Skip to content
Iglesia

UC presenta avances del trabajo de la Comisión para el Análisis de la Crisis de la Iglesia Católica


La Comisión, que nació con el llamado del Papa Francisco a “generar una sociedad donde la cultura del abuso no encuentre espacio para perpetuarse”, pretende dar nuevas luces sobre el abuso clerical en nuestro país. Su trabajo concluirá con un informe final que entregará en mayo de 2020.

Presentación oficial de la Comisión UC para el Análisis de la Crisis de la Iglesia Católica en Chile.

La universidad presentó oficialmente a la Comisión UC para el Análisis de la Crisis de la Iglesia Católica en Chile, que busca analizar en profundidad la crisis de abusos de poder y sexuales que han afectado a la Iglesia Católica, como también ofrecer una reflexión acerca de las condiciones que hicieron posible que esta crisis se desarrollara en la amplitud, profundidad y especificidad que se le asigna al caso chileno.

A través del trabajo de esta Comisión la UC busca aportar nuevas luces que permitan establecer el perfil del abuso clerical en nuestro país, crear protocolos de actuación que permitan propender a la reparación de los contextos dañados por abusos sexuales y ofrecer recomendaciones orientadas al restablecimiento de las confianzas.

La presentación de la Comisión tuvo lugar durante una ceremonia en la cual el rector Ignacio Sánchez y el decano de la Facultad de Ciencias Sociales y presidente de la Comisión, Eduardo Valenzuela, analizaron los primeros avances del trabajo realizado. Entre los asistentes en el Salón de Honor se encontraban representantes del Arzobispado de Santiago y de la Conferencia Episcopal, autoridades universitarias de esta y de otras casas de estudios, miembros de la Comisión, panelistas, académicos, estudiantes y víctimas de abusos eclesiásticos.

La Comisión inició su trabajo en octubre de 2018 y concluirá con un informe final en mayo de 2020. Nació con el llamado que hizo el Papa Francisco después de su visita a Chile y luego de conocer el informe de monseñor Charles Scicluna, a “generar una sociedad donde la cultura del abuso no encuentre espacio para perpetuarse”. En esa carta, el Papa pide también a los centros de formación y a las universidades “promover lúcida y estratégicamente una cultura del cuidado y protección” para enfrentar la crisis de abusos eclesiásticos experimentada por la Iglesia chilena.

“Creemos que desde nuestras competencias, el conocimiento, la investigación y la reflexión podemos ser un aporte en la reflexión sobre la responsabilidad que le cabe a la UC en esta crisis”, señaló el rector Sánchez en la ceremonia. Luego agregó: “Queremos entender las estructura de poder, el clasismo de nuestra sociedad, las relaciones desiguales y otros factores que han podido favorecer estos deplorables hechos”.

Por su parte, el presidente de la instancia, Eduardo Valenzuela, dijo que “esta Comisión es un símbolo de nuestra propia crisis, de la dificultad para escuchar a las víctimas, de la indiferencia del Estado y de la tardanza con que los laicos hemos asumido nuestra responsabilidad”.

Aunque no adelantó conclusiones -porque aún no las tienen-, Valenzuela señaló que el análisis comparado ofrece algunas indicaciones preliminares. Respecto del alcance y naturaleza de los abusos, el caso chileno muestra el mismo patrón mundial, pero sorprende el compromiso de sacerdotes influyentes y de gran renombre. “Tenemos demasiado abuso localizado en el alto clero, lo que produce no sólo un impacto particularmente terrible al abuso eclesiástico chileno, sino que confirma que en todo esto existe una distorsión gravísima en el uso del poder que se les ha confiado a los sacerdotes y autoridades religiosas”, enfatizó. Sobre la respuesta de la Iglesia, dijo “hemos encontrado las dificultades habituales de negligencia y encubrimiento, pero también una respuesta institucional que se encuentra muy debajo de la que han entregado otras iglesias en el mundo, sobre todo en acogida, asistencia y reparación de víctimas".

Para el desarrollo de la labor de la Comisión, se organizaron tres grupos de trabajo interdisciplinario que funcionan coordinados por un Consejo de Decanos conformado por los decanos de las facultades de Comunicaciones, Derecho, Filosofía, Teología, Ciencias Sociales e Historia, Geografía y Ciencia Política.

El primer grupo que presentó los avances de su trabajo fue el encabezado por Enrique Muñoz, académico de la Facultad de Filosofía, quien dimensionó la amplitud de los abusos contra menores en el clero y reflexionó sobre sus causas. "La sistematización de la información ha sido una dificultad", pues hay "cifras negras" y casos que no han sido denunciados, además de existir dos sistemas judiciales.

Otro de los grupos, liderado por Claudia Leal, académica de la Facultad de Teología, expuso sobre los alcances y la efectividad de la respuesta que la Iglesia Católica ofreció a esta crisis y examinó especialmente sus limitaciones y dificultades en la debida consideración a las víctimas. Dijo que “es indiscutible el beneficioso rol que muchos periodistas y medios han tenido para despertar a la sociedad dormida, en especial a comunidades que por mucho tiempo no querían ver lo que estaba pasando”.

Finalmente, el tercer grupo, representado por la académica de la Facultad de Comunicaciones, Ingrid Bachmann, abordó el impacto que esta crisis ha provocado en las víctimas, en el propio clero, en el pueblo católico y en la sociedad chilena en general, en especial en la experiencia de la fe en las personas y su relación con la Iglesia Católica. Según Bachmann, la moral y autoestima de los sacerdotes también está en crisis. Anteriormente era "una figura admirada, incluso endiosada. De hecho, eso es parte del problema. Hoy, en cambio, hay una suerte de humillación pública en el propio ministerio producto de esta crisis", afirmó.

Al final de la ceremonia tuvo lugar el coloquio “Comprendiendo la crisis de la Iglesia chilena de hoy”, en el que participaron José Andrés Murillo, director ejecutivo de la Fundación para la Confianza, y una de las víctimas de Fernando Karadima; Lorena Contreras, psicóloga de la Escuela de Psicología de la Universidad Diego Portales; y Leticia Cortés, psiquiatra infanto-juvenil del Programa Terapéutico El Castillo de la Fundación Paréntesis del Hogar de Cristo. Moderó el panel Daniela Bolívar, académica de la Escuela de Trabajo Social UC.

Enlaces relacionados

Galería de fotos de la ceremonia

Discurso Eduardo Valenzuela, decano Facultad de Ciencias Sociales

Creación de la Comisión de la Crisis de la Iglesia en Chile


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado