Skip to content

Sister Teresa Maya releva el rol de la mujer en la Iglesia y en la educación en su visita a la UC


La presidenta de la Conferencia de Liderazgo de Religiosas sostuvo encuentros con autoridades de la universidad y también con la Dirección de Equidad de Género. En las citas abordó el rol que tienen las instituciones de Educación Superior en promover la igualdad entre hombres y mujeres.

photo_camera En la actualidad la Hermana Teresa es Superiora General de la Congregación y Presidenta Electa de LCWR (Leadership Conference of Women Religious), cargo que la ha posicionado como una religiosa con amplia experiencia en temas de liderazgo, y con un profundo sentido crítico respecto del rol de la Iglesia.

En visita en nuestra universidad, la Hermana Teresa Maya se reunió con el equipo de la Dirección de Equidad de Género de la UC, para conversar sobre los desafíos de la Iglesia Católica y sobre el rol que tienen las casas de estudio en velar por la igualdad entre hombres y mujeres. 

La Hermana Teresa fue invitada a Chile por la UC.

Para el rector Ignacio Sánchez su visita tuvo dos objetivos:

“Por una parte, ver el desarrollo de nuestra Red de Salud UC Christus, en particular en programas que promueven la dignidad de la persona, tales como Acompañares, nuestra Escuela intrahospitalaria y proyectos sociales de la Facultad de Medicina.

Por otra parte, hemos querido que la Sister conozca nuestros avances en materias de equidad de género, con el fin de recibir sus aportes y experiencias en el tema, con su experiencia de muchos años en la promoción del rol de la mujer, en especial al interior de la iglesia. Ha sido un gran aporte y se ha creado un lazo muy importante a futuro”.

Historia de la Hermana Teresa Maya

La Hermana Teresa pertenece a la Congregación de las Hermanas de la Caridad del Verbo Encarnado desde 1994. Como parte de su labor religiosa, se ha desempeñado como maestra y profesora de historia. Actualmente es Superiora General de la Congregación y Presidenta Electa de LCWR (Leadership Conference of Women Religious), cargo que la ha posicionado como una religiosa con amplia experiencia en temas de liderazgo, y con un profundo sentido crítico respecto del rol de la Iglesia en estos días. 

Su labor ha contribuido en cimentar la unión y la motivación de las mujeres religiosas, convocándolas a ser parte activa de los cambios que es preciso generar para fortalecer el respeto, la dignidad y la consciencia por los demás. “Siempre y cuando tengamos una visión, suscitemos la memoria, cultivemos la percepción y atrevámonos a liderar”, señaló hace algunos meses en uno de sus discursos en Roma. 

El valor de la equidad de género en los procesos formativos

En su encuentro con Silvana Zanlungo, Directora de Equidad de Género, y Pilar Bontá, jefa de la misma unidad, se revisaron algunos de los avances que ha tenido la UC en temáticas de género, destacando el impacto que tuvo la Comisión Mujer y Academia para la posterior conformación de la Dirección de Equidad de Género y de las directrices que la sustentan.

La Hermana Teresa enfatizó la importancia que tiene la consideración de la equidad de género dentro de los procesos formativos de las universidades, relevando con ello “el valor que tiene fomentar la curiosidad en la labor universitaria, ya que, de lo contrario, dejamos de ser universidad”, señaló. 

Por otra parte, manifestó la importancia de trabajar por los acuerdos, ya que “la confrontación cierra la posibilidad del diálogo”, y en el contexto actual es fundamental “propiciar una cultura positiva más que una cultura de resistencia, así como también recurrir a las artes para ampliar y despertar la consciencia en torno a los temas de género”. 

Tanto Silvana Zanlungo como Pilar Bontá, manifestaron su entusiasmo tras la visita de la Hermana Teresa. “Nos amplió horizontes, nos mostró caminos que desde las prenociones no habíamos pensado posibles”, señaló Silvana Zanlungo. “De alguna manera, ella encarna una voz distintiva, retrata con fortaleza, agudeza y transparencia la urgencia de visibilizar las inequidades en el mundo religioso, a fin de avanzar hacia estructuras más justas”, agregó Pilar Bontá.

Todo aquello se evidencia en el discurso que la Hermana Teresa hizo en Roma, en mayo de este año, donde expresó que “recuperar nuestra memoria también puede ayudarnos con la inquietud divisiva y miope frente al feminismo que se verbaliza con frecuencia en nuestra sociedad y en nuestra Iglesia. Tal vez ahora necesitamos recuperar la memoria de nuestro legado feminista. Precisamente en este tiempo, cuando todas las instituciones alrededor del mundo son desafiadas para asegurar que la dignidad de todo ser humano siempre sea protegida, nuestro legado feminista tenga una palabra de integridad que ofrecer”.  

La labor de la Hermana Teresa es ampliamente reconocida dentro de la Iglesia, desde donde ha relevado e impulsado el papel de las mujeres en esta institución.

"Hemos querido que la Sister conozca nuestros avances en materias de equidad de género, con el fin de recibir sus aportes y experiencias en el tema, con su experiencia de muchos años en la promoción del rol de la mujer, en especial al interior de la iglesia. Ha sido un gran aporte y se ha creado un lazo muy importante a futuro”, sostuvo el rector Ignacio Sánchez.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado