identidad.

La Universidad Católica de Chile tuvo, como uno de sus aspectos clave, desde sus inicios una estrecha relación con la Santa Sede. Así, por decreto fundacional, la Universidad recibió la aprobación general y bendición del Papa León XIII el 28 de julio de 1889.

La fiesta del Sagrado Corazón, patrono principal de la Universidad, se inició junto con la vida universitaria. La primera celebración tuvo lugar el domingo 30 de junio de 1889. Era una fiesta de homenaje y, al mismo tiempo, de desagravio al Sagrado Corazón, tal como se hizo durante 1889 en todo el mundo católico.

Por lo mismo es que durante este periodo, en la UC se rezará, como comunidad universitaria, la oración al Sagrado Corazón, a modo de preparación para la fiesta en que la Iglesia lo celebra y que este año es el 11 de junio. En dicha oportunidad, se llevará a cabo una Misa online presidida por el Vice Gran Canciller de la universidad, Pbro. Tomás Scherz y posteriormente, se efectuará la tradicional ceremonia en donde la universidad conmemorará sus 133 años.

La novena al patrono de la Universidad está disponible en la página de la Pastoral UC, y la puedes descargar aquí.

Historia de la devoción

La devoción al Corazón de Jesús ha existido desde los inicios de la Iglesia, desde que se meditaba en el costado y el corazón abierto del Señor.Cuenta la historia que el 16 de junio de 1675, el Hijo de Dios se le apareció a Santa Margarita María de Alacoque y le mostró su Corazón rodeado de llamas de amor, coronado de espinas, con una herida abierta de la cual brotaba sangre y, del interior del mismo salía una cruz.
Santa Margarita escuchó al Señor decir: “he aquí el Corazón que tanto ha amado a los hombres, y en cambio, de la mayor parte de los hombres recibo ingratitud, irreverencia y desprecio”.

En sus revelaciones a Santa Margarita María de Alacoque, Jesucristo le dio a conocer 12 promesas para los devotos de su Sagrado Corazón.
 


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado