Skip to content

El compromiso de la UC por ampliar las oportunidades de ingreso


La PSU no es la única forma de ingresar a la educación superior. Cerca del 20% de los estudiantes que accedieron en 2019 a la Universidad Católica lo hicieron por medio de programas que fomentan una mayor equidad y diversidad, como los destinados a estudiantes con rendimiento destacado de colegios con financiamiento público, a quienes cuentan con necesidades especiales o aquellos que pertenecen a pueblos originarios o familias migrantes, deportistas, artistas o científicos destacados.

photo_camera “Nos parece esencial que la UC sea un espacio que permita y promueva la cohesión social, el diálogo democrático y el intercambio de ideas entre quienes piensan distinto y de esa forma contribuir a Chile con ciudadanos mejor preparados para aportar a la vida en comunidad", sostiene el vicerrector Académico, Juan Larraín. (Fotografía: César Cortés)

Este lunes 24 de febrero se dieron a conocer los resultados de la PSU. Sin embargo, la Prueba de Selección Universitaria no es la única forma para acceder a la educación superior. Para suplir las situaciones de inequidad que se producen en los contextos escolares del país, la Universidad Católica ha impulsado una serie de programas que permiten un ingreso inclusivo.

Juan Larraín, vicerrector Académico, explica que en 2019 hubo 817 alumnos que accedieron a la Admisión Equidad, que integra los planes de admisión inclusiva que ofrece la UC, lo que equivale a un 13% de los estudiantes que ingresaron. También hubo más de 400 estudiantes que ingresaron mediante el programa de Admisión Especial, a través del cual la universidad reconoce otro tipo de talentos, como el de deportistas, científicas y artistas destacados. Es así como se estima que cerca del 20% de los alumnos que se matricularon en la institución lo hizo por medio de programas que promueven una mayor equidad y diversidad. 

“La UC viene desarrollando programas de admisión inclusiva desde hace muchos años y con mayor profundidad en los últimos 10 años”, afirma Larraín. Así, se fueron sumando a los procesos de admisión regular (PSU), nuevas formas de ingreso, las cuales se agrupan en las mencionadas Admisión Equidad, Admisión Especial y Complementaria. 

Entre quienes pueden acceder a estos programas que ofrece la UC, como Talento e Inclusión, Intercultural, Necesidades Educativas Especiales (NEE), Cupo PACE y Cupos Supernumerarios (BEA), se encuentran alumnos talentosos que provienen de colegios municipales y particular subvencionados, estudiantes con necesidades educativas especiales o aquellos que pertenecen a pueblos originarios o familias migrantes.

Larraín destaca que entre las motivaciones que tiene la UC para favorecer este tipo de programas de ingreso alternativos es que la inclusión es propia de la identidad católica de la institución y que constituye un eje esencial del proyecto educativo.

“También nos permite contribuir a la equidad y justicia social, ofreciendo y ampliando oportunidades para aquellos que por distintas razones se han visto enfrentados a desventajas durante su desarrollo escolar, ya sea por su condición socioeconómica, por tener discapacidades sensoriales o motoras o por provenir de minorías, como pueden ser los pueblos originarios o las familias migrantes”, agrega.

El año 2014 y con el propósito de impulsar con mayor fuerza estos programas de inclusión se creó la Dirección de Inclusión. Esto ha permitido institucionalizar estos procesos y potenciar el desarrollo de la inclusión en la UC. Su directora, Catalina García, complementa que el desafío que se ha impuesto la UC por diversificar las formas de ingreso, ha permitido detectar estudiantes muy talentosos, comprometidos y de excelentes notas durante su paso por la educación media, pero que enfrentan barreras o formas de evaluación, como la PSU, que no les permite demostrar sus condiciones y capacidades. “A través de estas vías logramos contrarrestar las inequidades que presenta el sistema de educación”, afirma.

“La UC viene desarrollando programas de admisión inclusiva desde hace muchos años y con mayor profundidad en los últimos 10 años”, afirma Juan Larraín. El año 2014 y con el propósito de impulsar con mayor fuerza los programas de inclusión se creó la Dirección de Inclusión. Esto ha permitido institucionalizar estos procesos y potenciar el desarrollo de la inclusión en la UC. (Foto: César Cortés)
“La UC viene desarrollando programas de admisión inclusiva desde hace muchos años y con mayor profundidad en los últimos 10 años”, afirma Juan Larraín. El año 2014 y con el propósito de impulsar con mayor fuerza los programas de inclusión se creó la Dirección de Inclusión. Esto ha permitido institucionalizar estos procesos y potenciar el desarrollo de la inclusión en la UC. (Foto: César Cortés)

Construcción de una comunidad diversa

Una consecuencia de la admisión inclusiva muy valorada por las autoridades de la UC tiene que ver con la diversidad que se produce en la sala de clase.

Catalina García explica que al “generar oportunidades para alumnos con otras experiencias y trayectorias de vida, permite diversificar el perfil de estudiantes, lo que enriquece la interacción, el trabajo en grupo y el diálogo que se produce al interior de la universidad”. Esto no sólo contribuye al desarrollo cognitivo y al proceso de aprendizaje, sino que también implica que desde la docencia se deben diversificar las metodologías de enseñanza.

“Nos parece esencial que la UC sea un espacio que permita y promueva la cohesión social, el diálogo democrático y el intercambio de ideas entre quienes piensan distinto y de esa forma contribuir a Chile con ciudadanos mejor preparados para aportar a la vida en comunidad. Para lograr este objetivo es necesario poder contar con una comunidad diversa para lo cual los programas de admisión inclusiva son esenciales”, sostiene Larraín.

El vicerrector Académico explica que para lograr la graduación efectiva de quienes ingresan a través de estas modalidades, “la universidad ha desarrollado programas de acompañamiento y nivelación académica, así como también programa de tutorías y de inserción al mundo universitario”. A estos planes se agregan apoyos económicos dentro de los cuales se enmarca la decisión de la UC de sumarse al programa de gratuidad del Estado de Chile y el aportar becas de manutención para aquellos alumnos que más lo requieren.

Durante el primer año de la implementación de la gratuidad, la UC tuvo 3.300 beneficiarios. Juan Echeverría, director de Admisión y Financiamiento Estudiantil, señala que en 2019 el número aumentó a casi 5.900, entre los cuales 1.515 eran alumnos nuevos, lo cual representa casi el 25% de la matrícula total del primer año. “Esperamos para el año 2020 recibir un número equivalente de nuevos beneficiarios de la gratuidad”, afirma.

Echeverría agrega que la ejecución de esta política ha generado nuevos desafíos. “La cobertura del arancel no es suficiente en algunos casos y la universidad ha debido complementar con una serie de beneficios, como becas de residencia, de materiales y para financiar equipamiento de alto costo, que permitan suplir las necesidades de los alumnos”, comenta.

Programas de admisión de equidad

Para el proceso de ingreso a la UC durante este 2020, la universidad cuenta con cinco vías de admisión de equidad, las cuales cuentan con más de 750 cupos exclusivos para las carreras de pregrado. Para acceder a las vacantes para las vías de ingreso "Talento e Inclusión", "Intercultural" y "Necesidades Educativas Especiales" el proceso de postulación se desarrolló entre julio y octubre de 2019. Mientras que las vacantes para los programas adscritos al Ministerio de Educación -Cupo PACE y Supernumerario BEA- se asignan de acuerdo a la postulación del proceso PSU, que se lleva a cabo durante la última semana de febrero de 2020.

Estas vías son de suma importancia para la Universidad Católica, ya que cada año aumenta la cantidad de alumnos que ingresa por este camino. Para la Admisión 2019 se recibieron más de cuatro mil postulaciones a las diferentes vías de equidad disponibles, de los cuales ingresaron 817 estudiantes a la UC.  

Talento e Inclusión:

Para potenciar el ingreso de alumnos talentosos, la UC ofrece este programa destinado a estudiantes destacados académicamente que provengan de colegios municipales, subvencionados y administración delegada. Quienes postulen pueden optar por los cupos extraordinarios (bajo el puntaje del último matriculado vía PSU). Los estudiantes participan en un plan de seguimiento y acompañamiento durante toda la carrera, además de los apoyos financieros con cuenta la universidad. El año pasado hubo 312 estudiantes que accedieron a la UC por medio de esta vía. Pueden acceder personas chilenas o con permanencia definitiva, que postulan en el año de egreso de la enseñanza media y que pertenezcan al 10% superior de su promoción (ranking de notas de 1º a 3º medio). Asimismo, deben pertenecer a uno de los ocho primeros deciles de ingreso per cápita, de acuerdo a la pauta de evaluación de la UC. También pueden postular alumnos de Penta UC o del Taller de Razonamiento Matemático UC y que cumplan con los demás requisitos mencionados.

Ver más información

Intercultural:

Este programa está dirigido a personas pertenecientes a pueblos originarios tales como:

  • mapuche,
  • aimara,
  • rapa nui,
  • atacameño,
  • quechua,
  • colla,
  • diaguita y
  • alacalufe.

Así como también migrantes con permanencia definitiva en Chile, especialmente para aquellos estudiantes que hayan experimentado un proceso migratorio que haya incidido en su trayectoria escolar y dificultado su posibilidad de ingreso a la educación superior.

En 2019 hubo 12 estudiantes que accedieron a la UC por medio de esta vía. Quienes ingresan por esta vía pueden acceder a los apoyos académicos y acompañamiento en su inserción a la vida universitaria.

Ver más información.  

Necesidades educativas especiales:

Desde 1991 la UC cuenta con un sistema de admisión para postulantes con necesidades educativas especiales, asociadas a discapacidad visual, auditiva o motora. Esta vía se encuentra abierta para todas las carreras de pregrado.

Quienes ingresan a la UC por medio de esta modalidad pueden acceder al Programa para la Inclusión de Alumnos con Necesidades Especiales (PIANE), que cuenta con planes de acompañamiento y apoyo académico.

El año pasado hubo 37 alumnos que accedieron a la UC por medio de este programa.

Ver más información.

PACE (Programa de Acompañamiento y Acceso Efectivo a la Educación Superior):

Esta es una vía de admisión coordinada por el Ministerio de Educación y que busca favorecer el acceso a las universidades de estudiantes pertenecientes a liceos con un alto índice de vulnerabilidad escolar.

Pueden postular estudiantes que hayan cursado 3º y 4º medio en un liceo PACE y quienes hayan egresado de la Enseñanza Media con un puntaje ranking del 15% superior a nivel nacional o del establecimiento escolar. También deberán haber aprobado la etapa preparatoria que establece el programa y haber rendido la PSU. El 2019 hubo 94 estudiantes que ingresaron por medio de esta vía.

Quienes ingresan a la UC mediante cupo PACE disponen de un plan de acompañamiento académico y psicoeducativo para ayudarlos en su inserción universitaria.

Ver más información.

BEA (Beca de Excelencia Académica):

Esta vía consiste en cupos adicionales que ofrecen todas las carreras de pregrado a quienes están bajo el puntaje ponderado de selección (Admisión vía PSU), pero que han recibido de parte del Ministerio de Educación la condición de alumnos Beca de Excelencia Académica por su buen rendimiento académico en la Educación Media.

El año pasado hubo 362 estudiantes que ingresaron por medio de BEA a la UC. Quienes ingresan por medio de esta modalidad acceden a un plan de seguimiento y nivelación durante la carrera.

Ver más información.

Admisión Especial

También la UC ofrece otras formas alternativas de ingreso a la institución, como la Admisión Especial, que está dirigida a postulantes destacados en el ámbito científico o artístico nacional, deportistas que presenten una calidad de excepción en las categorías adulto o juvenil a nivel nacional o internacional, y a quienes han realizado su Enseñanza Media en el extranjero, entre otros.

Por medio de esta vía, también pueden postular quienes quieran cambiarse de una carrera a otra al interior de la misma universidad o incluso de una casa de estudios externa a la UC o los que deseen estudiar carreras paralelas. En 2019 hubo más de 400 alumnos que ingresaron a través de la Admisión Especial a la UC. 

Respecto a las postulaciones a estas vías especiales, en la actualidad la mayoría de los procesos se encuentran cerrados y a la fecha ya se han matriculado cerca de 300 estudiantes que se incorporan a la universidad por cambios de carrera o de universidad, artistas y científicos destacados, entre otros.

Este año se creó una nueva vía de admisión especial, llamada Cupo Extraordinario 2020, dirigida a estudiantes que no pudieron rendir la Prueba de Historia, Geografía y Ciencias Sociales en el proceso PSU 2020 y que podrán acceder a cupos adicionales en las carreras de Derecho, Licenciatura en Historia, Pedagogía General Básica (Santiago), Pedagogía en Educación Parvularia (Santiago), Psicología y Trabajo Social.

Más información sobre admisión en http://futuronovato.uc.cl


¿te gusta esta publicación?
Comparte esta publicación

Contenido relacionado