Skip to content

Líder en ecología marina de Estados Unidos se refirió a los desafíos de la conservación de los ecosistemas oceánicos en la UC


La primera Enviada para los Océanos del presidente Barack Obama, Jane Lubchenco, destacó la relevancia de difundir las investigaciones científicas a la sociedad para la elaboración de políticas públicas que apunten a la protección del mar, junto con la necesidad de diseñar un proyecto educativo al respecto. El seminario fue organizado por el Centro de Conservación Marina UC y también contó con la participación del Ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier. 

photo_camera Archivo UC

Aumentar el trabajo científico; lograr que este conocimiento llegue a quienes toman las decisiones; fomentar la generación de alianzas estratégicas y alcanzar un equilibrio entre las medidas de conservación que surjan de las comunidades locales, pero que cuenten con una planificación nacional, son los consejos que entrega Jane Lubchenco, la primera Enviada para los Océanos de Estados Unidos, para mantener la sustentabilidad de los ecosistemas oceánicos.

La destacada científica entregó estas claves en el marco del seminario “Nuestro Océano: Realidades y desafíos de la Conservación Marina en Chile”, organizado por el Núcleo Milenio Centro de Conservación Marina (CCM), de la Pontificia Universidad Católica de Chile. 

La investigadora señaló además que los desafíos para la protección del océano se han incrementado debido al cambio climático. Es por esta razón que considera de suma importancia que el conocimiento científico llegue a la sociedad y a quienes toman las decisiones, lo que permitiría una mayor educación, un mayor compromiso de la sociedad con el ambiente y también la elaboración de políticas públicas que apunten a la conservación marina. “La información científica debe estar sobre la mesa”, comentó. Asimismo, destacó la necesidad de empoderar a las comunidades locales de pescadores y fomentar la pesca sustentable bajo el lema “Fish smarter, not harder”.

En el encuentro también expusieron el Ministro de Medio Ambiente, Pablo Badenier; la jefa de Recursos Naturales de la cartera, Alejandra Figueroa; el vicerrector de Investigación UC, Juan Larraín; el embajador de Estados Unidos en Chile, Michael Hammer y la directora del CCM, Miriam Fernández. En las sesiones de discusión participaron renombrados exponentes del mundo académico, social y empresarial de Chile.

Se abordó la compleja labor que implica proteger los ecosistemas marinos considerando la diversidad de intereses de los actores involucrados, las diferentes realidades regionales y las políticas públicas y macroeconómicas.

La directora del CCM y profesora de la Facultad de Ciencias Biológicas, Miriam Fernández, indicó que pese a que ha existido un considerable aumento en la superficie de áreas marinas protegidas en Chile, aún no se alcanza la meta fijada de un 10% de protección, contando solo con un 5,5%. “No hay un plan nacional que apunte a la conservación del mar chileno, pero hay suficiente información científica que podría acompañar la creación de este proyecto en un futuro”, comentó.

En este sentido Juan Larraín destacó la relevancia de dar a conocer las evidencias científicas para el desarrollo de mejores políticas públicas: “Investigar e impactar en la sociedad y en la vida de las personas es parte de la misión de nuestra universidad”.

Por su parte, Pablo Badenier reconoció ciertas falencias de la administración del Estado, pero apuntó a que existen oportunidades para emprender un camino de desarrollo y crecimiento distinto. “Hoy se requiere responder con un enfoque integral, equitativo y participativo, con respeto por la diversidad biológica, por sus paisajes, ecosistemas y especies”. Añadió que la conservación marina requiere desafíos mayores. “El esfuerzo para proteger los ecosistemas marinos y alcanzar los desafíos de la Convención de Diversidad Biológica nos impone un accionar decidido, sistemático, planificado y serio. Esto implica, además, considerar la participación activa de las comunidades, gobiernos locales y regionales, organizaciones de la sociedad civil, agencias internacionales, entre muchos actores. No solamente como un esquema de gobernanza, sino que también con el propósito de transformar estas áreas protegidas en un activo y no necesariamente un pasivo”.

 

INFORMACIÓN PERIODÍSTICA

José Barraza, Centro de Conservación Marina UC, jbarraza@bio.puc.cl 

Daniela Farías, periodista Prensa UC, dkfarias@uc.cl 

 

 

 


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado