Skip to content

Modelo didáctico desarrollado por Educación logra mejorar aprendizaje de ciencias naturales


La investigación se extendió por tres años y logró registrar importantes avances en las habilidades de pensamiento científico de los escolares.

photo_camera Archivo UC

Una sala participativa, con clases donde el profesor no sea el único expositor y donde se genere espacio para la discusión, son claves para mejorar la compresión de las ciencias naturales. Así lo demostró una investigación de la Facultad de Educación UC liderada por la académica Ainoa Marzábal.

El estudio se realizó durante tres  años en la región del Bío-Bío con un grupo escolar de 500 alumnos provenientes de diversos establecimientos educacionales. El diagnóstico inicial coincidió con mediciones internacionales como PISA, al establecer que los estudiantes chilenos exhiben dificultades para identificar claramente problemáticas científicas, lo que impide que puedan posteriormente plantear experimentos y buscarles una respuesta apropiada.

Trascurrido un año de funcionamiento, después de capacitar a los profesores con el modelo didáctico de la investigación, se observó una importante mejora en los alumnos a la hora de explicar fenómenos científicamente. “La importancia de poder mejorar este indicador, radica en que es justamente ahí donde Chile tiene los peores resultados. A la hora de medir la alfabetización científica, PISA lo hace en base a tres categorías: identificar problemas científicos, explicar fenómenos científicamente y usar evidencias para extraer conclusiones” explica Ainoa Marzábal.

Y agrega: “Tanto en PISA como en la primera prueba aplicada por nosotros, es justamente la categoría de explicar fenómenos científicamente la que arroja peores resultados. Siendo ésta la competencia con menor grado de desarrollo, el modelo didáctico constituye un aporte valioso para la enseñanza de las ciencias naturales en nuestro contexto, contribuyendo a la alfabetización científica de los estudiantes chilenos”.
 

Resultados esperanzadores

Respecto de  las prácticas pedagógicas asociadas al modelo didáctico diseñado por la UC, los resultados demuestran que clases participativas, donde los alumnos tengan mayores oportunidades de incidir en los temas y discusiones, y donde no todo el contenido esté centrado en la figura del profesor, parecen ser cruciales para desarrollar la capacidad de los alumnos a la hora de explicar fenómenos científicamente.

“Observamos un cambio importante en los profesores a medida que van adoptando este modelo didáctico. En un comienzo nos topamos con un profesorado que creía que toda actividad que pretenda promover la autorregulación de los estudiantes resulta difícil de implementar y que el aprendizaje en sí, sólo es posible cuando el profesor dirige la clase, no cuando los alumnos intervienen o participan”, explica Marzábal.

La apropiación del modelo por parte de los profesores tiene como principal consecuencia la apertura del patrón comunicativo en la clase de ciencias, y mayores estrategias de regulación de la participación, argumenta. “En este nuevo escenario, el estudiante encuentra espacios para dar respuesta a preguntas cada vez más abiertas y complejas, lo que promueve el desarrollo de la competencia científica asociada a la articulación entre la teoría científica y el fenómeno que se quiere explicar o predecir”, concluye.

La investigación de la Facultad de Educación UC  se enmarca dentro del proyecto Fondecyt Iniciación Validación experimental de secuencias de actividades didácticas con base en el ciclo constructivista del aprendizaje que promueven la alfabetización científica y se desarrolló en la región del Bío-Bío con la participación de más de 500 estudiantes chilenos de 8° básico.
 

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA

Luis Gómez, Facultad de Educación, lhgomez@uc.cl


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado