Skip to content

Ingeniería en Recursos Naturales: la nueva carrera interdisciplinaria de la UC


El programa de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal, permitirá formar profesionales que conozcan en profundidad el estado actual y principales desafíos asociados al uso de los recursos naturales en el contexto del cambio climático, reconociendo las necesidades de las comunidades y sus territorios.

photo_camera La nueva carrera de Ingeniería en Recursos Naturales, que abrirá su proceso de admisión en 2023, tiene un marcado sello interdisciplinario y busca formar profesionales que resuelvan problemáticas socio-ambientales. (Crédito fotográfico: Estación Patagonia UC/Nicole Saffie)

“Queremos ir más allá de la simple gestión de recursos, y articular conocimientos científicos para resolver problemas y dar soluciones a las comunidades en los distintos territorios”. De esta manera describe el académico Francisco Meza a la nueva carrera de Ingeniería en Recursos Naturales, que impartirá la UC desde el próximo año 2023.

El profesor de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal, quien lidera el programa, explica que esta carrera tiene un perfil interdisciplinario, ya que contempla el diálogo entre muchos actores, buscando aportar a la sociedad, con profesionales que resuelvan problemáticas socio-ambientales con sólidos conocimientos en las ciencias básicas, ciencias de la tierra y con habilidades en análisis de datos.

“Estos profesionales contarán con una formación avanzada en cambio climático. Además, estarán capacitados para diagnosticar, solucionar y prevenir, de manera innovadora, problemáticas socio-ambientales, contribuyendo al desarrollo sustentable", afirma el académico. En esta línea, agrega que “aspiramos a que la nueva carrera de Recursos Naturales sea un referente”.

Uno de los elementos destacables de la carrera, es que está pensada en que las y los estudiantes se vinculen con el trabajo en el territorio, valorando los recursos naturales, conociendo formas de intervención técnica y de política pública para su preservación y uso racional. 

El académico destaca que con esta carrera se está realizando una apuesta interesante, pensando en una ingeniería más completa y diversa, que tenga buena recepción y tenga el interés de las y los futuros estudiantes. La carrera contará con nuevas plazas académicas e infraestructura, donde el tema ambiental es el mayor preponderante, ya que el programa está diseñado para abordar la gestión ambiental y enfrentar el cambio climático hoy y los próximos 20 años.

“Estos profesionales contarán con una formación avanzada en cambio climático. Además, estarán capacitados para diagnosticar, solucionar y prevenir, de manera innovadora, problemáticas socio-ambientales, contribuyendo al desarrollo sustentable" - Francisco Meza, académico que lidera la nueva carrera de Ingeniería en Recursos Naturales. 

Como afirma el vicerrector académico, Fernando Purcell: "Se trata de una carrera innovadora, que se abre en un momento histórico en que el manejo de los recursos naturales es un aspecto cada vez más sensible y en el que no es suficiente formar gente solo en conservación. Requerimos de especialistas con formación interdisciplinaria y ética, que se desarrollen en un ambiente flexible con la opción de optar por distintos minors según sus intereses".

Para Rodrigo Figueroa, decano de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal, este hito es muy relevante para la facultad, ya que viene a complementar los programas de formación. “Estamos muy motivados, ya que este programa será un aporte importante en la actual crisis socio-ambiental que enfrentamos como humanidad, y nos permitirá entregar herramientas a nuestros profesionales para abordar los impactos del cambio climático, considerando la dimensión territorial”, manifestó.

Desafios y oportunidades

nu
"Un desafío importante es comunicar que existen soluciones en el ámbito del manejo de los recursos naturales", explica el profesor Francisco Meza. (Crédito fotográfico: Nicole Saffie)

El mayor desafío es la crisis ambiental que estamos enfrentando como planeta. "El paradigma tradicional no es suficiente para dar una buena respuesta a las necesidades de las personas y del medioambiente. Queremos un país que sea mucho más profundo en la manera en que conceptualiza los recursos que son críticos para un desarrollo más armónico con la naturaleza", explica el profesor Meza. 

En este sentido, un desafío importante es comunicar que existen soluciones en el ámbito del manejo de los recursos naturales, que justamente es lo que busca explorar esta nueva carrera. Otro reto entonces, es consolidar un buen cuerpo docente y de estudiantes, que estén entusiasmados por la idea de formular nuevas formas de manejar los recursos naturales.

Un tercer desafío es involucrar a las comunidades, discutiendo en conjunto el diseño de las soluciones, en un trabajo mancomunado entre academia, habitantes, organizaciones de la sociedad civil, instituciones públicas y empresas. Aquí el involucramiento y el diálogo resultan fundamentales.

"Creemos que los futuros desarrollos de proyectos de título, de tesis, deben ser inspirados en un buen diagnóstico de lo que está ocurriendo, con pies en la realidad, y dispuestos a innovar, por ejemplo, explorando de manera más audaz el tema de la economía circular".

Investigación e influencia en la sociedad 

La carrera apuesta a contratar nuevos profesores y profesoras que estén trabajando en temas clave, como conservación de suelos y captura de carbono, hidro climatología, tecnologías de información, economía circular, desarrollo rural, ecología, entre otros.

"Pero además de eso, nosotros apostamos a desarrollar una investigación eminentemente interdisciplinaria. Por ejemplo, para abordar problemas de escasez hídrica y desafío de la sequía asociado al cambio climático, no solo se logra desde la perspectiva de más ingenieros o profesionales de ciencias de la tierra, sino es necesario abrirse a los distintos saberes que están disponibles en la universidad y que conjuntamente, vayan explorando nuevas fronteras de soluciones", afirma Francisco Meza. Todo esto en diálogo con actores que tienen distintas percepciones.

Las tecnologías o nuevas soluciones que se generen producto de esta investigación y se dispongan a las comunidades -por ejemplo, una mejor captura de carbono, nuevos modelos de usos de recursos hídricos, el reciclaje, entre otras- son una manera de influir en la sociedad.

Pero otra manera, es el ámbito de las políticas públicas. Aquí se deben conocer los incentivos y regulaciones más efectivas para lograr los objetivos de desarrollo sostenible. "Vamos a propiciar el trabajo de economistas, cientistas sociales, y también el diálogo con el sector público", comenta Meza.

"El desarrollo integral de las comunidades depende de la salud y bienestar de los recursos naturales y los ecosistemas. Hacer una carrera y liderar este proyecto, para mí es una tremenda oportunidad, un gran regalo y un privilegio, porque significa dejar algo que va a trascender en el tiempo y de influir, modestamente, en el desarrollo futuro de nuestra sociedad", reconoce el académico.

Especialización: distintas opciones 

La idea es que los estudiantes busquen mirar el problema del medioambiente de una manera más integral y que quieran buscar en la tecnología, la modelación matemática y en la gestión de los recursos naturales, un ámbito para su desarrollo profesional. (Crédito fotografía: Karina Fuenzalida)
La idea es que los estudiantes busquen mirar el problema del medioambiente de una manera más integral y que quieran buscar en la tecnología, la modelación matemática y en la gestión de los recursos naturales, un ámbito para su desarrollo profesional. (Crédito fotografía: CEDEL/Karina Fuenzalida)

"Buscamos jóvenes apasionados por el uso sustentable de los recursos naturales", afirma el profesor Francisco Meza y continúa: "Tenemos que tener gente que esté absolutamente comprometida y dispuesta a transformar su vida profesional en una que esté orientada a ofrecer soluciones y  contribuir a la conservación de la naturaleza".

La carrera consta de 10 semestres de duración y considera la especialización a través de un major en recursos naturales y seis minors a elección. Para este efecto, se destacan las alianzas  que ha desarrollado la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal, interdisciplinariamente, entre seis unidades académicas.

  1. Minor en Sustentabilidad: liderado por el Campus Villarrica y el Instituto para el Desarrollo Sustentable.
  2. Minor en Medio ambiente y Territorio: realizado por el Instituto de Geografía.
  3. Minor en Recursos Hídricos: realizado en conjunto con la Escuela de Ingeniería.
  4. Minor de Sistemas Marinos: realizado junto a la Facultad de Ciencias Biológicas.
  5. Minor en Sustentabilidad y Cambio Climático: desarrollado por la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal.
  6. Minor en Gestión Sustentable de los Recursos Naturales: desarrollado por la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal.

"Nos interesan estudiantes que quieran entender, en todas sus dimensiones, el concepto de un manejo sustentable de los recursos naturales. Eso implica que estén dispuestos a trabajar en el ámbito de la ciencia, las ciencias de la Tierra, la ingeniería, y que también tengan una inclinación hacia las ciencias sociales, cómo el territorio puede ser ordenado de manera más racional y que conozcan de cerca los problemas, las percepciones y necesidades de las comunidades para darles una respuesta más efectiva", explica Meza.

También la idea es que los estudiantes busquen mirar el problema del medioambiente de una manera más integral y que quieran buscar en la tecnología, la modelación matemática y en la gestión de los recursos naturales, un ámbito para su desarrollo profesional.

La carrera de Ingeniería en Recursos Naturales fue aprobada el pasado viernes 10 de junio, por el Honorable Consejo Superior de la Universidad Católica, el que dio el vamos al programa de manera unánime, lo que permitirá abrir el proceso de admisión de la carrera para el año 2023.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado