Skip to content
¡Vamos chilenos!

La campaña que busca visibilizar y conectar a las personas mayores


El 18 y 19 de septiembre no solo celebraremos fiestas patrias. Este año, los festejados también serán los adultos mayores, un grupo que suele quedar en el olvido. Con esta campaña y la fundación Conecta Mayor, se busca “re conectar” a 50 mil personas mediante dispositivos tecnológicos y un sistema de acompañamiento virtual. Así como también poner este tema sobre la mesa y ayudar a que nos integremos como sociedad.

photo_camera Este 18 y 19 de septiembre, la campaña ¡Vamos chilenos! buscará recaudar fondos para conectar a 50 mil personas mayores de 80 años, visibilizando a este grupo y promoviendo la solidaridad. (Fotografía: César Cortés)

Imagina que vives sin compañía. Y que tienes más de 80 años. No ves bien, así que los números del teléfono se te confunden un poco. Tus nietos te piden hacer una llamada con video, pero en realidad tú prefieres el teléfono tradicional, el que siempre haz usado… pero tiene la desventaja que no los puedes ver. Hace tiempo que no ves a tu familia. Con esto de la pandemia, se hace difícil salir: llevas varios meses en reclusión. Tus hijos te hacen las compras. Ya no puedes ir a las clases de gimnasia ni menos juntarte con tus amistades. Solo queda ver televisión. Hay que adaptarse…

Eso, si tienes un buen nivel de vida.

Si vives en un barrio en que además es inseguro salir a la calle, no tienes familia que te llame ni te haga las compras, la pensión te alcanza justo para comer, y no tienes redes de apoyo que te asistan si te enfermas o te sucede algo… entonces la vida se hace bastante dura.

Este es precisamente el grupo de personas que se busca apoyar con la campaña “¡Vamos chilenos! Cuídate del coronavirus, contágiate de solidaridad”, que se realizará este 18 y 19 de septiembre. Con lo recaudado, y en conjunto con municipalidades de todo Chile, se buscará llegar, en una primera etapa, a 50 mil personas mayores de 80 años que vivan solas y que se encuentran entre el 40% más vulnerable de la población.

Ellas recibirán un kit que consiste en un dispositivo tecnológico, similar a un teléfono inteligente, pero con funciones simplificadas y con una interfaz muy sencilla de utilizar, para que los adultos mayores puedan conectarse rápidamente con CM-VIRTUAL -Conecta Mayor Virtual- un centro de asistencia en línea.

“La campaña busca no solo reivindicar el rol de nuestros mayores, sino estimular la solidaridad que se encuentra en la base de nuestra sociedad y que se demuestra día a día, con el trabajo de muchos héroes anónimos como son los trabajadores de la salud y de trabajos esenciales, que han surgido como una esperanza en medio de este escenario crítico e incierto”, afirmaron el rector Ignacio Sánchez y el animador Mario Kreutzberger, ambos impulsores de la iniciativa.

Esta es una iniciativa conjunta entre la UC, Fundación Teletón, la Asociación Nacional de Televisión (ANATEL), la Asociación Regional de Televisión (ARCATEL) y la Asociación de Radiodifusores de Chile (ARCHI). Y cuenta con la colaboración del Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA), la Asociación Chilena de Municipalidades (ACHM), la Asociación de Municipalidades de Chile (AMUCH) y la Asociación de Municipalidades Rurales de la Región Metropolitana (AMUR).

En una segunda fase, si la recaudación de fondos lo permite, se espera llegar a unos ochenta mil adultos mayores en total.

Los más vulnerables

Como explica el académico Ignacio Madero-Cabib, las medidas de reclusión de los adultos mayores tomadas a partir de la pandemia conllevan tres tipos de riesgo: financiero, de salud física y mental, y aislamiento. (Fotografía: Banco de imágenes Pixabay)
Como explica el académico Ignacio Madero-Cabib, las medidas de reclusión de los adultos mayores tomadas a partir de la pandemia conllevan tres tipos de riesgo: financiero, de salud física y mental, y aislamiento. (Fotografía: Banco de imágenes Pixabay)


Como cuenta el académico de la Escuela de Psicología, Roberto González, hace unos meses, cuando comenzó la pandemia por Covid-19, nació la idea de apoyar a los más vulnerables, a quienes más lo necesitaran.

“Esta campaña nos centra en el bien común, que es uno de los ejes de la cohesión social. Necesitamos algo que nos integre como sociedad, que nos saque de la polaridad en que nos encontramos”, explica el académico, parte del equipo que promovió la iniciativa.

Pero, ¿por qué los adultos mayores?

En Chile, los mayores de 60 años suman 3.439.599 personas, lo que representa un 19,3% de la población total (2017, Casen) Para 2050, se espera que esa proporción aumente a un 28%. De hecho, para esa misma fecha, se estima que este grupo pase de 605 millones a inicios de este siglo a los dos mil millones de personas en todo el mundo.

Pero no solo serán más los adultos mayores, sino que también vivirán hasta edades más avanzadas. Lo que implica grandes desafíos. En cuanto a su salud física y mental, pero también en términos económicos y sociales. 

A esto se ha sumado la pandemia. El Covid-19 ha golpeado fuerte a este grupo. Al 2 de septiembre, los mayores de 60 años representaban el 84% de los fallecidos por coronavirus y el 63,8% de los pacientes internados en la Unidad de Cuidados Intensivos, UCI. Es por esto que se tomaron duras medidas de reclusión, primero para los mayores de 80, extendiéndola luego a partir de los 75 años de edad. También se cerraron los centros de atención diurna, los clubes y actividades para adultos mayores, y las visitas a los hogares de larga estadía quedaron completamente prohibidas. (Ver nota: "Adultos mayores en cuarentena: Cuidado vs. libertad personal")

“Esta campaña nos centra en el bien común, que es uno de los ejes de la cohesión social. Necesitamos algo que nos integre como sociedad, que nos saque de la polaridad en que nos encontramos” - Roberto González, académico de Psicología UC.

Según explica Ignacio Madero-Cabib, académico del Instituto de Sociología y director alterno del Núcleo Milenio para el Estudio de Curso de Vida y la Vulnerabilidad (MLIV), estas medidas conllevan tres tipos de riesgo: financiero, de salud física y mental, y aislamiento.

“Esto ha impedido que muchas de estas personas, que estaban activas, continuaran trabajando, con todas las consecuencias para su salud y económicas que implica”, añade el también investigador del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social (COES) y colaborador del Centro de Estudios de la Vejez y Envejecimiento UC.

De hecho, el 22,3% de las mujeres y el 36,9% de los hombres han continuado trabajando después de la edad legal de jubilación, 60 y 65 años respectivamente (CASEN, 2017). El 41% de ellos trabajan de manera independiente (CEVE-UC, 2018), pero en general ganan un 30% menos que los más jóvenes (OECD, 2017). Ganan, en promedio, 260.931 pesos mensuales. La mayoría de quienes se han jubilado (72.5%), sin considerar el aporte previsional solidario, recibe una pensión “bajo el mínimo” (es decir, inferior al 70% del salario mínimo) (PNUD-Chile,2017).

“Se deben visibilizar las carencias y necesidades de este grupo, que van mucho más allá de usar bastón”, afirma el investigador.

Los grandes olvidados

“Creo que las personas mayores en Chile perdieron su lugar hace varias décadas y es un bien que debieran recuperar”, afirma Mario Kreutzberger.

De hecho, como explica la investigadora del Centro UC Medición - MIDE, Siugmin Lay, un prejuicio muy común a la hora de hablar de adultos mayores es el “edadismo”. Esto es, “debido a su edad avanzada, los solemos asociar a enfermedades o al deterioro físico y cognitivo, que son incapaces de aprender cosas nuevas, menor creatividad, lentitud en la toma de decisiones, poco productivos, que no pueden valerse por sí mismos”.

“La gente no se da cuenta que tiene estas creencias asociadas a las personas mayores. Pueden tener algo de razón en algunos casos, pero el deterioro cognitivo, sensorial, intelectual y físico de una persona puede comenzar mucho antes de los 60 años. No necesariamente está sujeto a cumplir una edad determinada”, afirma la investigadora.

“Sorprende que este sea un prejuicio tan extendido en la sociedad, porque en condiciones normales, todos vamos a llegar a esa edad y vamos a estar enfrentados a esto”, añade.

El problema de estos estereotipos es cuando se actúa en base a ellos y se asume que esta es la realidad para todas las personas de ese grupo. Como explica Siugmin Lay, “aquí es cuando se da “la profesía autocumplida”, esto es, la persona miembro del grupo en cuestión, cuando empieza a creer el estereotipo, empieza a actuar de esa manera”.

El resultado de todo esto es la exclusión.

A esto hay que sumar que, en nuestro país, 120 mil personas mayores de sesenta años viven solas. Muchas de ellas no cuentan con redes que las asistan, o siemplemente, las acompañen, propiciando el sentimiento de soledad, así como también una serie de patologías psicológicas.

Según un estudio realizado por el Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales UC y la Subsecretaría de Previsión Social, entre agosto y noviembre de 2019, la prevalencia de la depresión en mayores de 60 años alcanzaba el 39,8%, esto es, más de 1 millón de personas. Además, la depresión es mayor en personas de 80 o más años y puede ser tres veces mayor en aquellos adultos mayores con menores niveles de educación. Situación que se ha agravado con la pandemia.

Sin embargo, esta situación suele pasar desapercibida. “Es tan fácil deshumanizar a las personas mayores. Dejamos de verlas”, sentencia la investigadora.

“Se deben visibilizar las carencias y necesidades de este grupo, que van mucho más allá de usar bastón” - Ignacio Madero-Cabib, académico Sociología UC.

Como explica Roberto González, “se busca promover la integración de las personas, sacarlas del aislamiento y, a largo plazo, instalar esta necesidad en Chile”.
Como explica Roberto González, con la campaña ¡Vamos chilenos! “se busca promover la integración de las personas, sacarlas del aislamiento y, a largo plazo, instalar esta necesidad en Chile”.

"Cura social"
 

¿Qué se puede hacer ante esta situación? La respuesta pasa por la “cura social”, es decir, generar vínculos significativos con otras personas, redes de apoyo y un sentido de pertenencia a la comunidad.

“Pensar que las personas mayores son parte de nuestro grupo, hace que rompamos el estereotipo”, dice Siugmin Lay. “Se trata de generar un cambio social: visibilizar a las personas mayores en toda su diversidad, darles espacios, integrarlas. No solo son sujetos de beneficios, ellas saben mucho y nos estamos privando de su conocimiento”, añade.

Eso es precisamente lo que busca la campaña ¡Vamos chilenos!

“Elegimos a los mayores de 80 años, primero, porque es un grupo que tiene una conectividad muy baja, muchos de ellos viven solos con escasas redes de apoyo. Eso hace que estén más vulnarables a padecer enfermedades tanto físicas como mentales”, explica Roberto González.

Con lo que se recaude en la campaña, la Fundación Conecta Mayor entregará dispositivos tecnológicos, similares a un teléfono inteligente pero muy simplificado, con una interfaz muy sencilla de usar. Mediante seis botones predefinidos, las personas se podrán conectar con Salud Responde, una central de apoyo con los servicios del Estado y Centros de Salud Familiar (CESFAM), como también tener contacto con al menos dos familiares o personas cercanas y con Carabineros de Chile.

“Es tan fácil deshumanizar a las personas mayores. Dejamos de verlas”- Siugmin Lay, investigadora MIDE UC.

Como dice el rector Sánchez, “este será un espacio protegido donde las personas mayores podrán conversar, ser escuchadas, sentirse importantes y valoradas”.

Se espera que los fondos que se recauden en la campaña también permitan incluir en el kit insumos médicos y alimentos. Esto, con la supervisión de la Sociedad Geriátrica y Gerontológica de Chile, y del área de Nutrición de la UC.

Asimismo, la Fundación desarrollará un programa a nivel nacional para promover la alfabetización digital de personas mayores, para que puedan usar la tecnología de manera segura. También creará una red de voluntariado a nivel nacional, personas e instituciones que deseen participar del programa de acogida y escucha, así como también programas de capacitación de equipos profesionales que trabajen con las personas mayores.

De esta manera, como explica Roberto González, “se busca promover la integración de las personas, sacarlas del aislamiento y, a largo plazo, instalar esta necesidad en Chile”.

Como concluye Patricio Donoso, prorrector de Gestión Insttitucional, “se aspira a que, con la ayuda de todos los chilenos y chilenas, se impulse un cambio cultural en el país, donde se fomente un mayor respeto, integración, visibilidad y derechos de los adultos mayores”.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado