Skip to content

Joaquín Luco Valenzuela

Premio nacional de Ciencias - 1975

Cumplió un papel fundamental en el proceso de institucionalización de la Universidad Católica de Chile. Premio Nacional de Ciencias 1975.

Inicios


Nació el 18 de julio de 1913.

Entró a estudiar medicina en la Universidad de Chile en 1929. No pasó mucho tiempo antes de que este avezado estudiante descubriera que lo suyo no era el ejercicio práctico de la medicina, sino la investigación. Esto lo llevó en 1931, a trabajar como ayudante ad honorem en el recientemente creado Laboratorio de Fisiología de la Escuela de Medicina de la Universidad Católica. Al terminar su carrera, partió a hacer una residencia al laboratorio de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos, donde conoció a quien fuera su mentor, el científico mexicano Arturo Rosenblueth. Por eso época ya se distinguía por su particular acercamiento a la ciencia.


Trayectoria


Al volver a Chile, con apenas 26 años, fue nombrado director de la Escuela de Medicina de la Universidad Católica de Chile, cargo en el que estuvo durante diez años. En ese período, Luco le dio énfasis a la investigación, lo que se plasmó, entre otros hitos, al fundar el Laboratorio de biología experimental. En esta casa de estudios ejerció también como académico de las cátedras de fisiología y farmacología. En 1950 inauguró su cátedra de neurofisiología.


Ejerció gran influencia sobre algunos de los más trascendentes investigadores chilenos, como Humberto Maturana o Francisco Varela. Su valor radicaba no solo en sus hallazgos y descubrimientos en el área de las neurociencia y la neurofisiología, sino también por el cómo transmitió a colegas y alumnos sus vastos conocimientos. Su apodo de "El loco Luco", con el que se le conoció por años, es una señal clara de la creatividad como rasgo esencial de su trabajo, aunque quizás no hace justicia a su seriedad, meticulosidad y profesionalismo.


La originalidad fue lo que siempre caracterizó su ejercicio de investigación. En Chile y el mundo es reconocido como pionero de la Neurociencia, campo en el que abordó problemas como la integridad del sistema nervioso. En ese ámbito desarrolló una aproximación experimental para estudiar el aprendizaje y la memoria utilizando como modelo la cucaracha Blatta orientalis. Estos trabajos fueron precursores en un campo promisorio y se publicaron en la revista Nature.


Joaquín Luco cumplió un papel fundamental en el proceso de institucionalización de la Universidad Católica pero también influyó de manera importante en otros organismos educativos como la Universidad de Chile, Universidad Austral y en la creación de CONYCIT.


Premios


En agosto de 1955, la UC lo nombró Doctor Honoris Causa. Y a pesar de ser un férreo opositor a la dictadura en el seno de la ciencia, en 1975 se le otorga el Premio Nacional de Ciencias por su desempeño como neurofisiólogo experimental.


Murió el 19 de julio de 2002.