Skip to content

Proyecto Pal’Alma se reinventa con creaciones textiles


Ante la pandemia y la imposibilidad de continuar con los productos culinarios con que comenzó esta iniciativa, las internas del Centro Penitenciario Femenino de San Joaquín le dieron un giro al emprendimiento que favorecía su reinserción social. Sus nuevos productos textiles ya están a la venta en Almacén UC.

photo_camera Los nuevos productos textiles del proyecto Pal'Alma ya están disponibles en las tiendas de Almacén UC.

Hasta hace algunos meses elaboraban trufas de chocolate, alfajores, cocadas, chilenitos y galletas. Pero llegó la pandemia y las internas del Centro Penitenciario Femenino tuvieron que reinventarse. El proyecto Pal’Alma, por el cual se habían capacitado para buscar su reinserción social, debió tomar un giro: de los productos culinarios pasaron a las creaciones textiles. 

Pal’ Alma nació como proyecto en 2019, y a través de él mujeres privadas de libertad han podido vender dulces chilenos en los campus de la UC, a través de las cadenas Quickdeli y Sodexo. Destacada por su efectividad por autoridades del mundo público y privado, la iniciativa surgió desde la Corporación Abriendo Puertas, el Ministerio de Justicia y Gendarmería, y fue acogido con entusiasmo al interior de la UC. Hoy, y tras una reinvención obligada por las restricciones de la pandemia, las mujeres emprendedoras que participan del proyecto, cambiaron los utensilios de cocina por los de un taller de costuras para realizar productos textiles como paneras y delantales de cocina, entre otros, que ya están a la venta en Almacén UC de los distintos campus de la universidad.

 

La Corporación Abriendo Puertas capacitó y dóno máquinas a mujeres privadas de libertad.

 

“La búsqueda de la reinserción social nos motivó desde el inicio a participar en este maravilloso proyecto, ya que sus beneficiarias son mujeres del Centro Penitenciario Femenino San Joaquín, con quienes la UC ha desarrollado desde hace años un estrecho vínculo, a través de distintas actividades conjuntas, explica el rector Ignacio Sánchez. “Hoy, más que nunca –en un año en que la pandemia nos ha golpeado, obligando a muchas y muchos compatriotas a reinventarse–, queremos seguir brindándoles la posibilidad de desempeñar un oficio para que puedan insertarse en la sociedad”, señala la autoridad académica.

"Hoy, más que nunca –en un año en que la pandemia nos ha golpeado, obligando a muchas y muchos compatriotas a reinventarse–, queremos seguir brindándoles la posibilidad de desempeñar un oficio para que puedan insertarse en la sociedad" - Ignacio Sánchez, rector


Sustento y reinserción social 

En Chile existen cerca de 49 mil personas en la cárcel, de ellas, solo 15 mil participan de alguna actividad laboral, lo que representa solo un 30% de la población presidiaria del país. Esto dificulta, entre otras cosas, sus posibilidades de reinserción. Fueron estas cifras las que motivaron a la Universidad Católica, Gendarmería y la Corporación Abriendo Puertas a trabajar en Pal’ Alma.

Gracias a este proyecto es que, actualmente, cuatro mujeres premiadas por el CPF por su buena conducta, han podido optar a un trabajo y mirar más allá de las rejas. Con las labores que realizan pueden costear gastos operacionales, enviar dinero a sus familias y ahorrar otra parte para la vida después de la cárcel.

 

Entre las nuevas creaciones textiles hay paneras y delantales de cocina, entre otros.


Como jefas de hogar, para ellas es fundamental poder sustentar sus hogares. Por eso la Corporación Abriendo Puertas las capacitó y les donó máquinas de coser en este nuevo giro de su emprendimiento. En sus creaciones textiles también están poniendo su esperanza y el anhelo de un futuro en libertad. Y con este emprendimiento se les brinda la posibilidad de desempeñar un oficio que les permita reinsertarse en sociedad.

“El proyecto se ha desarrollado con hartos desafíos. Las mujeres están muy motivadas. Obtuvieron la libertad condicional y en el contexto de la pandemia han debido esforzarse para subsistir”, explica Ana María Stuven, historiadora UC y una de las impulsoras del proyecto Pal’Alma.

“A las mujeres que están elaborando estas creaciones les ha permitido incluso instalar pequeñas empresas familiares con sus hijas. El apoyo de la UC, especialmente del rector, ha sido clave. La reinserción social solo es posible si les damos oportunidades de trabajo. Así se evita la reincidencia y el aumento de la delincuencia”, sostiene la profesora.

 

Premiadas por el CPF por su buena conducta, cuatro mujeres han podido optar a un trabajo y mirar más allá de las rejas.

¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado