Skip to content

Consejos y medidas para prevenir incendios forestales


Ante una nueva temporada de calor y con la omnipresente sequía, los expertos temen en la agresividad que pueden tener los incendios. En estas circunstancias se impone la prevención por parte de cada persona que esté en zonas forestales y se recuerda que el 99 % de los incendios se origina por causa humana.

photo_camera El académico Horacio Gilabert recalca que las personas que vivan en zonas de riesgo, deben tener claramente identificada una vía de evacuación o vía de acceso a un cuerpo de agua grande o una zona sin vegetación. Se debe tener una zona de seguridad en caso de incendio. Además, los días de altas temperaturas y vientos fuertes, se debe estar muy estar alerta a señales de incendios.  

Académicas y académicos UC advierten que en la actual temporada de verano, los incendios forestales podrían ser más intensos y agresivos que en años anteriores, especialmente en la zona central de Chile. Esta situación se debe a una suma de factores, entre ellos, el calor y el ambiente seco. Por lo mismo, comparten consejos y medidas para prevenirlos.

  1.  Avisar a tiempo

Tomás Ibarra, investigador del Centro de Desarrollo Local UC y de campus Villarrica, hace hincapié en la importancia de dar aviso lo más rápido posible ante un inicio de incendio, para detenerlo a tiempo. “Luego de los desastrosos incendios forestales de años anteriores, especialmente los de 2017, en Chile se han ido generando capacidades para la predicción, prevención y control de incendios. Por ejemplo, se han desarrollado herramientas de detección temprana, helicópteros equipados para la extinción de focos, junto con el desarrollo de sofisticados modelos de simulación de propagación en tiempo real. Estos últimos son clave para la asignación eficiente de recursos destinados a combatir estos eventos. Esta tecnología está siendo usada particularmente por CONAF y empresas forestales”.

El buen uso de estos avances tiene directa relación con que las personas naturales den aviso rápidamente ante focos de incendio.
 
2.    No hacer fogatas recreativas ni fumar en zonas con vegetación
“La participación de la comunidad es clave en la prevención de los incendios forestales ya que estos eventos generan importantes impactos ambientales, económicos y socioculturales. Entre estas medidas, está el evitar hacer fuego para quema de rastrojos (vegetación que se acumula en los campos, ya que además esto está prohibido por ley durante estos meses), evitar hacer fogatas recreativas o fumar en zonas con vegetación (menos arrojar colillas), extremar los cuidados al utilizar cocinillas o usar velas en ambientes con vegetación. Si es muy necesario hacer un fuego, es crítico conocer fuentes de agua cercanas y estar cerca de ellas, además de informarse cómo se realiza un fuego seguro (solo en lugares permitidos). Si se identifica un foco de incendio, incluso si parece ser pequeño, se debe dar aviso a CONAF (130), BOMBEROS (132), bomberos y/o carabineros”, enfatiza Tomás Ibarra.

“Este tipo de restricciones aplican para toda la temporada, y especialmente en días con vientos mayores a 30 kilómetros por hora, debido a la alta velocidad con que propagan el fuego. De ser necesario hacer alguna de estas actividades, se deben tomar precauciones extraordinarias para evitar que esta se transforme en un incendio, es decir, elegir cuidadosamente el lugar, la hora y tener elementos de supresión de fuego a mano. En esta temporada se está alertando acerca de la participación de pirómanos”, expresa Horacio Gilabert, académico de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal.

3.    Crear zona de “cortafuego”
“Respecto de la prevención, aquellas personas que vivan o estén en contacto cercano con vegetación deben crear ciertos elementos fundamentales en su entorno. Uno de ellos es tener una zona de terreno alrededor de la casa o propiedad completamente despejada de vegetación o bien con pasto verde. Esto actúa como una especie de cortafuego. Se debe poner especial atención a las ramas o árboles muy grandes cerca de las casas o estructuras valiosas”, indica Gilabert.

El investigador explica que en las zonas de borde entre la propiedad y la vegetación (sea este un pastizal, matorral o bosque, o todos ellos), se debe disminuir la carga de combustible, llevándose el material a otro lugar. No sirve cortarlo y dejarlo ahí mismo. 
 
4.    Identificar vías de evacuación 
El académico Gilabert recalca que las personas que vivan en zonas de riesgo, deben tener claramente identificada una vía de evacuación o vía de acceso a un cuerpo de agua grande o una zona sin vegetación. Se debe tener una zona de seguridad en caso de incendio. Además, los días de altas temperaturas y vientos fuertes, se debe estar muy estar alerta a señales de incendios.
 
5.    Aprovechar el pastoreo del ganado
Rafael Larraín, académico de la Facultad de Agronomía e Ingeniería Forestal, ha estudiado cómo el ganado puede ayudar a prevenir incendios. “Se deben identificar los sectores más susceptibles a ingreso de fuego a los campos y aprovechar el ganado para reducir la cantidad de pasto seco en pie, que puede ser un elemento importante en la transmisión del fuego. Los sectores más susceptibles tienden a ser los límites sur y sur-oeste de los campos (por la dirección predominante del viento en verano) y aquellos donde existen sectores con bosques o quebradas con árboles que puedan actuar como corredores para el fuego. En esos sectores se recomendaría concentrar los animales para que coman y pisen el pasto”. 

El investigador explica que, al disminuir la cantidad de material vegetal y/o ponerlo en contacto con el suelo (botado en vez de parado), la velocidad de expansión del fuego se reduce, disminuyendo el riesgo. También, en aquellos casos en que los bosques son más bien abiertos porque los árboles son jóvenes o porque la densidad es menor, se puede utilizar el ganado para comer los pastos y plantas que crecen en la superficie, teniendo el mismo efecto antes señalado.

“Para concentrar el efecto de los animales en las zonas más susceptibles se pueden usar cercos eléctricos móviles (existen muchas opciones, incluyendo solares o con batería), o pastores o arrieros que mantengan a los animales concentrados en esos sectores, hasta que estén suficientemente limpios”, recalca Larraín.
 


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado