Skip to content
Proyecto Uniservitate:

UC liderará implementación de metodología Aprendizaje Servicio en el continente


La recientemente estrenada iniciativa busca institucionalizar el Aprendizaje Servicio en universidades católicas de América Latina y el Caribe, para ofrecer a los estudiantes una educación integral y comprometida con sus comunidades, que constituya un aporte para la sociedad.

photo_camera La UC liderará la implementación de la metodología Aprendizaje Servicio en las universidades católicas del continente, como parte del proyecto internacional Uniservitate. (Fotografía: Estudiantes de Odontología en La Legua/Karina Fuenzalida)

Estudiantes de segundo año de Enfermería han entregado herramientas básicas de prevención y cuidados básicos a niñas y niños en situación de vulnerabilidad; mientras, estudiantes de quinto año de Agronomía e Ingeniería Forestal han apoyado a familias que dependen exclusivamente del cultivo de las zanahorias, en Talagante; y en Arquitectura, alumnos del curso "Habitalidad en territorios vulnerables", han aprendido los factores y condiciones de estos lugares de primera mano, en un campamento de la comuna de Peñalolén, en Santiago. 

Todas estas experiencias forman parte de "Aprendizaje Servicio" (A+S), metodología de enseñanza que el proyecto internacional Uniservitate, lanzado a fines de agosto, buscará promover en las Instituciones Católicas de Educación Superior (ICES) de todo el mundo.

En concreto, su objetivo es que las universidades de orientación católica y cristiana, ofrezcan programas educativos que contribuyan a la formación integral de las nuevas generaciones y su compromiso con las problemáticas sociales. La Universidad Católica tendrá un activo rol en este proyecto, liderando, a través del Centro de Desarrollo Docente (CDDoc), la implementación de programas de A+S en instituciones de Latinoamérica y el Caribe.

El rector Ignacio Sánchez destacó la contribución social que conlleva la incorporación a Uniservitate: “Creo que A+S está en el centro de la misión de una universidad católica que debe ser inclusiva y conectada con la sociedad a la que sirve. Todo lo que le afecta a la persona nos involucra por nuestra mirada católica, es decir, unitaria y amplia del mundo, en la que el desarrollo, la dignidad y el bienestar de la persona debe siempre estar en el centro”.

Por su parte el vicerrector Académico, Fernando Purcell, valoró el carácter global de Uniservitate, ya que permitirá “establecer vínculos sólidos y constructivos entre instituciones de educación superior enraizadas en contextos sociales y culturales muy diversos, con el propósito de expandir el diálogo y enriquecer la perspectiva de la educación superior en el reconocimiento de la multiculturalidad que caracteriza el escenario contemporáneo. La colaboración, la escucha abierta, el respecto a la diversidad y la producción colectiva constituyen las bases sobre las que se construye y crece el programa día a día”.

"Todo lo que le afecta a la persona nos involucra por nuestra mirada católica, es decir, unitaria y amplia del mundo, en la que el desarrollo, la dignidad y el bienestar de la persona debe siempre estar en el centro” - Ignacio Sánchez, rector de la UC.

Una red global al servicio de la sociedad

La incorporación al proyecto Uniservitate como líderes de la implementación en el continente, impone un importante desafío para la UC. “La primera acción es poner a disposición todos nuestros insumos, materiales formativos y aprendizajes al servicio de otras universidades católicas de la región, para apoyar la institucionalización del enfoque aprendizaje servicio”, explicó el jefe de A+S de la UC, Manuel Caire.

Esto permitirá aprender también de las experiencias de otras instituciones líderes de aprendizaje servicio de otros continentes, como la Asociación de Colegios y Universidades Católicas (ACCU) de Estados Unidos y Canadá, el Colegio Universitario de Tanzaga en Kenia, la Universidad de La Salle en Filipinas, la Universidad de Lovaina en Bélgica, la Universidad Católica de Eichstätt en Alemania y la Universidad de Deusto en España. Además, en las labores de coordinación y apoyo participará el Centro Latinoamericano de Aprendizaje y Servicio Solidario, CLAYSS .

Durante la primera etapa de implementación, se espera apoyar a tres instituciones de la región de América Latina y el Caribe en la institucionalización del aprendizaje servicio. “Junto con ello, participaremos en investigaciones y producción de conocimiento en torno a la dimensión espiritual del aprendizaje servicio, para contribuir a potenciar la identidad y misión de las universidades católicas”, señaló Caire.

En relación con esta meta, la coordinadora de Educación Superior de Uniservitate, María Rosa Tapia, destacó la trayectoria de la UC en Aprendizaje y Servicio. “Al ser un programa global, es fundamental trabajar en red, con nodos que permitan captar el espíritu y la cultura de cada región. Contar con la UC como nodo regional para América Latina y el Caribe, implica la posibilidad de sumar a Uniservitate una larga y comprometida trayectoria institucional en la promoción y desarrollo de proyectos de aprendizaje-servicio, así con un equipo humano que da sobrada cuenta de su compromiso y su profesionalidad, para seguir aprendiendo y sirviendo juntos”.

La vicerrectora de Asuntos Internacionales de la UC, Lilian Ferrer, por su parte, valoró la posibilidad de colaboración internacional que posibilita Uniservitate: “El uso de metodologías de aprendizaje y servicio en la formación de personas permite desarrollar capacidades interculturales. Hoy, la iniciativa trasciende fronteras y transforma la resolución de problemas de la región en una tarea de todos. Esta iniciativa nos une como entes formadores y nuestra colaboración redundará en mejores prácticas y estándares que beneficiarán directamente a los estudiantes y la comunidad latinoamericana”.

"Contar con la UC como nodo regional para América Latina y el Caribe, implica la posibilidad de sumar a Uniservitate una larga y comprometida trayectoria institucional en la promoción y desarrollo de proyectos de aprendizaje-servicio" - María Rosa Tapia, coordinadora de Educación Superior de Uniservitate.

El rol de la UC en Aprendizaje Servicio

"La UC le asigna un altísimo valor al aprendizaje servicio, aspirando a una formación integral y que desarrolle el compromiso social, siempre conectando los saberes disciplinares", afirma el jefe de A+S Manuel Caire. (Fotografía: Estudiantes del curso Hormigón en Puente Alto/Centro de Desarrollo Docente)
"La UC le asigna un altísimo valor al aprendizaje servicio, aspirando a una formación integral y que desarrolle el compromiso social, siempre conectando los saberes disciplinares", afirma el jefe de A+S Manuel Caire. (Fotografía: Estudiantes del curso Hormigón en Puente Alto/Centro de Desarrollo Docente)

La Universidad Católica imparte cursos con A+S desde hace 16 años, con una importante participación de estudiantes y docentes que han elegido y desarrollado esta metodología de aprendizaje, que busca integrar actividades orientadas a resolver problemas de comunidades concretas en el currículo académico. (Ver libro Aprendizaje Servicio)

Este segundo semestre, a pesar de la pandemia y el confinamiento, 92 cursos están implementando A+S, solo dos menos que el mismo semestre del año pasado. “Esto nos muestra que, pese a la distancia, la UC le asigna un altísimo valor al aprendizaje servicio, aspirando a una formación integral y que desarrolle el compromiso social, siempre conectando los saberes disciplinares, profesionales y personales al servicio de la sociedad”, destacó Caire.

Esta visión es compartida por el vicerrector Purcell, quien ve en esta metodología una oportunidad para combinar aprendizajes teóricos y prácticos, “y ayuda mucho a los y las estudiantes, quienes aprenden haciendo. Les da seguridad en su formación también, porque les permite darse cuenta de la cantidad de aprendizajes y habilidades ya adquiridas, lo que se evidencia a través del involucramiento en proyectos de servicio a la sociedad”.

La profesora de Kinesiología, María Fernanda Calvo, tuvo el desafío de hacer un curso con A+S el semestre pasado. Una de las principales dificultades que enfrentó era que, al ser un curso introductorio de Kinesiología, los mismos estudiantes no se conocían entre ellos, ni a los socios comunitarios con quienes les tocaría trabajar.

La primera reflexión estuvo centrada en la relación entre los determinantes sociales de la salud y la pandemia covid19, y cómo afectó a diferentes grupos de nuestra sociedad. Para generar puntos de encuentro, los grupos se formaron en torno a temas de interés, y se buscaron socios de diferentes características: personas mayores institucionalizadas, que viven en la comunidad, y con diferentes niveles de funcionalidad; deportistas; y usuarios con patologías oncológicas adultos y niños”, relató la académica.

El siguiente desafío, que consistía en conocer a los socios comunitarios a la distancia, se resolvió creando “infogramas” interactivos, con información online, y videos y audios de los socios y socias donde relataban sus necesidades. El servicio entregado por los y las estudiantes fue adaptado a la contingencia, y finalizó con la entrega de productos muy variados desde trípticos, videos, páginas de Instagram, cuadernos digitales hasta juegos online para niños.

“Intentamos generar varias instancias de diálogo en grupos pequeños, donde pudimos reflexionar sobre el trabajo en equipo y cómo afrontar este desafío. Creo que la experiencia de este año nos permitió explorar otras formas de relacionarnos con los estudiantes y los socios, que definitivamente implicaron un crecimiento para los estudiantes, socios, y docentes de la asignatura”, concluyó María Fernanda Calvo.

En la institucionalización y desarrollo de A+S, “las prioridades deben estar enfocadas por una parte a las necesidades del país y por otra, a las reales capacidades docentes de cada institución. Es aquí donde se debe articular de manera concreta lo que se requiere y lo que se puede ofrecer con la mayor calidad, que es lo que debe de caracterizar siempre a nuestras instituciones”, señaló el rector Sánchez. Agregó que, para el caso de Chile, “las necesidades de nuestra población por supuesto están en las áreas de la salud, educación, pensiones, seguridad, respeto, participación ciudadana, vivienda, y otras. En todos estos importantes temas nuestras universidades deben de tratar de dar una respuesta que sea formativa para nuestros estudiantes y un real aporte a nuestros ciudadanos”.

--

El próximo 7, 8 y 9 de octubre se realizará el 2° Seminario de Aprendizaje Servicio UC 2020, para conocer más sobre el programa de Aprendizaje Servicio de la UC, que busca generar reflexión para la acción en torno a la cooperación interdisciplinaria para promover el cuidado y bienestar de las comunidades, en contextos de fragilidad e incertidumbre social.

"La colaboración, la escucha abierta, el respecto a la diversidad y la producción colectiva constituyen las bases sobre las que se construye y crece el programa día a día" - Fernando Purcell, vicerrector Académico.

 


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado