Skip to content

Matemáticas y teatro: una alianza que potencia los talentos y el aprendizaje escolar


El grupo Exacta -que reúne a actores, profesores y otros profesionales- está realizando talleres online en los que se alienta a los estudiantes a expresar lo que aprenden en sus cursos de matemáticas, mediante técnicas dramatúrgicas. En esta labor, cuentan con la colaboración de dos académicos de la Facultad de Matemáticas y el Instituto de Ingeniería Matemática y Computacional de la UC; y el apoyo del Núcleo Milenio para Aplicaciones de Control y Problemas Inversos ACIP, y un conjunto de proyectos FONDECYT.

photo_camera Utilizar técnicas teatrales para expresar contenidos matemáticos, es el objetivo de una serie de talleres online que se han llevado a cabo en colegios de las regiones de O'Higgins y Metropolitana. (Fotografía: Pxhere)

Sebastian Thrun (54) es uno de los científicos computacionales más reconocidos del mundo. No sólo fundó Google X y el equipo de desarrollo de vehículos autónomos de ese gigante tecnológico, sino que también es reconocido por los algoritmos probabilísticos que elabora para el ámbito de la robótica. Hace un tiempo, le preguntaron qué pensaba de los posibles nexos entre mundos que parecen ser tan disímiles como el de los números y las artes. La respuesta del profesor de la Universidad de Stanford y Georgia Tech fue clara: “Para mí, las matemáticas, la ciencia computacional y las artes, están increíblemente relacionadas. Todas son expresiones creativas”.

Precisamente, explorar las formas en que una rama del arte, como el teatro puede potenciar las habilidades matemáticas en la población escolar chilena, es el objetivo de un grupo de profesores, actores y otros profesionales reunidos bajo el nombre de Exacta. Hace unos cinco años, este colectivo decidió ir un paso más allá de la creación de obras que mezclan teatro y matemáticas, y que se exhiben anualmente en el “Festival de Educación, Teatro y Matemática Exacta”. Su inquietud apuntaba a preparar a escolares de distintos colegios para que ellos pudieran expresar lo que estaban aprendiendo en sus cursos de matemáticas mediante técnicas dramatúrgicas.

“La teatralidad entrega herramientas que de alguna forma le quitan la aridez a los conocimientos, a las matemáticas, la ciencia, los que son datos bastantes duros. La gente empieza a manejar nociones matemáticas sin darse cuenta”, cuenta Aldo La Barra, profesor de teatro que integra el grupo Exacta. Un opinión similar tiene Lina Wistuba, actriz del mismo colectivo y académica de la Universidad de Santiago: “A lo mejor suena un poco pomposo, pero hemos llegado descubrir modelos teatrales para la enseñanza de la matemática, la estadística, la geometría, el álgebra. Hemos ido compartiendo con distintos profesores y profesoras estos hallazgos que de verdad sirven en el aula. Para algunos estudiantes, esta área no es de su predilección, la ven como una obligación. A muchos les cuestan las matemáticas, por lo que su interés empieza a deteriorarse y le empiezan a tomar una bronca tremenda. Entonces, estas herramientas teatrales resultan más inclusivas”, señala Wistuba, quien tiene un Magíster en Ciencias con Mención en Didáctica de la Matemática.

Hoy esta iniciativa se expresa en tres talleres online de 12 sesiones que se han estado realizando en las últimas semanas. En cada sesión un actor o actriz presenta una técnica teatral, ya sea uso de títeres, relatos del estilo cuentacuentos o presentaciones tipo stand-up comedy. La idea es que al terminar los alumnos se organicen en grupos y creen algo que exprese contenidos matemáticos usando algunos de estos métodos escénicos.

Los talleres se imparten en los colegios que respondieron a una invitación amplia realizada en San Fernando a través del Servicio Local de Educación Pública, el Proyecto Asociativo EXPLORA para la Región de O'Higgins y por contacto directo con los jefes de departamento de Matemáticas y/o de las Unidades Técnico Pedagógicas. En el Colegio Inmaculada Concepción aprobaron intervenir un segundo medio: una de  sus horas semanales, que se destinaba a hacer ejercicios sobre  materias vistas en clase, ahora se dedica a las sesiones del taller.

En el Liceo San Francisco el taller se realiza los jueves en la tarde, donde se reúnen alrededor de 25 estudiantes, inscritos voluntariamente, desde séptimo básico hasta segundo medio. El tercer taller funciona cada martes de 16 a 17 horas, y participan en él profesores y estudiantes de distintos niveles del Instituto Hans Christian Andersen y del Liceo Bicentenario Benjamín Vicuña Mackenna, de  la  comuna capitalina de La Florida. Se organizó, además, una Jornada de Innovación Pedagógica en la que participaron, además de los colegios mencionados, profesores de otros recintos educativos: Escuela Abel Bouchon en Angostura; Escuela  Gaspar Marín en La  Marinana; y Colegio  El Real, Colegio Hermano Fernando de la Fuente, Colegio Marista, y Liceo Neandro Schilling en San Fernando.

Duvan Henao, doctor en matemáticas de la Facultad de Matemáticas y del Instituto de Ingeniería Matemática y Computacional de la UC, conoce la labor de Exacta desde hace años y comenta que su potencial es enorme. Todo comenzó durante la primera década del 2000, cuando algunos miembros del grupo como la propia Lina Wistuba y Apolo Coba -quien ha sido profesor en diversos recintos escolares y también es Magíster en ciencias con mención en didáctica de la matemática- conocieron a Pilar Iglesias, quien fue docente de la Facultad de Matemáticas de la UC. La académica, quien falleció en 2007, fue una reconocida investigadora en el desarrollo de la estadística bayesiana en América Latina y también fue profesora de pregrado de Henao.

“Ella fue la que comenzó, junto a Guido del Pino, a comprometerse más con hacer un ejercicio de alfabetización estadística, porque aunque uno no se dedique a una profesión matemática o con alto contenido matemático, se necesita de la estadística para ser ciudadano. Por ejemplo, para que a uno no le metan el dedo en la boca con los seguros, los créditos o cuando alguna empresa quiere hacer pasar por exitoso algo que no lo es”, cuenta Henao. En el encuentro entre Pilar Iglesias y Lina Wistuba fue donde tomó forma la idea de agregar el teatro como recurso pedagógico a cursos de estadística para niños, iniciativa que a la larga derivó en los talleres que hoy se hacen en las escuelas.

La profesora fue una de las que más influyó en Henao, lo que lo llevó a conocer la labor de Exacta. Cuando él se incorporó como académico a la UC, le pidió a los miembros del grupo que presentaran en la universidad una de las obras que habían creado junto a Iglesias. “En los tiempos de Pilar, eso fue un curso dentro de la carrera de Licenciatura en Matemática y Estadística”, comenta Henao. Hoy tanto él como Eduardo Cerpa, doctor en matemáticas del Instituto de Ingeniería Matemática y Computacional de la UC, y director del Núcleo Milenio para Aplicaciones de Control y Problemas Inversos ACIP, colaboran con Exacta en tareas como generar nexos entre ese grupo y los potenciales colegios donde se realizan los talleres, además de entidades como los Servicios Locales de Educación Pública.

"La universidad hace el puente y ayuda a que la gente se conecte; opera como un espacio de encuentro entre la sociedad", afirma Duvan Henao (a la izquierda), quien junto a Eduardo Cerca, son los dos profesores del Instituto de Ingeniería Matemática y Computacional  que actualmente participan en esta iniciativa. (Fotografía: Instituto de Ingeniería Matemática y Computacional)
"La universidad hace el puente y ayuda a que la gente se conecte; opera como un espacio de encuentro entre la sociedad", afirma Duvan Henao (a la izquierda), quien junto a Eduardo Cerca, son los dos profesores del Instituto de Ingeniería Matemática y Computacional que actualmente participan en esta iniciativa. (Fotografía: Instituto de Ingeniería Matemática y Computacional)

“Una de las funciones de la universidad, además de su rol en el desarrollo de nuevo conocimiento y la formación de personas, es vincularse con el medio. Esa labor no consiste sólo en relacionarse con su entorno, sino también cumplir un rol de catalizador de vínculos entre distintos actores. La universidad hace el puente y ayuda a que la gente se conecte; opera como un espacio de encuentro entre la sociedad. Ese es, de cierta manera, el rol que estamos jugando”, comenta Duvan Henao.

En el caso de esta intervención del grupo Exacta en San Fernando, también contribuyó también en el diseño y coordinación el profesor José Peña, integrante de Exacta y ganador del Premio Euclides-EduCiencias 2018. En la coordinación y difusión jugaron un rol muy importante Héctor Saravia y Vanessa Montalba, Jefe Técnico y Asesora Técnico Pedagógica en Matemática, respectivamente, del Servicio Local de Educación Pública de Colchagua. También apoyó en la difusión Catalina Pino, del PAR Explora O'Higgins, haciendo llegar la invitación a una amplia red de colegios. En los colegios,también se valora profundamente el interés y compromiso de los profesores y autoridades, quienes entusiasman a los estudiantes y ponen a disposición su tiempo y sus horas de clase: Carolina Gajardo, Nicolás Bustamante, Solange Merlo y María Paz Román en el Instituto Hans Christian Andersen; René Sepúlveda, Víctor Cáceres, Antonio Jorquera y la Directora Nedielka Jara en el Liceo San Francisco de la comuna de Placilla; Alejandra Labraña, Eduardo Bueno y Claudio Trujillo en el Colegio Inmaculada Concepción; Miguel Rodríguez en el Liceo Bicentenario Benjamín Vicuña Mackenna.

La iniciativa fue financiada con el apoyo del Núcleo Milenio para Aplicaciones de Control y Problemas Inversos ACIP -parte del programa Iniciativa Científica Milenio de ANID-, y los proyectos FONDECYT 1170665, 1180528, 1190018, 1190102, 1190066, 1190388, 11190130 y 1210241".

El potencial de las matemáticas

El académicoLos profesores destacan que además de las matemáticas y destrezas científicas, los escolares desarrollan habilidades transversales como la comunicación, el trabajo colaborativo y la importancia de la interdisciplinariedades. (Imagen: Sesiones de los talleres por Zoom)
Los profesores destacan que además de las matemáticas y destrezas científicas, los escolares desarrollan habilidades transversales como la comunicación, el trabajo colaborativo y la importancia de la interdisciplinariedades. (Imagen: Sesiones de los talleres por Zoom/Instituto de Ingeniería Matemática y Computacional)

Lina Wistuba cuenta que los talleres aprovechan las técnicas teatrales para abordar dos aspectos esenciales de las matemáticas. Por un lado están los conceptos del currículo escolar y que operan como una base. Y luego se exploran lo que ella llama “objetos extraños matemáticos”. “Por ejemplo, trabajamos con el número Pi, una noción que tiene que ver tanto con nosotros como con la vida y el universo. Además, es una idea que podemos tomarla no sólo desde el punto de vista teatral, sino que también desde las artes visuales, todo lo que tiene que ver con el tema de la belleza o la estética. También están los llamados objetos contradictorios y fenómenos como la 'cinta de Moebius'”, señala.

El efecto observable de estas dinámicas en los talleres es claro. “Creo que cumplen un rol en mejorar la disposición de los alumnos. Y eso indirectamente ayuda a poner una semilla, un granito de arena en el aumento de la valoración de las matemáticas en la sociedad”, afirma Henao. El académico también destaca cómo el trabajo grupal de los alumnos también estimula la integración de destrezas científicas con el desarrollo de habilidades transversales como la comunicación y el trabajo colaborativo, que muchas veces se ven como disociadas del área científica. Ahí también hay un valor clave, agrega Henao, sobre todo si se piensa que la interdisciplina es cada vez más importante en todo tipo de ámbitos.

“Sin ir más lejos, está la crisis del cambio climático. Yo creo que va a ser revolucionario, porque va a interpelar de una manera tan grande a la sociedad que ya no se va a poder dar el lujo de tener esta desarticulación entre la investigación y los problemas más acuciantes que exigen miradas conjuntas y trabajo en equipo. El hecho de que eso se aliente en el público joven, es importante. Por eso pienso que este proyecto tiene un potencial que va mucho más allá de la iniciativa en sí”, señala Henao.

En lo inmediato, el 21 de octubre se realizará un encuentro en el Centro Cultural de San Fernando, donde se busca que estén los alumnos y profesores que participaron de los talleres, más algunos familiares. La idea, indican desde Exacta, es proyectar algunas de las obras y creaciones de los estudiantes. En esa ocasión, Exacta también presentará un stand-up comedy sobre algoritmos y números binarios. Luego, a fines de noviembre e inicios de diciembre se efectuará una nueva versión del Festival Exacta, en formato online y donde se incluirán algunos grupos de alumnos escogidos de los tres talleres escolares.

Mirando hacia el futuro, Marilyn González, actriz e integrante de Exacta, señala que las técnicas que se exploran en los talleres también sirven para trabajar otras asignaturas como lenguaje, ciencias sociales, biología, química y física, entre muchas otras. “Inicialmente, los estudiantes nos suelen ver con temor, porque el pánico escénico les dificulta el poder expresarse y comunicarse. Pero cuando logramos demostrar que el teatro es amigable, entretenido y lúdico eso ayuda a aprender de una manera más entretenida”, concluye.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado