Skip to content
Prevención y apoyo

Cuarentena: las agresiones digitales serán parte del foco 2020 de la unidad de Prevención y Apoyo a Víctimas de Violencia Sexual


Con un nuevo reglamento actualizado para este año, este programa de la UC cumple su tercer ciclo de trabajo adecuándose a los efectos que el Coronavirus está generando en nuestras relaciones sociales. Anticipando un auge en los casos de violencia digital, la dirección académica prepara una campaña que abordará aquellas situaciones a las que la comunidad debiera estar aún más alerta en estos tiempos.

Imagen de pantalla de iphone

photo_camera Entre las formas de violencia sexual que ahora podrían ir en aumento debido a esta mayor comunicación digital, las especialistas de esta unidad mencionan el riesgo a extorsiones por propagación de material sexual privado, o agresiones como el envío de imágenes sexuales no solicitadas. Fotografía: Reuters

Hace un año, Cecilia Rosales, académica de Derecho UC, asumía el cargo de presidenta del Consejo de Prevención y Apoyo a Víctimas de Violencia Sexual. En aquel entonces, un 1 de abril de 2019, los desafíos consistían en establecer los primeros pasos, metodologías, normativas y mensajes que esta institución disponía para la comunidad ante situaciones de violencia sexual. Hoy ese trabajo sigue, pero, claro, adaptado a esta nueva vida en cuarentena que ha traído la expansión del COVID-19 por el mundo.

“Con el Coronavirus no podemos llevar a cabo actividades presenciales ni desplegar nuestras campañas de información y sensibilización en los campus universitarios, pero sí hemos podido realizar actividades como talleres y charlas por sistemas de conexión remota”, dice Cecilia Rosales, presidenta de la unidad de Prevención y Apoyo a Víctimas de Violencia Sexual.

Con objetivos claves como mantener una vía de comunicación y apoyo a denunciantes, esta entidad ha continuado su funcionamiento durante estos días de cuarentena. Frente al énfasis del distanciamiento social que ha aumentado en estas semanas, la unidad ha podido seguir con ese apoyo mediante canales como el Fono-ayuda, que es la primera vía de contacto con las psicólogas especializadas tras este servicio, el cual también puede complementarse hoy con reuniones vía streaming. 

“Es una labor tan sensible y fundamental para las personas que han sufrido estos hechos que nunca puede paralizarse, aunque es imposible tener hoy un contacto presencial. La unidad realiza su trabajo a través de la tecnología que hoy disponemos”- Cecilia Rosales, académica UC.

Revisión constante 

Han sido meses de definiciones para el Consejo de Prevención y Apoyo a Víctimas de Violencia Sexual. Desde noviembre del año pasado, reevaluaron los protocolos de esta unidad y, como consecuencia de ese trabajo, el rector Ignacio Sánchez decidió promover la idea de generar un reglamento formal. La meta era establecer un sustento normativo, regulando aquellos aspectos que la universidad ya había analizado en temas de violencia sexual.

“Por ejemplo, se definió qué se entenderá por violencia sexual, y se estableció algo que es muy importante, como la obligatoriedad del reporte. Esto es un cambio sustancial, porque a partir de ahora la más alta autoridad de cada una de las unidades académicas, incluyendo a los académicos, tendrán la responsabilidad de reportar o informar estas conductas a la Secretaría General”, describe Alejandra Blanco, coordinadora del Programa de Prevención y Apoyo de Violencia Sexual de la UC.

"Se definió qué se entenderá por violencia sexual, y se estableció algo que es muy importante, como la obligatoriedad del reporte"- Alejandra Blanco, coordinadora del Programa de Prevención y Apoyo de Violencia Sexual de la UC

Aquel punto, explica Blanco, permite resguardar el derecho de la víctima a realizar o no una denuncia, reconociéndose su derecho a no denunciar si es que no quiere hacerlo pero con la particularidad de que quedará un registro de esta situación, como consecuencia de la obligatoriedad del reporte. Para las autoridades y académicos, esta obligación se traduce en informar a la Secretaría General, quien citará a la víctima para que sea ella quien decida si proseguirá con una denuncia o no. Si decide no proseguir, esta decisión será respetada.

Esta nueva regulación, que se presentó al Honorable Consejo Superior, fue finalmente aprobada el 5 de marzo de este año.

“Con este reglamento, se institucionalizó la política sobre violencia sexual en la UC, y el trabajo que se viene desarrollando desde hace dos años. Se reconoce así la misión de esta unidad y se crea un Comité Consultivo con carácter permanente al que le corresponderá evaluar los planes, programas y medidas de combate contra la violencia sexual”, agrega Cecilia Rosales.

Pandemia digital

Previo a esta nueva regulación, en la UC no existía una normativa específica para los casos de violencia sexual en redes sociales ni en otras plataformas web. Antes, la definición de contexto universitario era todo lo que ocurre al interior de los campus, o fuera de ellos, pero en actividades oficiales de la universidad. Con esa mirada, los medios digitales quedaban en una zona gris que ahora la Secretaría General determina como interacciones sancionables por la universidad.

“Es importante en el contexto del Coronavirus, porque se modificaron las relaciones de los estudiantes y los miembros de la comunidad académica en general. Todos estamos contactándonos a través de medios digitales, sin otro contacto social”- Alejandra Blanco, coordinadora del Programa de Prevención y Apoyo de Violencia Sexual de la UC

En estos tres años de funcionamiento de la unidad, las campañas de prevención realizadas han buscado incorporar a todos los estamentos, construyendo el concepto final entre estudiantes, funcionarios y académicos. 

Este año, hablando con representantes estudiantiles, surgió la idea de enfocarnos en lo que está pasando en este minuto, y ver cómo se están relacionando bajo esta cuarentena los estudiantes. Ellos organizaron un focus group, concluyendo que esta mayor comunicación digital ha generado situaciones que resultan preocupantes y contrarias a la dignidad e intimidad de las personas”, cuenta la psicóloga Alejandra Blanco.

Entre las formas de violencia sexual que ahora podrían ir en aumento debido a esta mayor comunicación digital, las especialistas de esta unidad mencionan el riesgo a extorsiones por propagación de material sexual privado, o agresiones como el envío de imágenes sexuales no solicitadas, presiones para enviar fotos personales y presión para romper la cuarentena por mantener relaciones sexuales. 

“Con la Dirección de Marketing haremos una nueva campaña de prevención para estos temas, lo más rápido posible, poniendo sobre la mesa los riesgos de este tipo de interacciones digitales, y las formas de violencia sexual sin contacto físico”- Alejandra Blanco, académica UC.

Por mientras se afinan los detalles de esta nueva campaña preventiva, los mecanismos vigentes para contactar a la Unidad de Prevención y Apoyo a Víctimas de Violencia Sexual son:


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado