Skip to content

Expertos compartieron las estrategias de Chile y China para enfrentar la pandemia


El impacto económico de la crisis sanitaria, la experiencia de la educación online y las medidas implementadas en el ámbito de la salud pública para enfrentar el COVID-19 fueron algunos de los temas abordados en una serie de webinars organizados por la UC, la Universidad de Chile y la Universidad de Tsinghua en el marco de la conmemoración de los 50 años de colaboración entre ambos países.

Con el propósito de celebrar los 50 años de colaboración entre Chile y China y evaluar los efectos de la pandemia en ámbitos como la economía, la salud y la educación, entre otros, la Universidad Católica, la Universidad de Chile y la Universidad de Tsinghua organizaron una semana de seminarios online en los que participaron autoridades, académicos y estudiantes, entre otros.

“Hemos organizado conjuntamente estos webinars con la Universidad de Chile y la Universidad de Tsinghua con la convicción de que nos brinda la posibilidad de acercarnos y generar contactos entre académicos que tienen intereses comunes en diferentes ámbitos de trabajo”, señaló el rector Ignacio Sánchez, quien agregó que se trata de una instancia que “permite profundizar el trabajo conjunto en temas como la pandemia y sus efectos en la economía y en la educación online, entre otros”.

“Hemos organizado conjuntamente estos webinars con la Universidad de Chile y la Universidad de Tsinghua con la convicción de que nos brinda la posibilidad de acercarnos y generar contactos entre académicos que tienen intereses comunes en diferentes ámbitos de trabajo” - Rector UC Ignacio Sánchez

Los seminarios, que pueden encontrarse en el canal de Youtube oficial de la UC, abordaron temas como el impacto económico de la crisis sanitaria, las relaciones diplomáticas entre ambos países, un diálogo colaborativo sobre la educación online, el cuidado de la salud y los desafíos que plantea el COVID-19 e innovaciones en los ámbitos de la ciencia y la tecnología.

Con respecto al particular escenario que plantea la crisis sanitaria, el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, destacó que “vivimos en un momento de mucha incertidumbre, pero también la incerteza es el alma de la vida académica. Necesitamos encontrar nuevas verdades y formas para aproximarnos a la realidad”. Vivaldi añadió que en el mundo actual la internacionalización es un aspecto crucial y que no se pueden resolver los problemas de la humanidad, como las pandemias, si no se analizan desde una perspectiva internacional.

“Vivimos en un momento de mucha incertidumbre, pero también la incertidumbre es el alma de la vida académica. Necesitamos encontrar nuevas verdades y formas para aproximarnos a la realidad” - Rector UChile Ennio Vivaldi

En tanto el prorrector de la Universidad de Tsinghua, Yang Bin, enfatizó que el trabajo colaborativo con la Universidad Católica y la Universidad de Chile demuestra que también hay un propósito compartido de enfrentar los desafíos y las oportunidades del futuro, particularmente en ámbitos como la salud y el intercambio académico.

Uno de los temas abordados fueron los impactos de la pandemia sobre la economía en ambos países. La académica y directora del Centro de América Latina de la Universidad de Tsinghua, Taotao Chen, explicó que la economía china se vio fuertemente afectada durante los primeros cuatro meses del 2020 cuando el país presentó casi 15 mil casos diarios de contagiados. Hubo sectores como el manufacturero, el turismo y el agrícola que tuvieron un impacto relevante y también provincias como Hubei donde el PIB cayó casi un 40%. Sin embargo, Taotao Chen destacó que “las medidas de control eficientes lograron rápidamente contener los casos de contagio y mantenerlos bajos, lo cual generó las condiciones para que hubiera una recuperación económica”.

Según explicó, se implementó un control sistemático a nivel regional, pero también de las instituciones y de las propias personas, que facilitó la contención de la pandemia. También hubo sectores como el financiero y el de las tecnologías de las información que experimentaron un notablemente crecimiento. Añadió que la colaboración entre el gobierno, el sector privado y la academia resultan fundamentales para sortear una coyuntura de esta magnitud.

El economista y académico de la UC, Sebastián Claro, explicó que en el caso de Chile el impacto económico de la pandemia ha sido mucho más significativo que otras crisis experimentadas, como la crisis asiática o la del 2008. “El consumo y la inversión se han visto muy afectadas, mientras que en el ámbito de las exportaciones la demanda ha sido más resiliente, como lo que se ha podido apreciar en el caso del cobre y la minería”, sostuvo. A diferencia de otras crisis, en este caso la recuperación del intercambio comercial a nivel global ha sido más rápido. Claro también se refirió al crecimiento rápido que han tenido las exportaciones chilenas a China y que supera ampliamente a lo que ha pasado con otros mercados, pese a limitaciones como las barreras geográficas. Incluso este incremento se hado en sectores diferentes al de la minería, como es el caso de la agricultura, la silvicultura y la producción industrial.

Según comentó el economista es precisamente la mayor demanda china por los productos exportados que ha permitido compensar parcialmente la caída que se ha producido en Chile durante la crisis.  Asimismo concluyó que “una mayor colaboración en ámbitos como los manufactureros y agrícolas podrían incrementar la actividad económica”. En el panel también participaron Jorge O’Ryan, director general de ProChile, Óscar Hasbún, gerente general de la Compañía Sud Americana de Vapores y Zhang Pu, presidente del China Construction Bank en Chile.

Relaciones diplomáticas

Durante la semana de actividades conmemorativas se presentó también el libro "Relaciones entre Chile y China: Un enfoque integral", editado por la directora de Estudios Internacionales de la Universidad de Chile, Dorotea López, junto a los académicos Andrés Bórquez y Felipe Muñoz.

La publicación incluye la visión de académicos de ambos países y aborda los vínculos históricos que han unido a las dos naciones en ámbitos como la política, la diplomacia, la economía y la cultura, entre otros. “Este libro concluye la importancia que ha tenido para la relación entre ambos países el mantener abiertos los canales de comunicación, se trata de un diálogo que ha caracterizado el vínculo en el pasado y debería continuar profundizándose hacia el futuro”, señaló María Montt, académica de la UC y una de las autoras del libro.

El canciller Andrés Allamand valoró la publicación y señaló que la política exterior chilena debía contribuir a aprovechar todos los espacios para profundizar y densificar las relaciones con el país asiático. “En estos 50 años hemos construido una sólida amistad y un intercambio conforme al cual China es nuestro primer socio comercial, el primer destino de nuestras exportaciones y un inversionista cada vez más relevante”, sostuvo.

El vicerrector de la Universidad de Fudan, Zhimin Chen, destacó que pese a las distancias geográficas entre ambos países se ha consolidado una relación muy profunda entre ambas naciones. Asimismo destacó la relevancia de que las universidades impulsen la innovación, la ciencia y la investigación en el escenario actual frente a los desafíos que experimenta la humanidad. En ese contexto enfatizó también la necesidad del trabajo colaborativo en el ámbito de la internacionalización.

“El libro es un ejemplo de la importancia de la colaboración internacional. Es un aspecto que deberíamos ir profundizando y además incorporando a otras instituciones, especialmente a través de las publicaciones escritas que permiten dejar un legado”, señaló la vicerrectora de Asuntos Internacionales de la UC, Lilian Ferrer.

Desafíos de la educación online

En el diálogo colectivo sobre educación online participaron académicos y estudiantes de diferentes instituciones, incluyendo representantes de la instituciones organizadoras del evento, como también de la Universidad de Zhejiang, la Universidad de Beijing, la Universidad de Jiao Tong y la Universidad de Concepción.

“Entre los principales desafíos han estado el humanizar la experiencia de educación mediada por la tecnología, también situar al estudiante al centro del proceso de enseñanza y facilitar aspectos como la equidad y la inclusión”, explicó Cecilia Saint Pierre, directora de la Oficina de Educación Online en la Universidad de Chile. Para enfrentar este proceso se capacitó a los profesores y se reforzaron los principales principios de la formación.

Eduardo Vera, director de Asuntos Internacionales en la Universidad de Chile, comentó que uno de los descubrimientos que se ha realizado durante la pandemia es que pese a que se pensó en un comienzo que el transitar de un ambiente online en español a uno inglés sería una barrera para los alumnos chilenos, este no fue el caso, ya que se produjo una situación simétrica con pares de otros países que también tenían al inglés como una segunda lengua.

La académica de la Facultad de Educación de la UC Magdalena Claro sostuvo que otra conclusión significativa es que la brecha digital es un problema prioritario que determina las diferentes experiencias de aprendizaje y que debe ser abordado como un asunto institucional, no como un problema meramente de la familia. “La flexibilidad es otro tema relevante para el proceso de enseñanza, por ejemplo en relación a estar abiertos a que internet y las tecnologías digitales nos brindan también oportunidades y herramientas para el aprendizaje”, señaló la académica. La colaboración entre pares para la recomendación de buenas prácticas es otro tema que ha emergido a propósito de la crisis sanitaria.

En tanto, la académica Jing Qian de la Universidad de Tsinghua explicó que la pandemia ha sido una oportunidad para transitar a una educación más centrada en el alumno y en escuchar su percepción sobre los contenidos y conocimientos a los que se enfrenta. “Resulta importante repensar la pedagogía, pararse en el mismo nivel que los alumnos y escucharlos, para convertirse en un guía que camina junto a ellos”, afirmó.

“Resulta importante repensar la pedagogía, pararse en el mismo nivel que los alumnos y escucharlos, para convertirse en un guía que camina junto a ellos” - Jing Qian, académica de la Universidad de Tsinghua


Salud pública

Otro de los temas tratados durante el seminario fue el intercambio de experiencias frente a los desafíos del COVID-19 en el ámbito de la salud, webinar que fue moderado por la académica de la Escuela de Medicina de la UC Claudia Bambs.

Feng Cheng, experto en salud pública de la Universidad de Tsinghua, explicó que una vez detectado la presencia del virus, China implementó una estrategia de contención, con un confinamiento y aislamiento muy estricto en las zonas más afectadas entre el 23 de enero y el 22 de febrero. Posteriormente se inició la política de “Zero COVID-19” en la que se han implementado diversas medidas, como la cuarentena durante 14 días para viajeros internacionales y sistemas de detección temprana. El liderazgo de las autoridades, una adecuada estructura del sistema de salud chino, comprensión de la ciudadanía y colaboración son algunos de los factores claves en la respuesta del país asiático, según señaló el académico.

Paula Margozzini, académica UC y experta en salud pública y medicina familiar, se refirió a algunos de los desafíos que ha planteado la crisis sanitaria en materia de salud. Entre los aspectos que abordó fue que el contexto del perfil epidemiológico de la población chilena, y factores como el envejecimiento, la alta prevalencia de enfermedades crónicas y aspectos como la obesidad y el alto consumo de alcohol y tabaco, incrementan el riesgo de tener altos niveles de mortalidad. “Un 70 de las personas sobre los 14 años viven con dos o más enfermedades crónicas que requerirían de un cuidado individual médico”, señaló. La experta también se refirió algunas de las iniciativas en las que ha participado la UC, como la mesa social Covid-19, iCOVID Chile, Proyecto Esperanza, entre otros.

El vicerrector de Investigación de la UC, Pedro Bouchon, destacó la cooperación que se ha dado entre ambos países para enfrentar la pandemia. “La oportunidad de poder cooperar entre ambos países en diversos ámbitos ha sido extremadamente positivo, particularmente en el ámbito de las ciencias de la salud”, señaló y se refirió a la retroalimentación que han brindado los expertos chinos, quienes han compartido su conocimiento frente al coronovirus.

“La oportunidad de poder cooperar entre ambos países en diversos ámbitos ha sido extremadamente positivo, particularmente en el ámbito de las ciencias de la salud” - Pedro Bouchon, vicerrector de Investigación UC

La semana China – Chile concluyó con un webinar sobre las innovaciones en el ámbito de la ciencia y la tecnología. Es así como se presentaron iniciativas del Programa Ingeniería 2030 de Corfo, implementado por la Universidad de Chile, la Universidad Católica y la Universidad de Concepción. Otros proyectos, como las colaboraciones entre Huawei, DiDi y otras empresas chinas con la Universidad de Chile, también fueron abordados durante la última jornada.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado