Skip to content
Académicos UC

Profesor emérito Eduardo Vilches es el nuevo Premio Nacional de Artes Plásticas


“El lenguaje de las formas y las líneas es lo que permite ser más definitivo. Uno no puede mostrarlo todo, porque no se entiende, entonces hay que hacer un resumen, una abstracción”, dijo Vilches al ser entrevistado por el equipo de Revista Universitaria. Foto César Cortés

El académico de la Facultad de Artes de la UC es el Premio Nacional de Artes Plásticas de este año, anuncio que realizó hoy Consuelo Valdés, ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.
Conoce la trayectoria de este profesor en esta entrevista publicada en la Revista Universitaria 153.

El artista gráfico, maestro y referente, usa con frecuencia los opuestos: espacio versus forma; blanco en contrapunto al negro. Con estos absolutos el dibujante-grabador-fotógrafo-profesor-cultor de bosques y varias veces postulado al Premio Nacional de Arte se afana por llegar a la esencia.

Las cruces también son recurrentes en sus obras. Una búsqueda de significados lo llevó a visitar lugares de su infancia y develó el vínculo de estos símbolos con experiencias de su niñez. Hoy, a sus 86 años, está bullente de proyectos que desarrolla mientras continúa dictando clases en la Universidad Católica.

Los 15 primeros días su madre usó luto riguroso, con sombrero y velo negro sobre el rostro. Él tenía cinco años y el acontecimiento que provocó la ausencia definitiva de su padre quedó anclado –como en tantas otras ocasiones en su vida– a la percepción de un detalle: la sábana de color blanco que de modo imperfecto cubría la camilla de la ambulancia, dejando fuera la mano que él reconoció. “Murió Vilches”, dijo alguien en medio de la muchedumbre apostada alrededor de los dos carros bomba que chocaron camino a apagar un incendio. “Era un domingo y habíamos ido con mi mamá y mi hermana a comprar empanadas al centro de Concepción. Estábamos saliendo de la pastelería cuando supimos del accidente y corrimos hacia allá”.

Así rememora Eduardo Vilches la última vez que vio a su padre, un mártir de la compañía de Bomberos de Concepción. Su madre tenía entonces 26 años y al cabo de un tiempo pasó de “luto severo al medio luto, y luego a la ropa color lila”, cuenta Vilches, en una nueva expresión de su tendencia a asociar los recuerdos con detalles cromáticos.

Al igual que la mayoría de las mujeres de su época, ella no trabajaba y con dos hijos a su cargo decidió volver al hogar de sus padres. “Era una casa grande, de dos patios y largos corredores, ubicada a media cuadra de la Plaza de Armas de Concepción”. Ahí estaban la noche del 24 de enero de 1939 cuando el terremoto de Chillán tuvo un violento correlato en Concepción. “La casa de mis abuelos se cayó y mi hermana, que era unos años menor que yo, murió aplastada por una muralla. No podíamos bajar desde el segundo piso porque la escalera se cortó, y tuvimos que salir por los techos, mientras seguía temblando. Fue aterrador. Parecía que estábamos en guerra”.

Después de una primera noche a la intemperie en la Plaza de Armas, su abuelo consiguió una carpa y estuvieron una semana acampando en ese lugar, compartiendo con otras personas que también habían perdido a sus familiares.

Sobre la muerte de la hermana no le hablaron. Simplemente desapareció de un día para otro de su vida. Eran los tiempos en que se pensaba que era mejor no dar muchas explicaciones a los niños. “Quedé traumado por mucho tiempo, tenía pesadillas y despertaba gritando. Eso me duró hasta como los 18 años. Fue algo muy duro”, confesó.

Años después, una prestigiada profesora extranjera que integraba el jurado en un concurso de arte le preguntó a Vilches por qué las cruces se repetían una y otra vez en sus obras. No aceptó como respuesta el “porque me gustan” y lo instó a buscar razones más profundas. Para responder, Vilches realizó un viaje a lugares importantes de su infancia y descubrió cuán relevante había sido en su vida el cementerio, que visitaba junto a su madre, y cómo ese paisaje se mantenía en su memoria.

Batalla con los números

El dibujo fue la pasión de Eduardo Vilches durante toda su vida escolar, primero en el Deutsche Schule y luego en el Liceo de Concepción.

Al terminar el colegio, pese a su evidente talento en el campo creativo, la posibilidad de estudiar una carrera acorde a su vocación era una opción no viable. “En provincia a nadie se le ocurría que alguien podía seguir Arte como una carrera, porque significaba vivir en la miseria. Además, tenían mala fama los artistas. En ese tiempo existía mucho la bohemia”.

Pensó en ser médico y rindió el bachillerato para estudiar esa profesión, pero no consiguió ingresar a esa carrera y ante la necesidad de trabajar para mantenerse, se vino a Santiago y entró a la empresa Grace y Cía., una enorme firma dedicada al comercio de grandes bienes, incluidos aviones y vapores. “Para mi desgracia el trabajo consistía en contabilidad y yo para las matemáticas era negado”. Seis años trabajó en esa firma, en una labor que no le resultaba grata y, tanto le pesó el descalce con sus intereses, que llegó a enfermarse.

Afortunadamente, la intervención de un amigo logró desviar el curso de su vida en una dirección en que coincidían vocación y trabajo. Su amigo lo animó a que le mostrara sus dibujos a una artista que había estudiado en el Bellas Artes, con maestros como Juan Francisco González. “Tus dibujos son buenos, pero tienes que tomar clases”, fue la respuesta. Y Vilches siguió el consejo. Entró a la academia de pintura en la Casa de la Cultura de Ñuñoa y durante dos años fue alumno de Gregorio de la Fuente, artista a cargo de la cátedra de pintura mural en el Bellas Artes.

Pincelazos del destino

En los veranos seguía yendo a casa de sus abuelos en Concepción, ciudad que recibía a consagrados en el Arte de nivel mundial, que venían atraídos por un evento de fama transnacional, la Escuela de Verano de la Universidad de Concepción.

Se enteró Vilches que en esa instancia dictarían un curso de grabado y quiso matricularse en él, pero una tía lo convenció de tomar otro, el de acuarela con Nemesio Antúnez. Al principio se resistió arguyendo que ni siquiera tenía acuarela. “Yo te presto las mías, me dijo ella. Tenía unas acuarelas sensacionales, porque los aficionados siempre están tan bien equipados. Y así, de rebote llegué a ese curso donde conocí a Nemesio Antúnez y a otros artistas”, recuerda. Le fue muy bien, al punto que Nemesio Antúnez lo invitó a participar del Taller 99, un espacio de creación colectiva que congregaba en torno al grabado a creadores ya formados, pintores, escultores y arquitectos. Taller 99 fue para Eduardo

Vilches la puerta de entrada al mundo del Arte, y para dedicarse completamente a él, renunció a su trabajo del área de contabilidad dispuesto a vivir de los ahorros que había reunido durante sus seis años de empleado con sueldo fijo.

Tenía claro su interés por las formas planas, por eso profundizó de manera autodidacta en técnicas como la xilografía, que se ajustaban más a lo que él buscaba.

Finalizaba la década de los 50 y la Universidad Católica estaba creando la Escuela de Arte. Se necesitaban profesores y Nemesio Antúnez impulsó que artistas de Taller 99 dictaran clases en la naciente unidad académica, entre ellos Roser Bru y Eduardo Vilches. Con bastante terror por su inexperiencia como docente, pero también alentado por la necesidad de tener ingresos, él aceptó.

Mientras se desempeñaba como profesor, conoció a quien sería una figura de gran influencia en su vida, el académico estadounidense Sewell Sillman, quien era ayudante y discípulo del artista Bauhaus Josef Albers.

La ocasión fue la visita que realizó Sillman a Chile para dictar clases como profesor visitante en la Universidad Católica.El consejo de Sillman a Vilches fue: “Tienes que salir de Chile. Anda a alguna parte en el extranjero, no importa dónde, pero tienes que salir”. Le sugirió postular a la beca Fulbright para ir a la Universidad de Yale, donde él hacía clases, advirtiéndole que ser aceptado en esa institución privada no sería fácil. Vilches lo consiguió y Sillman fue su tutor durante el año de estudios que realizó en la emblemática institución norteamericana, desde el año 59 al 60. Le preparó un programa especial, con cursos que le proporcionaron la base de conocimientos que necesitaba. “Mis profesores en Yale habían sido formadores en la Bauhaus, la mejor escuela de Arte del siglo XX. Ese año de estudio lo aproveché intensamente”. Uno de los conocimientos que absorbió con voracidad fue el de fundamentos y expresiones del color, a través del curso ideado por Albers y que vivió como una verdadera revelación.

De vuelta a Chile replicó la aprendido creando el curso de color para la Escuela de Arte de la UC, una asignatura que se mantiene hasta hoy con los lineamientos que él fundó, pese a los cambios en las mallas curriculares y otras modificaciones que las carreras universitarias usualmente experimentan. En sus más de 60 años como académico, ha sido profesor de varias generaciones de artistas. Entre sus alumnos se cuentan nombres como Arturo Duclos, Mario Soro y Mónica Bengoa, por mencionar solo algunos.

Tres veces lo han postulado al Premio Nacional de Arte, una acción que él pide no repetir asegurando que no necesita más honores, aunque el dinero sí le vendría bien, agrega con picardía. “Nunca he recibido platas caídas del cielo, siempre me ha costado. Y no quiero que me pase como a la Matilde Pérez, que la presentaron varias veces y no se lo dieron nunca. A Nemesio Antúnez tampoco, ¡y se lo merecía de más!”.

En la actualidad, Eduardo Vilches continúa dictando clases en la Universidad Católica, institución que en 1999 lo nombró profesor emérito, un reconocimiento que se confiere a académicos de la más alta jerarquía, por sus méritos y contribución al saber superior. Pero hoy solo trabaja durante la primera mitad del año. La segunda la reserva para ir junto a su esposa, la profesora e investigadora de cine Alicia Vega, a Chiloé, donde está comenzando una obra que, nuevamente, conjuga formas y vacíos. El material es un bosque nativo, donde el artista va creando espacios en medio de la vegetación.

Tiene más de 80 especies de árboles, arbustos y hierbas, en las dos hectáreas de bosque. Allí introdujo nuevas especies, como el raulí. “En otoño sus hojas se ponen rojas. En Chiloé todo es verde, no hay árboles de hoja caduca o que cambien de color”, destaca Vilches. Su intervención en el bosque “es una obra viva, que va cambiando a medida que pasa el tiempo”, asegura el artista. “Tratamos de que no se note la intervención. La idea es seguir los senderos que ya existían y algunos espacios definirlos más. Como uno ya es viejo no tiene tiempo de ver crecer los árboles, entonces lo que hacemos es sacar, despejar, producir unos espacios fantásticos. El bosque es mágico”, concluye.

Enlaces relacionados:

Para leer la edición completa de la revista, haz clic aquí.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado