Skip to content
Comunidad UC

Extranjeros en la UC: La chilenidad a mí manera


Una profesora canadiense, una periodista española, una estudiante cubana y un investigador peruano explican cuáles son las costumbres chilenas que adoptaron como propias desde que llegaron al país.

Grupo de extranjeros sosteniendo una bandera chilena.

photo_camera El gusto por los asados, el fanatismo por la selección chilena, el amor por comer palta, sopaipillas o la comida cosmopolita, son solo algunas de las costumbres que diversos miembros de la comunidad UC han adquirido viviendo en nuestro país. Foto: César Cortés

Jeanne Lafortune

Canadiense
Académica del Instituto de Economía UC

Costumbres que adoptó de Chile: El asado y el fanatismo por la roja.

Jeanne vive en Chile desde 2010 y asegura que los canadienses no saben cocinar carne en una parrilla. Acá en Chile adoptó la costumbre del asado, porque más allá de gustarle sus sabores, resalta que es una costumbre que genera una vida social alrededor del fuego. «Eso sí, debo admitir que al final de este mes de septiembre quiero ser vegetariana. El exceso de esto tan rico no siempre es bueno», dice. Otra de las cosas que adoptó es el fanatismo por la selección chilena. «No había mirado un partido de fútbol entero antes de llegar a Chile», cuenta.

Almudena Rascón

Española
Encargada de comunicaciones, CEDETi UC.

Costumbre que adoptó de Chile: Llegar tarde a los carretes y el amor por la palta.

Tras cinco años viviendo en Chile, Almudena ha adoptado muchas de las costumbres chilenas. Una que le llevó cierto tiempo para adaptarse fue el horario de los carretes. «Al principio no entendía que si me citaban a una hora, esa no era la hora oficial de llegada. A uno de mis primeros carretes en Chile llegué obedientemente puntual, pero cuando llamé a la puerta, los anfitriones me abrieron en pijama», cuenta. Para peor, le tocó ayudarles a preparar todo para la llegada de los demás. Desde entonces, siempre llega una hora después de la que le dicen. Otra de las costumbres chilenas que adoptó es la inclusión de la palta en su alimentación. «Aunque en España puedes encontrar paltas, allí son aguacates, pero no son ni la mitad de ricas y sabrosas que las chilenas. Desde que llegué acá no concibo un desayuno sin unas tostadas con palta».

Adria Campos

Cubana
Estudiante de Periodismo en la UC

Costumbre que adoptó de Chile: Comer sopaipillas

Adria lleva 20 años en Chile junto a su familia cubana. Dice que una de las costumbres que más le ha gustado es el comer sopaipillas. «No es solo la sopaipilla en sí misma, sino toda la cultura que se genera alrededor de ella».

Que hayan carritos que las vendan afuera de las estaciones del Metro; que a las 6:00 am veas a la gente comprándolas para comer algo antes de irse al trabajo −ya que además son muy baratas−; que la gente las prepare en los días de lluvia, es impagable. «Me encanta que eso sea parte de la tradición chilena», explica.

José Ragas

Peruano
Académico del Instituto de Historia UC

Costumbres que adoptó: El amor por la comida cosmopolita

La comida peruana es tan hegemónica en ese país, que es difícil ver a un peruano pedir platos de otros lugares del mundo. En Chile, José Ragas aprendió a alimentarse con sabores de todo el orbe. Vive hace más de un año aquí y dice que hoy come «desde hamburguesas de estilo neoyorquino en Lastarria, comida francesa y mexicana en el Persa Bío Bío, o también la comida china o thai», cuenta. Incluso, asegura no perderse oportunidad de conocer comidas nuevas. «Los amigos o la familia que están de paso por la ciudad brindan una excusa muy buena para eso», agrega.


Este artículo fue publicado en la última versión del periódico Visión UC.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado