Skip to content

Centro Carén, CeTA: Convertir a Chile en una potencia mundial de alimentos saludables


El nuevo edificio se suma a la red del Centro Tecnológico para la Innovación en Alimentos -donde la UC forma parte entre otras universidades e instituciones- para innovar en la industria alimentaria, aportando infraestructura y apoyo para probar, escalar y comercializar productos a partir de materias primas o descartes, como transformar la oruja de la uva en gomitas dulces o la cebada de la cerveza en un cereal.

photo_camera Prototipar, pilotear y escalar las innovaciones en alimentos, con materias primas y subproductos agroalimentarios a los cuales se les añade valor, es lo que se busca en el nuevo Centro Carén. (Fotografía: CeTA/Nicolás Saieh) 

Generar un cambio sin precedentes en el ecosistema de la innovación en el rubro alimenticio nacional, es el objetivo del recientemente inaugurado Centro Carén, perteneciente al Centro Tecnológico para la Innovación en Alimentos, CeTA. Una corporación creada en 2015 con el apoyo de Corfo y que forma parte de la hoja de ruta del Programa Estratégico Transforma Alimentos. Está integrada por la Universidad de Chile, la Pontificia Universidad Católica de Chile, Universidad de Talca, Universidad de La Frontera, Fundación Chile y Fundación Fraunhofer.

Con la misión de que Chile se convierta en una de las potencias mundiales en producción de alimentos sofisticados y sustentables, impulsa la creación de Centros de Innovación, ubicados en zonas estratégicas de Chile. El Centro Carén busca potenciar la zona central y se une a los ya existentes en La Araucanía y Coquimbo.

Como destacó el ministro de Economía, Lucas Palacios: “La inauguración de este centro marca un hito, porque permitirá mejorar y facilitar el acceso a la innovación, generando un espacio donde científicos y académicos podrán trabajar junto a grandes empresas, pero también de la mano de emprendedores de toda la zona central, quienes podrán conseguir ese empuje que necesitan para convertir su idea, en un negocio. Hoy vemos consolidado un proyecto que fortalecerá al rubro alimentario chileno, haciéndolo más competitivo, con productos más saludables y que dará un nuevo impulso a una industria clave para el futuro de Chile”.

Iniciativas como estas permiten que nuestros emprendedores, a través de la innovación, agreguen valor a sus proyectos, para así convertir a Chile en una potencia agroalimentaria de talla mundial, de cara a la reactivación sostenible de nuestra economía”, agregó el vicepresidente ejecutivo de CORFO, Pablo Terrazas.

Como destacó el rector de la Universidad Católica Ignacio Sánchez: “El trabajo de CeTA en transferir tecnología y nuevo conocimiento en alimentos, dialoga muy directamente con el compromiso público de la universidad, ya que estamos trabajando en distintos ámbitos, como la producción de alimentos, el cultivo de suelos, en la nutrición y enfermedades crónicas. Por lo tanto, podemos hacer interdisciplina y podemos poner toda la potencialidad de investigación de las distintas facultades de la universidad, al servicio del desarrollo de un tema tan importante como lo es la alimentación sana de nuestra población”.
 

El rector Ignacio Sánchez participó en la inauguración del Centro Carén, junto al rector de la Universidad de Chile Ennio Vivaldi, los ministros de Economía Lucas Palacios y de Agricultura, María Emilia Undurraga, entre otras autoridades. (Fotografía: CeTA)
El rector Ignacio Sánchez participó en la inauguración del Centro Carén, junto al rector de la Universidad de Chile Ennio Vivaldi, los ministros de Economía Lucas Palacios y de Agricultura, María Emilia Undurraga, entre otras autoridades. (Fotografía: CeTA)

Infraestructura y equipamiento de última generación

Con un diseño de vanguardia, su forma circular permite una panorámica en 360 grados del Parque Carén. El Centro abarca un área de 1.065 m², con 544 m² dedicados al pilotaje y prototipaje, 110 m² de área para laboratorio de control de procesos, y 40 m² de bodegas, dejando un 10% de la superficie para oficinas y salas de reuniones.

Como cuenta Jaime Bellolio, representante de la UC en el directorio de CeTA: "La Universidad Católica ha tenido un rol protagónico en la historia del Centro Tecnológico para la Innovación Alimentaria, CeTA, desde su fundación en el año 2015. Desde entonces se ha realizado un intenso trabajo junto a los demás socios para que esta temática sea relevada y se instale en el debate público la importancia de la innovación y la tecnología en la industria alimentaria. Hay que destacar el apoyo de las autoridades de la UC y el trabajo de los directores que la representan en el directorio".

Las obras, iniciadas en octubre de 2019, significaron una inversión de 59.000 UF, las que avanzaron con celeridad a pesar de la crisis sanitaria debido a la pandemia, permitiendo el inicio inmediato de operaciones. En cuanto a equipamiento de alto estándar, se han invertido hasta ahora alrededor de 400 millones de pesos.

La infraestructura está diseñada para permitir prototipar, pilotear y escalar las innovaciones en alimentos, con materias primas y subproductos agroalimentarios a los cuales se les añade valor. 

Como explica el vicerrector de Investigación Pedro Bouchon: “Este proyecto nace de un diagnóstico en que se comprueba que para poder producir un desarrollo alimentario a nivel nacional, se necesita contar con infraestructura que no existía: ni para los pequeños empresarios, ni para los medianos empresarios, ni para los emprendedores, ni para los investigadores que quieren transformar sus ideas en productos”.

Para ello el centro cuenta con equipos tecnológicos de última generación, que permite utilizar colorantes naturales, materias primas y descartes, como el de la cebada de la cerveza para crear un cereal, o los “orujos” o desechos de la uva en la industria del vino, para elaborar gomitas dulces. O un biorreactor, con una capacidad de 75 litros, para hacer probióticos y prebióticos a gran escala.

"El trabajo de CeTA en transferir tecnología y nuevo conocimiento en alimentos, dialoga muy directamente con el compromiso público de la universidad" - Ignacio Sánchez, rector de la UC.

Crear y probar

Como explica el vicerrector de Investigación de la UC Pedro Bouchon, el nuevo centro ofrece infraestructura que les permite a emprendedores, empresarios e investigadores usar equipamiento que antes no existían o no estaban disponibles para poder producir desarrollos de innovación alimentaria. (Fotografía: CeTA)
Como explica el vicerrector de Investigación de la UC Pedro Bouchon, el nuevo centro ofrece infraestructura que les permite a emprendedores, empresarios e investigadores usar equipamiento que antes no existían o no estaban disponibles para poder producir desarrollos de innovación alimentaria. (Fotografía: CeTA)

“Aquí hay una infraestructura para poder hacer ensayos piloto, que les permita a emprendedores, una pyme o investigadores usar un evaporador, un secador, un exclusor o un concentrador, equipos que se necesitan para poder producir desarrollos de innovación alimentaria que hasta ahora no existían o no estaban disponibles”, afirma Pedro Bouchon. 

El proceso incluye desde la elaboración del concepto del producto, hasta crear pilotos en pequeñas cantidades, para enfrentar de mejor forma la aparición en el mercado. “Ayudamos a emprendedores o medianas empresas que tienen una idea que quieren materializar, las que se acercan a CeTA donde trabajamos en conjunto para hacer ese producto”, explica Jean Paul Veas, director ejecutivo de CeTA.

"Con este nuevo centro, CeTA cuenta con el potencial para atender demandas no solo de empresas, sino también iniciativas de emprendedores y proyectos de investigadores de las universidades. Esto permitirá generar un cambio sin precedentes en el ecosistema de la innovación en el rubro alimenticio nacional. Con el inicio de operaciones del Centro de Innovación Carén, CeTA consolida su rol en la industria alimentaria apuntando a fortalecer al sector como un pilar del desarrollo país", manifiesta Jaime Bellolio.

Como explica la académica Wendy Franco, del departamento de Ingeniería Química y Bioprocesos de la Escuela de Ingeniería UC: “Este es un espacio donde es posible plasmar una idea en un prototipo, en algo tangible y escalable. La planta piloto está cuidadosamente pensada y equipada con líneas de desarrollo complementarias que permiten transformar materias primas en productos terminados, listos para la comercialización. Además de contar con profesionales altamente capacitados para guiar a ese emprendedor, empresario o académico de la mejor forma para desarrollar y transferir el producto”. 

En este sentido, la UC se encuentra desde hace un buen tiempo desarrollando innovaciones alimentarias y que podrán potenciarse con este nuevo centro. La profesora destaca, por ejemplo, a “NotCo, que es de lejos la innovación más importante que hemos tenido en la universidad en el área de alimentos y que ahora es un unicornio -con un valor mayor a un millón de dólares-. También interesante nombrar a ReSoul, que es un recuperador de aromas para la industria del vino; FishExtend, que es un producto elaborado con ingredientes naturales que permite extender la vida útil de pescados; la formulación de recubrimientos comestibles de harina de quínoa, que han sido probados de forma industrial sobre frutillas, con muy buenos resultados; y la nano encapsulación de polen apícola para el desarrollo de superalimentos. Estos son solo algunos ejemplos, porque tenemos muchos otros desarrollos que se encuentran en fase final o en fase de desarrollo”. 

Como agrega Jaime Bellolio: "La pandemia vivida en el último tiempo ha puesto en el tapete la necesidad de mejorar la salud de la población en todos los ámbitos y, en eso, trabajar en forma activa por generar alternativas alimentarias de mejor calidad resulta clave".

Las operaciones del Centro Carén se iniciarán con seis líneas de trabajo, las que irán aumentando progresivamente hasta completar 19 para el año 2023. Las que debutan en esta etapa son:
1.- Línea de salsas: desarrollo de productos semi líquidos o viscosidad media a partir de materias primas hortofrutícolas y/o pecuarias.
2.- Línea de aceites: extracción y estabilización de aceites de materias primas y subproductos de la cadena agroindustrial.
3.- Línea de snacks extruidos: nuevos productos tipo snacks, como cereales para el desayuno, soufflés, entre otros.
4.- Línea de aislados proteicos: nuevas alternativas de aislados proteicos para desarrollo de nuevos productos, siguiendo tendencias plant based.
5.- Línea de ingredientes/colorantes: desarrollo de ingredientes y aditivos.
6.- Línea de fermentados: nuevos productos con procesos de fermentación para elaboración de productos simbióticos (prebióticos, probióticos).

 


Conoce las instalaciones del nuevo Centro Carén en este video.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado