Skip to content
Revista Universitaria nº 146:

Susan Bueno: “Es importante controlar la pandemia a nivel global”


“Nadie está seguro hasta que todos estemos seguros”, dice la OMS. Por eso, la investigadora y directora científica del proyecto SinoVac en Chile afirma que aunque logremos el 100% de inoculación en Chile, es muy relevante lo que pasa en el mundo con el proceso de vacunación, el surgimiento de nuevas variantes y la contención del coronavirus. La académica destaca la consolidación del equipo de trabajo chileno que desarrolló el estudio clínico fase 3 de CoronaVac en el país (CoronaVac03CL), y advierte: “Posiblemente será necesario generar versiones actualizadas para la población ya vacunada”.

photo_camera “Nunca había ocurrido que la ciudadanía estuviese tan interesada en el trabajo que los científicos estamos haciendo para resolver un problema de salud", afirma Susan Bueno, directora científica de la vacuna CoronaVac en Chile, investigadora de IMII y profesora de la Facultad de Ciencias Biológicas UC. (Crédito fotográfico: César Cortés)

Este artículo fue publicado en el número 146 de Revista Universitaria, de junio de 2021. Ver el contenido de esta edición aquí.

Durante el periodo de pandemia, la investigadora Susan Bueno ha sido entrevistada en múltiples oportunidades. En prensa escrita, radio y televisión la solicitan permanentemente. Como directora científica de la vacuna CoronaVac en Chile, del laboratorio chino Sinovac, ya reconocida por la OMS, la científica de la Facultad de Ciencias Biológicas y del Instituto Milenio en Inmunología e Inmunoterapia se ha posicionado como una voz científica autorizada, creíble y empoderada a la hora de hablar de vacunas y covid-19.

En un contexto en el que la ciencia permea casi todo lo que ocurre en el país, le preguntan de todo y responde siempre con un tono pausado y pedagógico, tratando de aterrizar la forma en que este virus alteró nuestras vidas para siempre. “Nunca había ocurrido que la ciudadanía estuviese tan interesada en el trabajo que los científicos estamos haciendo para resolver un problema de salud. Es muy gratificante ver que ya se ha instalado en la conciencia, a nivel nacional y mundial, el rol que cumple la ciencia y, particularmente, la inmunología y la microbiología, en la solución de estos fenómenos. Para nosotros los científicos ha sido un trabajo muy importante garantizar información verificable, dar seguridad sobre la base de evidencia científica y explicar de forma transparente lo que hacemos”, afirma Susan Bueno.

En el escenario actual, la académica ha destacado por su rol como científica de excelencia y comunicadora. También, por relevar el papel de la mujer en el ámbito de la investigación. “A mí me parece que eso es muy importante, porque los grupos se enriquecen y se fortalecen positivamente cuando existe diversidad”.

"Es muy gratificante ver que ya se ha instalado en la conciencia, a nivel nacional y mundial, el rol que cumple la ciencia y, particularmente, la inmunología y la microbiología, en la solución de estos fenómenos" - Susan Bueno, profesora de la Facultad de Ciencias Biológicas e investigadora IMII.

El micromundo de Susan

En su infancia el lugar favorito de su casa era el jardín. Allí jugaba por horas entre los árboles y veía cómo algunas hojas permanecían sanas y otras se enfermaban. Eso le causó mucha curiosidad y empezó a averiguar qué les pasaba: ese deterioro lo causaban los microorganismos: “Era tanto lo que me entretenían esas observaciones, que a veces olvidaba que tenía que ir al colegio y mi mamá me buscaba por todos lados para salir muy apuradas y no llegar tarde a clases”.

Esa incipiente pasión por ver lo invisible se desarrolló con más fuerza en el colegio. “Cuando la profesora de Ciencias Naturales me mostró una foto de un virus, tomada con un microscopio electrónico, me impactó tanto que desde ese momento supe que quería dedicarme a estudiar el mundo microbiano”, cuenta.

Disfrutaba las actividades al aire libre y todos los juegos que significaran mucha actividad física y competencia en equipo, como correr, andar en bicicleta o en patines.

En sus años escolares y luego en la Universidad de Chile, donde estudió Tecnología Médica, forjó su afición por el trabajo en equipo. “Esta interacción fue muy importante para mi carrera profesional, donde se debe hacer funcionar grupos complejos, compuesto por personas con diferentes capacidades e intereses”.

Su vocación por investigar cómo combatir las enfermedades infecciosas marcó su carrera profesional hasta convertirse en profesora de la Facultad de Ciencias Biológicas de la UC, donde dirige el laboratorio de Patogénesis Microbiana. “Me interesan las enfermedades que afectan al ser humano, es decir, que uno vive personalmente o es testigo de cómo afectan a nuestras familias, a los amigos y a todos los seres vivos que te rodean. En mi caso se sumó la motivación de encontrar soluciones y ayudar, porque cuando ocurre una afección siempre se produce un fuerte impacto en la calidad de vida de las personas. Por ejemplo, yo no pude conocer a mis abuelos porque murieron muy jóvenes de patologías infecciosas (influenza y fiebre tifoidea)”, relata.

En "estado de guerra"

 

Como grupo ya habíamos transitado desde la ciencia básica, entendiendo la biología de un virus y cómo causa una enfermedad, hasta la ciencia aplicada, desarrollando vacunas y su evaluación en estudios clínicos en Chile. Por lo tanto, fue muy natural asumir el reto de aportar desde la ciencia nacional al desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2", cuenta la investigadora Susan Bueno. (Crédito fotografía: César Cortés)
"Como grupo ya habíamos transitado desde la ciencia básica, entendiendo la biología de un virus y cómo causa una enfermedad, hasta la ciencia aplicada, desarrollando vacunas y su evaluación en estudios clínicos en Chile. Por lo tanto, fue muy natural asumir el reto de aportar desde la ciencia nacional al desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2", cuenta la investigadora Susan Bueno. (Crédito fotografía: César Cortés)

Según describe la científica, actualmente su laboratorio se encuentra como en un “estado de guerra”. “Todos tenemos que hacer de todo, de manera urgente y responsable, y trabajar en equipo”. Destaca que las facultades de Ciencias Biológicas y Medicina han otorgado un apoyo clave para que su laboratorio pueda seguir funcionando en estos complejos momentos de pandemia, tanto en términos administrativos como logísticos.

—¿Cómo ha cambiado su vida en esta pandemia?

—Ha sido un enorme desafío para el cual, con el equipo que formamos con los doctores Alexis Kalergis y Pablo González, en la Facultad de Ciencias Biológicas, nos hemos preparado trabajando juntos por varios años en el desarrollo de vacunas para virus respiratorios y el estudio de estos microorganismos. Como grupo ya habíamos transitado desde la ciencia básica, entendiendo la biología de un virus y cómo causa una enfermedad, hasta la ciencia aplicada, desarrollando vacunas y su evaluación en estudios clínicos en Chile. Por lo tanto, fue muy natural asumir el reto de aportar desde la ciencia nacional al desarrollo de una vacuna contra el SARS-CoV-2.

Es difícil sacar a Susan de su rol de científica. Esta cruzada por una vacuna se ha convertido en el motor de sus días. Sabe que somos testigos de un momento histórico, y desde su rol, ha decidido vivir este momento desde la primera línea y liderar cambios. Desde niña se ha preparado para ello.

—¿Cuál ha sido tu momento de mayor satisfacción científica?

— He tenido muchos, pero sin duda el más importante ocurrió cuando tuvimos los primeros resultados de la inmunidad inducida por la vacuna CoronaVac en los voluntarios chilenos incluidos en el estudio. Estos nos indicaron que íbamos por buen camino y que el trabajo de preparación que realizamos por meses estaba dando sus primeros frutos. También fue muy emocionante el momento de la aprobación de CoronaVac para su uso de emergencia en Chile y la implementación de la campaña de inmunización masiva en nuestro país, la que ya ha mostrado señales claras de su efecto en las personas vacunadas y en el control del covid-19. Personalmente me emocionó que mi papá, junto a muchos adultos mayores de nuestro país, recibieran una vacuna que, gracias a la labor de este equipo, ha evidenciado directamente su seguridad, inmunogenicidad y eficacia.

—¿Cuáles han sido los mayores problemas del estudio desarrollado en Chile?

—Más que problemas, este estudio ha tenido que realizarse enfrentando los permanentes desafíos que impone la pandemia del coronavirus. Entre ellos, el realizar nuestra labor con máxima  celeridad,  pero con las restricciones que deben aplicarse para prevenir el contagio, lo que afecta nuestros procesos a todo nivel. También tenemos que trabajar en objetivos que pueden variar permanentemente, dado que cada día aparece nueva información y se deben ir modificando los objetivos iniciales e ir tomando decisiones. Por ejemplo, la aprobación del uso de diversas vacunas al mismo tiempo que se estaba desarrollando el estudio clínico, la aparición de variantes del SARS-CoV-2 y la duración de la inmunización inducida.

—¿Cuándo se sabrá si CoronaVac es efectiva para combatir a nuevas variantes? 

Actualmente se están realizando evaluaciones sobre su capacidad para prevenir la enfermedad causada por las variantes actuales y futuras. Esto se hace de muchas maneras, entre ellas, determinando si los anticuerpos y células inmunes anti-SARS-CoV-2, que induce la vacuna, son capaces de reconocer también a estas nuevas variantes. De determinarse que las variantes de preocupación que hoy en día están circulando a nivel mundial son capaces de evadir la inmunidad generada por las vacunas aprobadas, posiblemente será necesario generar versiones actualizadas, que deberán ser aplicadas a la población ya vacunada.

Una vacuna para los chilenos

 

durante 2021 se está investigando la generación de una vacuna propia: “Llegamos a una fórmula que nos convence y que nos gusta y que hemos evaluado a nivel de todas las pruebas de laboratorio. Es difícil establecer plazos, pero yo creo que vamos a hacer todos los esfuerzos para que el próximo año (2022) podamos, por lo menos, partir con algunas evaluaciones clínicas”, cuenta.
Uno de los proyectos de Susan Bueno y su equipo es generar una vacuna propia en Chile: “Llegamos a una fórmula que nos convence y que nos gusta y que hemos evaluado a nivel de todas las pruebas de laboratorio. Es difícil establecer plazos, pero yo creo que vamos a hacer todos los esfuerzos para que el próximo año (2022) podamos, por lo menos, partir con algunas evaluaciones clínicas”, cuenta la investigadora. (Crédito fotografía: César Cortés)

La científica destaca la consolidación del equipo de trabajo chileno que desarrolló el estudio fase clínica 3 de CoronaVac: “Le da a nuestro país la capacidad de poder evaluar en nuestra población cómo funcionan las vacunas. La mayoría de las veces estas habían sido probadas en otras poblaciones, con características distintas a las nuestras. Mi expectativa es que esto se fortalezca y que sea la regla”, aclara.

Junto con el trabajo anterior, el grupo científico de la Facultad de Ciencias Biológicas ahora apuesta por la investigación pediátrica de la vacuna de SinoVac, en niños entre 3 y 17 años (lo que ya fue aprobado en noviembre de 2021). Además, durante 2021 se está investigando la generación de una vacuna propia: “Llegamos a una fórmula que nos convence y que nos gusta y que hemos evaluado a nivel de todas las pruebas de laboratorio. Es difícil establecer plazos, pero yo creo que vamos a hacer todos los esfuerzos para que el próximo año (2022) podamos, por lo menos, partir con algunas evaluaciones clínicas”, cuenta.

—¿Cuál es la relevancia de alcanzar la inmunidad colectiva para prevenir la aparición de nuevas variantes?

La inmunización es una medida de prevención para evitar los casos severos de la enfermedad en la persona que se inocula. A medida que un porcentaje importante posee inmunidad, para el virus es más difícil encontrar hospederos en los que se pueda reproducir sin restricciones y transmitirse fácilmente a otra persona. Esto ayudaría enormemente a reducir la circulación del virus y la aparición de nuevas variantes con la rapidez que está ocurriendo hoy. Bajando la circulación del virus, disminuyes las probabilidades de aparición de nuevas variantes, porque globalmente ocurren menos oportunidades de mutaciones.

—¿Cómo ves la situación en Latinoamérica y la evolución de la pandemia?

—La OMS y su iniciativa COVAX tiene una frase muy notable que es: “Nadie está seguro hasta que todos estemos seguros”; eso quiere decir que, aunque como país tengamos el 100% de inoculación, no vamos a estar protegidos hasta que ocurra lo mismo en el resto del mundo, porque este virus puede estar generando enfermedad en otras poblaciones cercanas, que estén facilitando la aparición de variantes que después podrían llegar a Chile y, eventualmente, ser resistente a las vacunas. Además, aunque tú vacunes a toda la población, siempre habrá personas que no responderán a la inmunización de forma apropiada, y eso es inevitable, porque es parte de la naturaleza de la diversidad humana. También hay personas que no pueden inocularse porque presentan condiciones de salud que se lo impiden. Entonces, es importante que a nivel global se pueda hacer un control de la pandemia. Impulsar que las naciones que tienen mayores recursos faciliten el acceso a vacunas y a medidas de prevención a los que no lo tienen. A nosotros como latinoamericanos nos ha impactado y quizás un poco más este tema, por nuestra naturaleza muy sociable, lo que ha dificultado el control de la enfermedad.

—¿Nos cambió la vida para siempre, desde un punto de vista inmunológico?

—Por supuesto, dado que el SARS-CoV-2 es un microorganismo nuevo, contra el cual no existía inmunidad anteriormente. Este virus acompañará a la humanidad por mucho tiempo, desde el punto de vista inmunológico se generará un cambio en el repertorio de células inmunes de memoria que existe en la población. Esto conferirá algún grado de protección contra virus relacionados y posiblemente otros efectos que aún están por descubrirse.

—Recientemente, un grupo de científicos publicó una carta en la revista Science, donde exigen una auténtica investigación sobre el origen del coronavirus. ¿Qué opina usted del hecho de que a estas alturas todavía no sepamos de dónde viene esta enfermedad?

—Yo creo que es importante siempre investigar los orígenes de los virus, ya que permite evitar o prepararnos mejor para siguientes pandemias. Al hacer este análisis uno puede identificar mecanismos o situaciones que facilitan la aparición de este tipo de microorganismos que son pandémicos. Hay que poner recursos de investigación básica y aplicada para identificar si este microorganismo tiene lo que se denomina un “hospedero intermedio”, es decir, un animal donde se produce la modificación del virus. Así podremos definir, por ejemplo, dónde tenemos que poner los resguardos. Ha pasado con la influenza, que es capaz de infectar a diferentes tipos de animales: aves, cerdos, humanos. Lo mismo pasa con el ébola o el MERS, etcétera.

—A su juicio, ¿cuál es la teoría más cercana a la realidad de lo que ocurrió? ¿Tiene alguna hipótesis?

—Yo anticipo, por lo que se ha visto con otras pandemias, que estos tipos de coronavirus se encuentran en la naturaleza, en animales que tienen esta capacidad de generar variantes, de poder modificar su genoma. Esto ocurre todo el tiempo en el mundo natural, cuando el humano toma contacto con animales, con los que por lo general no interactúa o en lugares donde no reside. Es ahí donde eventualmente se produce la transmisión y el traspaso de microorganismos entre unos y otros.

—¿Usted descarta esta versión del error en el laboratorio de Wuhan?

—Por lo pronto, nada se puede descartar, hasta que no haya pruebas que demuestren una situación específica, pero lo encuentro poco probable. Es cierto que la ciencia tiene la capacidad de hacer modificaciones genéticas en los microorganismos y es algo que se hace. Pero dada la historia desde que el humano está en la faz de la Tierra, cuando no había laboratorios ni nada y se vivían situaciones equivalentes, pienso que es muy poco factible.

—¿Usted cree que hay un cambio cultural, político y social asociado a nuestro futuro después del covid-19?

—Definitivamente, a todo nivel. Estaremos frente al peligro de una pandemia permanentemente y no es algo ficticio. Entonces, el cuidado que se debe tener al conocer cómo los microorganismos pueden transmitirse de animales a humanos y también de humano a humano debería generar un cambio cultural importante para prevenir este tipo de situaciones en un futuro, y estar mucho más alerta. Hay países, como Reino Unido, que a nivel de gobierno tienen un departamento de vigilancia de potenciales virus pandémicos, por ejemplo, y hace dos años atrás uno podría pensar que era una exageración, pero hoy sabemos lo relevante que es.

*Revisa todos los contenidos de Revista Universitaria

 


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado