Skip to content

UC lanza encuesta con el propósito de avanzar en la inclusión de personas con discapacidad


El sondeo que implementará la Dirección de Personas busca identificar a quienes se desempeñan laboralmente en la universidad y cuenten con algún tipo de discapacidad con el objetivo de poder brindar apoyo y un acompañamiento efectivo frente a sus necesidades.

photo_camera El programa de Inclusión Laboral en la UC se comenzó a implementar en mayo de 2019, con el fin de promover el pleno desarrollo de las personas que trabajan en la institución y que se encuentran en situación de discapacidad. (Fotografía: Pexels)

En los próximos días se comenzará a implementar en la Universidad Católica la Encuesta de inclusión laboral de personas con discapacidad UC, de la Dirección de Personas, que permitirá conocer el universo de funcionarios al interior de la institución que presentan algún grado de discapacidad física o psicológica. Se trata de un sondeo que, junto con detectar las necesidades de quienes se desempeñan laboralmente en la institución y presentan este tipo de condición, también facilitará que el plantel pueda adoptar medidas que permitan avanzar en materia de inclusión.

“Con la información que obtengamos podremos proveer acompañamiento, levantar necesidades y ser un apoyo real con miras a avanzar en una cultura de inclusión laboral”, explica Óscar Gomezese, jefe de Reclutamiento, Selección e Inclusión de la Dirección de Personas. El profesional explica que en línea con los valores que promueve la universidad, sobre la base de una comunidad diversa e inclusiva, se quiere “continuar avanzando en la eliminación de barreras y generar un entorno laboral que permita la mejor participación de las personas con discapacidad”.

“Con la información que obtengamos de la encuesta podremos proveer acompañamiento, levantar necesidades y ser un apoyo real con miras a avanzar en una cultura de inclusión laboral” - Óscar Gomezese, jefe de Reclutamiento, Selección e Inclusión de la Dirección de Personas UC

La encuesta es también una oportunidad para dar a conocer el programa de inclusión que ofrece la Universidad Católica para su personal. Entre otras cosas, la institución entrega un bono de movilización especial que da cuenta de los mayores costos de desplazamiento que deben enfrentar personas en situación de discapacidad, y al que tienen derecho quienes lleven por lo menos un año en la UC, cuentan con contrato indefinido y trabajan de manera presencial. Por otro lado, el Departamento de Beneficios de la universidad los acompaña en el proceso de obtención de credencial de discapacidad y pensión de invalidez, con lo cual pueden acceder a diversos beneficios que entrega el Registro Nacional de Discapacidad. Asimismo, se presta un apoyo en la adecuación de los puestos de trabajo para quienes lo requieran por su discapacidad.

El programa de Inclusión Laboral en la UC se comenzó a implementar en mayo de 2019, con el fin de promover el pleno desarrollo de las personas que trabajan en la institución y que se encuentran en situación de discapacidad. Además, entre sus propósitos está también contribuir al desarrollo de una cultura inclusiva al interior de las unidades académicas y centrales de la institución.

“Hemos logrado que más personas ingresen voluntariamente al programa de inclusión, lo que nos ha permitido entender y conocer la realidad que viven con respecto a la discapacidad, sus funciones y los apoyos que nosotros podemos implementar”, sostiene Gomezese. Se trata de un círculo virtuoso, pues al unirse más personas al Programa de Inclusión Laboral, la universidad obtiene más información sobre sus necesidades y realidades, lo que favorece que se les brinde un mejor acompañamiento y apoyo. 

“Hemos logrado que más personas ingresen voluntariamente al programa de inclusión, lo que nos ha permitido entender y conocer la realidad que viven con respecto a la discapacidad, sus funciones y los apoyos que nosotros podemos implementar” - Óscar Gomezese, jefe de Reclutamiento, Selección e Inclusión de la Dirección de Personas UC

Óscar Gomezese explica que entre los retos que tiene actualmente la Dirección de Personas en este ámbito, es que quienes tengan alguna discapacidad puedan sentirse libres y en confianza para desenvolverse laboralmente en la universidad, así como también puedan percibir que son acogidas y apoyadas por la institución y por sus respectivos equipos de trabajo. Muchas veces persiste en algunas de las personas con discapacidad un temor al trato diferente o al rechazo. 

En todo caso, el jefe de Reclutamiento, Selección e Inclusión, señala que los cambios sociales que enfrenta el país e iniciativas como la ley de inclusión han implicado un avance en este ámbito. El primero de abril del año 2018 comenzó a regir en Chile con la Ley de Inclusión Laboral (21.015). Esta establece que aquellas instituciones o empresas que cuentan con 100 o más empleados deben contratar, o mantener contratados, según corresponda, al menos a un 1% de personas con discapacidad o que sean asignatarias de una pensión de invalidez de cualquier régimen previsional.
 
“Las personas con discapacidad ya no debieran sentir temor ya que existe apoyo y acompañamiento dentro y fuera de la universidad para impulsar un espacio de trabajo sano y colaborativo”, comenta Gomezese, quien recuerda que la inclusión es una responsabilidad compartida de la comunidad universitaria. “Mientras más información obtengamos con la encuesta, sabremos mejor cómo ser un apoyo efectivo para efectivamente convertirnos en una comunidad UC más inclusiva”, concluye.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado