Skip to content
Centro UC Síndrome de Down

Cómo apoyar a niños y jóvenes con capacidades cognitivas distintas en el encierro


Enseñarles a canalizar lo que están sintiendo través del juego, el dibujo, la pintura y la mímica, es una de las recomendaciones que entregan los especialistas.

photo_camera Reservar espacios para compartir en familia, sin pantalla, sin televisor con noticias, sin teletrabajo. Pueden ser momentos cortos, pero de dedicación absoluta, es una de las recomendaciones que hacen los especialistas. En la imagen, Natalia Holmes, funcionaria de la Facultad de Ciencias Biológicas. Crédito: Karina Fuenzalida.

Estar aislados, sin posibilidad de reunirse con personas afectivamente importantes como amigos, abuelos, profesores; y sin poder realizar rutinas como asistir a clases, a terapias o a los paseos diarios; es un desafío especialmente complejo para niños y jóvenes con discapacidad cognitiva. Para ellos comprender lo que está ocurriendo y adaptarse a las restricciones resulta particularmente difícil, y situaciones como el alejamiento obligatorio, pueden ser percibidas como un abandono. 

Macarena Lizama, pediatra, profesora de la Escuela de Medicina de la UC, y directora ejecutiva del Centro UC Síndrome de Down, explica que los cambios que impone la cuarentena afectan la salud mental, y en algunos jóvenes y niños con discapacidad cognitiva pueden gatillar síntomas de depresión o estrés. Por ejemplo, regresión del desarrollo, mayor apetito, aislamiento, aumento de conductas como comerse las uñas, sacarse el pelo, balancearse, morderse los dedos, apretar los dientes. También es posible que surjan actitudes oposicionistas y desafiantes hacia el adulto que los cuida, problemas de sueño, de querer dormir más o de no levantarse, de irritabilidad y poca tolerancia. “Es muy bueno que se haya ampliado el permiso para salir a pasear, no solo a personas con trastorno del espectro autista, sino también a personas con discapacidad cognitiva, lo que permite despejar de alguna forma la sensación de encierro”, señala Macarena Lizama.  

"Es muy bueno que se haya ampliado el permiso para salir a pasear, no solo a personas con trastorno del espectro autista, sino también a personas con discapacidad cognitiva" - Macarena Lizama, directora del Centro UC Síndrome de Down

La sicóloga María Jesús Maturana, advierte sobre la relevancia de cuidar el lenguaje. "Es importante evitar palabras que puedan generar una preocupación excesiva”, dice Maturana, quien también trabaja en este centro. Más aún, la profesional llama a elegir palabras que brinden contención y que propicien conversar sobre el tema.

Otras recomendaciones que entregan las especialistas: 

  • Explicar en forma concreta, simple y adaptada a cada niño, niña, o adolescente, por qué necesitamos quedarnos en casa. Existe de apoyo gráfico creado para esto, con dibujos explicativos.
  • Mantener una estructura de actividades diarias: levantarse, ducharse, desayunar, hacer la pieza, almorzar, etc. Es muy útil llevar un calendario diario de acciones con imágenes asociadas, que el niño o adolescente puede ir marcando a medida que las realiza. 
  • Usar los espacios físicos de la casa de acuerdo a su funcionalidad: comer en la cocina o comedor, no en la pieza, y hacer las tareas en el lugar específicamente destinado a ello.
  • Ponderar el uso de pantallas. No hay que demonizarlas porque las necesitamos, pero hay que usarlas con tiempos definidos para fines educativos y para fines recreativos, tomando las precauciones de seguridad parental.
  • Salir a tomar aire, aunque sea al balcón del departamento y exponerse al sol un rato.
  • Reservar espacios para compartir en familia, sin pantalla, sin televisor con noticias, sin teletrabajo. Pueden ser momentos cortos, pero de dedicación absoluta. 
  • En caso de usar el permiso para pasear, crear una mascarilla propia que se lúdica, Para los niños, proteger la ropa con un pedazo de sábana pintada para disfrazarse de superhéroe o de alguna otra figura. Ello aumenta la posibilidad de que use estos elementos sin sacárselo, especialmente aquellos que tienen hierpsensibilidad y no toleran ponerse nada en la cara.
  • Cuidar la higiene de sueño: lo que implica establecer horarios para ir a dormir y para levantarse, propiciar el silencio y la oscuridad, que duerman siempre en su cama, y evitar la exposición a pantallas dos horas antes de ir a dormir.
  • Conversar sobre las emociones que surgen en estos tiempos de cuarentena. Ayudarlos a reconocer sus sentimientos y a canalizarlos a través del juego, de la pintura, de la mímica. Explicarles que es normal sentirse así. Decirles que muchas personas están trabajando para solucionar el problema y reforzar que los adultos lo están cuidando, protegiendo, y que no lo van a dejar nunca solo. El Centro UC síndrome de Down creó guías para trabajar las emociones.

Ponderar el uso de pantallas. No hay que demonizarlas porque las necesitamos, pero hay que usarlas con tiempos definidos para fines educativos y para fines recreativos, tomando las precauciones de seguridad parental- recomiendan las especialistas


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado