Skip to content

Giving Day UC unió por primera vez a la universidad en torno a una campaña de filantropía


Un decisivo paso en la construcción de una cultura de filantropía dentro de la comunidad universitaria dio esta iniciativa, que convocó a más de 800 donantes y cuya recaudación se alzó por sobre los $90 millones. El evento renovó la discusión sobre lo que significa contribuir con el alma mater y la creación de una cultura filantrópica. Aquí, seis personas comparten sus razones para sumarse al Giving Day UC.

imagen correspondiente a la noticia: "Giving Day UC unió por primera vez a la universidad en torno a una campaña de filantropía"

photo_camera Construir una cultura de la filantropía y destacar el valor de retribuir lo recibido por la universidad para apoyar su sustentabilidad futura, es lo que busca el Giving Day UC. (Crédito fotográfico: Dirección de Proyectos y Filantropía/César Cortés)

A fines de octubre se realizó el primer Giving Day UC, actividad filantrópica que reunió a la comunidad universitaria en torno a una campaña de donaciones para 31 proyectos e iniciativas de becas de la UC. Con lienzos en los campus, activaciones en terreno y mucha presencia digital, Giving Day UC marcó un hito en el proceso de desarrollar una cultura filantrópica en la Universidad Católica.

La campaña recaudó más de $90 millones y convocó a 822 donantes, en su mayoría exalumnos, funcionarios, alumnos y académicos de la Universidad.

“Vamos construyendo cultura, yo creo que eso es lo principal. Ninguna de estas iniciativas es rápida de implementar, todas ellas necesitan tiempo, cambios culturales, que la comunidad se empape del conocimiento y la experiencia que se logra”, dice el rector Ignacio Sánchez, quien además destaca la transversalidad del evento, que convocó a casi todas las facultades, College, Campus Villarrica y el Endowment UC: “Hemos tenido contacto con todas las unidades académicas. Se han levantado proyectos; a través de estos hemos aprendido de las iniciativas que están en el corazón de las distintas facultades, de los distintos profesores, profesoras, directivos, profesionales, administrativos, y también estudiantes, y hemos visto entonces cómo difundir, cuál es el terreno fértil, cuáles son las preferencias de nuestra comunidad universitaria, cuáles son las facultades que llevan más ventaja, otras que están partiendo con el espíritu de donación, de filantropía, por lo tanto, yo felicito lo que se ha hecho este primer año”.

El doctor Armin Oswald decidió participar en el Giving Day. Egresado por partida doble -de la Facultad de Medicina y del MBA-, el también empresario se sumó tanto por un sentido de agradecimiento con su alma mater como por la experiencia filantrópica internacional que ha conocido: “Como exalumno de la UC es muy importante retribuir por las grandes oportunidades que he tenido en la vida derivadas de los conocimientos, habilidades, experiencias y relaciones interpersonales que obtuve por mi paso formativo en ambas facultades de la UC. También como egresado de una universidad norteamericana (University of Texas at Austin), he podido constatar la profunda cultura de agradecimiento y retribución que existe en ese país, ejemplo que espero sea cada vez más acogido por los egresados de las diferentes universidades de Chile”.

En efecto, los giving day son instancias relativamente nuevas en Chile; alrededor del mundo, en cambio -especialmente en Estados Unidos-, son recurrentes. Una de las tempranas experiencias en nuestro país proviene de la Escuela de Ingeniería, que el año pasado estrenó su propio Giving Day. Esta unidad académica, además, organizó múltiples actividades en terreno, como un Open Day el sábado 22 al que estaban invitados alumnos y exalumnos. La Facultad de Derecho y College, por ejemplo, también dieron vida a entretenidos eventos. La primera convocó a una pizzatón solidaria en sus patios y a un torneo de paddle, entre otros, mientas que la segunda hizo la actividad denominada “Sunset”, con una presentación de stand up comedy.

“Como Escuela de Ingeniería estamos tremendamente comprometidos en aportar al desarrollo del país y de talentos nacionales. En ese contexto, poder apoyar a estudiantes que tienen dificultades económicas; ayudarlos a cumplir y ejercer su profesión, y de alguna manera, devolverle al país con todos sus talentos, es una misión fundamental para nosotros como comunidad. Estas instancias nos fortalecen, generan compañerismo y nos reúne en una responsabilidad social que cada uno está llamado a desempeñar en todas las acciones de nuestro quehacer diario. Es importante visibilizar los problemas que aquejan a la comunidad para que se desarrolle la empatía, saber que existen mayores dificultades para algunos estudiantes nos hace más sensibles a sus necesidades”, dice Loreto Valenzuela, decana de la Facultad de Ingeniería.

La académica agrega que, más allá del aporte monetario que cada miembro pueda realizar, es el trabajo colaborativo que se genera en el entorno el que tiene el significado más profundo: “Impulsar a la comunidad para generar un cambio, movilizar y motivar, sin importar la escuela, facultad o unidad académica, es lo que nos une como UC. Finalmente, compartimos las mismas necesidades de apoyo a los estudiantes y el hacerlo de manera colaborativa entre toda la universidad, solo fortalece el resultado”.

Ingeniería
"(...) Poder apoyar a estudiantes que tienen dificultades económicas; ayudarlos a cumplir y ejercer su profesión, y de alguna manera, devolverle al país con todos sus talentos, es una misión fundamental para nosotros como comunidad", afirma la decana de Ingeniería Loreto Valenzuela. (Crédito fotográfico: Becas de mantención/Facultad Ingeniería)

Filantropía, factor clave para la sustentabilidad de las universidades

El sentido de retribución que comenta el donante Armin Oswald, tiene efectos profundos en las casas de estudio. En una reciente carta publicada en el diario La Tercera, el rector Sánchez explicó la situación: “Las universidades son instituciones que junto con reflexionar sobre el presente y el futuro, tienen como misión formar de manera integral a la juventud del país, realizar investigación, crear nuevo conocimiento en todas las áreas del saber y transferirlo a la sociedad, estar muy conectadas con las necesidades de las comunidades locales y del país, para aportar a resolver los problemas acuciantes que nos aquejan. Para realizar todas estas tareas, se requieren recursos públicos y privados, los que por la estructura de ingresos de todas nuestras instituciones -los que provienen mayoritariamente de las matrículas de los estudiantes-, son insuficientes para cumplir estas tareas. Entender esta situación es clave para comprometerse con el futuro de las universidades”.

En esa línea, Patricio Donoso, prorrector de Gestión Institucional, explica que la comunidad universitaria tiene un rol central, en particular los exalumnos, quienes ya desplegados en diferentes lugares y con distintas responsabilidades, están activamente abriéndose camino con el sello UC en sus espaldas: “Comunicar a los exalumnos y exalumnas la importancia de ayudar a fortalecer su “alma mater”, y la relevancia del “dar de vuelta”, es fundamental. La sustentabilidad financiera nos posibilita efectuar más y mejor investigación o creación de conocimiento; nos permite profundizar nuestro compromiso con la inclusión, para que nadie se quede fuera de la UC por falta de recursos; nos da pie para potenciar aún más a nuestros académicos y académicas, de manera de formar mejores profesionales y ciudadanos. En este Giving Day dimos un paso más en la construcción de esa cultura filantrópica, y por eso estamos muy contentos y agradecidos de quienes hoy son donantes de la Universidad Católica”.

Desde su rol como decano de la Facultad de Medicina, el doctor Felipe Heusser conoce de las complejidades involucradas en los procesos de levantamiento de recursos en Chile. “Como universidad, como Facultad de Medicina, tenemos muy buenos proyectos en carpeta buscando fuentes de financiamiento, y tenemos la potencialidad de desarrollar muchos otros, siempre con la mirada de contribuir a nuestra misión universitaria, a contribuir a la población de nuestro país”, afirma el profesor y cardiólogo pediatra, quien también contribuyó al Giving Day UC: “Por una parte, me pareció importante sumarse a esta iniciativa de filantropía en favor de la UC para ir creando una cultura de donación a nuestra Universidad. Hoy, las fuentes de financiamiento de la universidad son limitadas, y los aportes filantrópicos son relativamente bajos si los comparamos con lo que ocurre con las universidades de otros países, como Estados Unidos, Canadá y Europa. En muchas de estas instituciones, las donaciones no solo contribuyen en forma directa a los gastos de operación y de nuevos proyectos, sino que permiten construir fondos de endowment muy significativos y con ello darle estabilidad al financiamiento de la universidad. Por otra parte, donar a la UC es aportar a la formación de profesionales de excelencia, es aportar al desarrollo de nuevos conocimientos y nuevas creaciones, y es aportar a la significativa contribución al país que nuestra universidad realiza”.

La solidaridad colectiva, en tanto, es un factor que destaca el profesor de la Escuela de Psicología Roberto González, quien se informó a través de la página web, los mensajes de correos electrónicos y afiches en los campus: “Me pareció del todo importante poder sumar esfuerzos bajo el supuesto que la ayuda colectiva, la suma del esfuerzo de todos los miembros de la comunidad, puede hacer la diferencia para muchos de los proyectos que se están implementando para apoyar a muchas comunidades, tanto dentro como fuera de la universidad. La solidaridad es clave para poder contribuir a que muchas instituciones, personas y comunidades puedan salir adelante cuando los recursos son escasos para poder implementar sus proyectos”. Hacia adelante, el psicólogo y doctor de la University of Kent, plantea justamente reforzar conceptos como comunidad, solidaridad, apoyo y también la trascendencia de contribuir, de manera que “las personas se sientan que son parte de una iniciativa y que su aporte puede ser la gran diferencia para que ellas puedan cumplir sus objetivos”.

Valoración de la UC en la sociedad

Observatorio Foster
"Me sumé, pues encuentro que es muy importante tener centros en donde se desarrolle la ciencia, la curiosidad y se difunda la astronomía, que es tan significativa en este país", cuenta María Elena Ángel Bruna, quien participó en Giving Day donando al.Observatorio Foster. (Fotografía: Ernesto Camacho, estudiante de Doctorado en Astronomía, Instituto de Astrofísica UC/Crédito fotográfico: Ricardo Acevedo)

Mónica Arellano, directora de Proyectos y Filantropía, área que impulsó el Giving Day, señala que en esta primera experiencia se buscó llegar principalmente a los exalumnos y exalumnas. Sin embargo, en el camino se fueron dando cuenta de que tanto en la comunidad interna -estudiantes, académicos y funcionarios- como entre el público general, hubo interés por participar: “La Universidad Católica es muy valorada en Chile, y eso se hizo patente en esta oportunidad. Las personas apreciaron los múltiples programas de becas existentes; además, la gran mayoría de los proyectos tenían una clara vocación pública y representaban un beneficio palpable para todas las personas”. La ingeniera comercial agrega que, como equipo organizador, sintieron un apoyo transversal: “Agradecemos el compromiso de muchas direcciones de la universidad y también de los coordinadores y encargados de comunicaciones de las unidades académicas. El trabajo de todos ellos fue clave para concretar el Giving Day”.

Wladimir Luque forma parte del primer grupo. Es trabajador social y egresado de College UC, y hoy se desempeña en la Dirección de Inclusión del plantel. Wladimir colaboró con las becas de mantención para estudiantes de regiones de College. “Creo sumamente importante contribuir a una causa como las becas para estudiantes de otras regiones, que deben venir a vivir prácticamente solos a otra ciudad y región. En ese sentido, me parece adecuado brindar apoyos en función de las diversas experiencias y trayectorias de cada estudiante. La clave es entregar soportes para los diversos grupos existentes en nuestra comunidad. Es sabido que muchos estudiantes se costean el arriendo o deben complementar con becas de residencia, por ende, debe haber alguna medida para atenuar sus otros gastos como estudiantes”, dice el profesional de 27 años, quien manifiesta que a futuro cree que es necesario llevar a cabo una campaña más fuerte de sensibilización que enfatice la relevancia de la donación.

Cristián Reyes es justamente alumno de College Ciencias Naturales y Matemáticas: “Cuando me informé sobre el Giving Day UC, porque antes no lo conocía, quise ayudar altiro. Significó para mí un acto de solidaridad y justicia el poder contribuir en que sigan existiendo, por ejemplo, becas de estudio para mis compañeras y compañeros de College, porque así pueden continuar sus estudios y su vida universitaria en sí, y darles tranquilidad también a sus familias de que el dinero no es impedimento para estar en la UC. Un gusto poder apoyar el Giving Day UC.”.

 “Creo sumamente importante contribuir a una causa como las becas para estudiantes de otras regiones, que deben venir a vivir prácticamente solos a otra ciudad y región", dice Wladimir Luque, egresado de College UC y profesional de la Dirección de Inclusión. (Fotografía: Wladimir Luque)
“Creo sumamente importante contribuir a una causa como las becas para estudiantes de otras regiones, que deben venir a vivir prácticamente solos a otra ciudad y región", dice Wladimir Luque, egresado de College UC y profesional de la Dirección de Inclusión. (Fotografía: Wladimir Luque)

Si bien no es egresada de la UC, la psicóloga Angélica Jerez, de Osorno, decidió contribuir a través de este evento porque valora el quehacer de la institución. “Me enteré del Giving Day por mi hija, que apoya una de las iniciativas, y por lo tanto conozco del esfuerzo y las necesidades que existen. Mi aporte fue menor, casi simbólico, pero me parece súper importante apoyar acciones como estas que se sabe tienen un trabajo serio de respaldo”. En una situación similar está María Elena Ángel Bruna, de 57 años, quien es profesora de Educación General Básica. En su caso, fue su pasión por la educación y la divulgación científica lo que la motivó aportar específicamente al Observatorio Manuel Foster de la Facultad de Física: “Me encanta enseñar a leer y escribir; tengo este año un primero básico. Me enteré de la actividad porque sigo la página Astro UC y porque mi hijo es astrónomo y lo publicó en su página en Instagram. Me sumé, pues encuentro que es muy importante tener centros en donde se desarrolle la ciencia, la curiosidad y se difunda la astronomía, que es tan significativa en este país. Creo que hay que seguir potenciando lo bueno de esta iniciativa”.

El Giving Day UC volverá en 2023 con renovada energía para continuar propiciando el despliegue de la cultura filantrópica entre la comunidad universitaria.


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado